Hyundai ix55: SUV de alta gama

a fondo :: Hyundai ix55 1
Diego Zotes26 mar 2009
Llega el turno al segmento de los SUV para completar la zona alta de la gama con el nuevo ix55, compuesta hasta ahora por el Tucson y por el Santa Fe.
SUV de gama alta
En los dos últimos años la marca coreana Hyundai ha hecho un esfuerzo importante para colocar a la mayoría de sus coches en un segmento superior, comenzando por todos los modelos de su gama que comparten la denominación que comienza por i. De hecho el compacto i30 fue Coche del Año en España en 2008, debido a un gran despliegue de calidad y refinamiento, así como posteriormente lo hizo con el micromonovolumen i10. Estos vehículos han crecido en calidad aunque siempre manteniendo una buena relación precio/calidad/equipamiento.
a favorAspecto moderno y original.Equipamiento de serie completo.Comportamiento noble y calidad de marcha suave.en contraDetalles del interior mejorables.Precio elevado.Gran peso perceptible en conducción.
Ahora llega el turno al segmento de los SUV para completar la zona alta de la gama con el nuevo ix55, compuesta hasta ahora por el Tucson y por el Santa Fe, que próximamente cuando se les realice un restyling pasarán a denominarse ix35 e ix45, con una clara evolución tanto estética como mecánica buscando un mayor atractivo, más refinamiento y mejores cualidades. Del ix55 podemos adelantar que se trata de un todoterreno ligero que hasta ahora se vendía fundamentalmente para el mercado americano y en su casa natal Corea, y tras observar el gran éxito obtenido con el modelo, han decidido lanzarlo en nuevos mercados entre los que se incluye también Europa y luchar así en la zona superior de los SUV que tanta demanda tienen en nuestro continente.
Por dimensiones, con 4,840 metros de longitud y 1,671 metros de ancho, y por aptitudes mecánicas, con un nuevo motor 3.0 litros diésel CRDI con 240 cv de potencia fabricado enteramente por Hyundai, quiere lidiar con los modelos de mayor envergadura y reconocimiento del segmento, donde militan el BMW X5, el Mercedes ML, el Volvo XC90, el Jeep Grand Cherokee, el Subaru Tribeca o el Nissan Murano. Frente a todos estos vanagloriados SUV premium, es de los más grandes del segmento ofreciendo una gran habitabilidad con 7 plazas de serie y un tremendo equipamiento de seguridad y confort. Por toda esta mejora de calidad en todos los sentidos, el precio del Hyundai ix55 no es precisamente bajo, alcanzando los 47.000 euros, pero sí es de los más competitivos en el segmento SUV Premium, con una completísima oferta de equipamiento que hace la vida a bordo más placentera, una mecánica muy potente y una seguridad pasiva y activa muy avanzada.
Imagen deportiva de 7 plazas
Sin renunciar al estilo de líneas redondeadas ya iniciado por el Santa Fe, pero adoptando los nuevos rasgos de familia ya vistos en la generación i el diseño del nuevo ix55 sugiere deportividad desde todos los ángulos, con una carrocería de gran volumen que presenta líneas muy suaves y aerodinámicas, dibujando un aspecto atractivo y distinguido. El frontal muestra una rejilla superior pequeña enmarcada en cromo con logotipo de la marca combinada con otra parrilla inferior de grandes dimensiones que garantiza su refrigeración. A ambos lados, las ópticas rasgadas con faros de xenón cubren parte de las aletas delanteras y el conjunto se corona por un capó de doble nervadura muy marcada que transmite gran agresividad. La línea lateral es muy dinámica, con una gran longitud pero menor altura de lo habitual, lo que ofrece unas proporciones muy deportivas. Destacan sobre todo las llantas de aleación de 18 pulgadas de cinco radios dobles, los bajos protegidos por toda la carrocería en material plástico, para afrontar terrenos de campo sin riesgo de roces y rayones en la pintura y la línea de hombros sinuosa y sugerente que se eleva en el morro y en la zaga dando aspecto de potencia dinamismo. La zaga presenta una gran pureza de líneas donde destacan las ópticas rasgadas simétricas a las delanteras, un discreto alerón integrado en la luneta, un tremendo portón de apertura eléctrica que llega hasta la zona más baja del paragolpes para facilitar la carga y como toque más deportivo, un atractivo sistema de doble escape.

a fondo :: Hyundai ix55 2

Pero donde el ix55 reafirma su condición premium es en el interior, con un salpicadero de apariencia exquisita tanto en imagen como en materiales. Todo el habitáculo está rodeado por molduras de madera, tanto en el salpicadero como en los paneles de las puertas, los tiradores son cromados y protagoniza la escena principal una consola central inclinada sobrepuesta sobre el salpicadero con todos los mandos de confort imprescindibles en un coche de gama alta actual, donde no falta el climatizador bizona, un sistema de audio de gran calidad con cargador frontal de 6 cd´s y una pequeña pantalla superior donde se reflejan la hora y la temperatura exterior, que pueden ser sustituidos por una pantalla táctil de navegación opcional. Para contribuir a la modernidad del conjunto las salidas de ventilación están colocadas en orientación vertical y toda la iluminación del cuadro, tanto en el salpicadero como en el cuadro de mandos es mediante led´s de color azul. La oferta de ambientes interiores es muy variada, permitiendo elegir entre varios colores como el negro, el gris, el marrón o el beige.
Pero lo más interesante de este ix55 son las 7 amplias plazas que ofrece de serie organizados en tres filas de asientos 2+3+2, permitiendo una flexibilidad sorprendente con gran cantidad de combinaciones para priorizar el transporte o la carga de objetos. La gran amplitud de todos sus asientos, realizados en piel de la mejor calidad, permiten desplazarse a siete personas adultas con total comodidad. El maletero además ofrece un espacio que va desde los 598 litros con cinco asientos habilitados hasta los 1.746 litros con todos los asientos abatidos. El conductor y el acompañante disfrutan de asientos con regulación eléctrica, con regulación de apoyo lumbar el del conductor y memoria de asiento, volante y retrovisores.
Tratándose de un coche de lujo no puede faltar entre el equipamiento faros de xenón, llantas de 18 pulgadas, techo solar eléctrico, asientos de cuero calefactables, volante regulable eléctricamente en altura y profundidad, climatizador bizona con mandos para las plazas traseras, sensores de lluvia y luces, llave inteligente de entrada y arranque, sistema de audio con 6 altavoces y conexión para MP3, control de estabilidad ESP con control de tracción, control de velocidad, suspensión autonivelante, medidor de presión de neumáticos, reposacabezas activos delanteros o 6 airbags, entre otros muchos elementos de serie. El único elemento opcional, es el sistema de navegación de la marca Alpine con pantalla táctil a color en el centro de la consola.
Impecable en carretera y campo
Bajo el capó de este SUV se esconde la joya tecnológica diésel de Hyundai, un V6 de 3.0 litros CRDi que gracias a la inyección directa, al turbocompresor de geometría variable y a un sistema multiválvulas entrega una potencia de 240 cv a 3.800 rpm y un par de 455 Nm entre 1.750 y 3.500 rpm, lo que la permite unas capacidades dinámicas excelentes en todos los terrenos. Las prestaciones para este SUV grande son bastante buenas, con una velocidad máxima de 190 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h de Para extraer todo el potencial a este motor se combina con un cambio automático/secuencial de 6 velocidades que permite tres modos de conducción, normal, deportiva y para subida de fuertes pendientes. Para brindar las mejores aptitudes camperas a este SUV, el ix55 incorpora un sistema de tracción 4x4 similar al del conocido Santa Fe, que en situación normal transmite la fuerte al eje delantero y cuando detecta irregularidades del terreno reparte la tracción entre los ejes hasta llegar a transmitir el 50% al eje trasero, algo que puede conseguir el conductor manualmente bloqueando el sistema de tracción con un reparto 50/50 entre los ejes mediante un botón en la consola hasta los 30 km/h.

a fondo :: Hyundai ix55 3

Para asegurar el mayor confort de marcha, el ix55 monta suspensión independiente delante y detrás, con sistema McPherson e independiente multibrazo respectivamente, ambos combinados con amortiguadores de gas de gran respuesta. La suspensión trasera es autonivelante, para mantener la misma altura aun cuando se carga con mucho peso.
Tras haber probado el vehículo en situaciones diversas, tanto por autopista como por terrenos de campo llenos de baches, con barrizales y algún pequeño vadeo, podemos confirmar que el ix55 tiene un comportamiento totalmente dual, puesto que se muestra como un verdadero devorador de kilómetros por carretera abierta, mostrando una gran estabilidad y entregando unas prestaciones más que aceptables para su tamaño, mientras que cuando se adentra al campo encontramos un gran aliado para traspasar terrenos rotos y en muy mal estado con un sistema de tracción muy solvente que nos saca de cualquier situaciión comprometida. Además, a pesar de que la altura libre al suelo de la carrocería no es muy elevada, salva con facilidad casi todas las irregularidades sin rozar el suelo.