Hyundai Veloster Turbo: La versión radical

a fondo Hyundai Veloster Turbo 1
Raúl Toledano11 ene 2012
A lo largo de 2012, Hyundai desembarcará en España con una nueva versión del espectacular coupé Veloster denominado Veloster Turbo, que no es más que una mecánica potenciada hasta los 204 cv y una estética exterior más agresiva.
Novedad
La marca coreana Hyundai encara este 2012 con la idea a escala mundial, también aquí en España, de consolidar una nueva gama de productos en la que prestaciones, eficiencia y diseño mucho diseño- han tomado la delantera a valores de antaño, véase, equipamiento, precio y movilidad urbana. Y para demostrarlo, no hay mejor ejemplo en su actual flota que el espectacular Veloster, un coupé compacto de orientación deportiva con la novedosa carrocería de 2+1 puertas (el +1 es una pequeña puerta de acceso directo a las plazas traseras), y que estos días en el Salón de Detroit recibe la llegada de un nuevo hermano: la versión potenciada denominada Veloster Turbo.
Sin fecha para su lanzamiento en el mercado europea (eso sí, nunca antes del segundo semestre del presente año), el Veloster Turbo está mecánicamente basado en el vigente bloque motor gasolina GDI de inyección directa de 1.6 litros y cuatro cilindros en línea (que en la gama Veloster fiscaliza 140 cv) pero para la ocasión se añade un turbocompresor que dispara la potencia final de la criatura hasta los 204 cv a 6.000 rpm y 270 Nm de par máximo a 4.750 vueltas.

a fondo Hyundai Veloster Turbo 2


Con estas cifras en las manos, el Veloster Turbo mantiene su propulsión delantera y ofrece nuevos argumentos prestacionales de mayor nivel, para medirse con las versiones más potentes de sus rivales naturales por estilo, diseño y medidas: Volkswagen Scirocco R (265 cv), Peugeot RCZ THP (200 cv) y Mini Cooper S (184 cv), dejando ya muy atrás al Honda CR-Z y sus 124 cv. En principio, la variante del Veloster Turbo que se comercializará en España será con cambio manual de seis velocidades (no habrá versión diésel).Por diseño estaba a la altura de otros, pero le faltaba este motor potenciado
Su esqueleto se mantiene, pero con ligeros retoques para radicalizar su estética exterior (un guiño evidente al mercado norteamericano), como unos paragolpes delanteros y traseros que crecen y que en sus vértices pierden sus forman redondas y ganan en aristas anguladas, nervios más pronunciados y evidentes a la vista en los laterales o difusor con doble salida de escape en posición central. En el habitáculo apenas hay diferencias con el Veloster 1.6 GDI: son de nuevo implantación unos asientos con revestimientos en cuero y costuras especiales para la ocasión.