Hyundai i30 CW: Nueva generación familiar

a fondo :: Hyundai i30 CW 1
Diego Zotes04 abr 2008
Súbete con nosotros a la nueva versión familiar del compacto i30 de Hyundai, que se convierte en refencia del segmento con impresionantes dosis de calidad y un equipamiento de serie de gama alta.
Tras la puesta de largo del compacto i30 a mediados de 2007, con el que se inició una nueva generación de valores de modernidad y calidad de los modelos de Hyundai denominada i, llega ahora a los concesionarios la versión familiar compacta i30 CW o CrossWagon, adentrándose de nuevo en el segmento de los compactos familiares tras varios años alejado desde la desaparición del Lantra SW. Éste presenta las mismas buenas cualidades del compacto del que deriva aunque añade una amplitud y funcionalidad interior excepcional.
Las cualidades fundamentales del nuevo i30 CW son su excelente comportamiento y un completísimo equipamiento desde los acabados más básicos, muy superiores a sus rivales directos como su primo hermano Kia Cee´d Sporty Wagon, Ford Focus Sportbreak, Opel Astra SW, Peugeot 307 SW o Renault Megane Grand Tour. Esto, bien es cierto, que de alguna manera repercute en el precio final haciendo que Hyundai abandone el estereotipo de marca económica, aunque en la práctica se suple por unas calidades muy buenas y una tecnología de máximo nivel de serie. De hecho los precios arrancan en 20.550 euros de la versión 1.6 16v Style Sport y van hasta los 23.850 euros del 2.0 CRDI 16v Premium, aunque hay que descontar inicialmente 1.500 euros de la oferta de lanzamiento en todos los versiones y acabados.
En Autocity hemos tenido la oportunidad de probarlo por las carreteras de Baqueira Beret, repletas de hielo y nieve, y disfrutar plenamente del buen comportamiento dinámico y el amplio equipo de seguridad del nuevo familiar compacto de la marca. Se garantiza así el mismo éxito que su hermano compacto i30, que recientemente ha obtenido el galardón de Mejor Coche del Año en España 2008 gracias a sus buenas dotes de diseño, rendimiento mecánico, confort y seguridad.
Una calidad sin precedentes
El aspecto del i30 CW es tan atractivo como en la versión compacta, con rasgos marcados de diseño moderno que recorren la carrocería transmitiendo una imagen muy dinámica y musculosa. Línea de cintura muy elevada, pasos de rueda ensanchados, llantas de aleación de 17 pulgadas, grupos ópticos rasgados y grandes entradas de refrigeración en el paragolpes, hacen que el conjunto resulte atractivo y muy liviano. En tamaño, el CW alcanza los 4.475 mm de longitud, superando en 22 centímetros al modelo compacto, mientras que la distancia entre ejes es de 2.700 mm, lo que le otorga unas dimensiones interiores que facilitan una gran capacidad interior. El espacio de carga en el maletero es de 415 litros, pudiendo llegar hasta los 1.395 litros abatiendo la segunda fila de asientos en configuración 60/40.

a fondo :: Hyundai i30 CW 2

El habitáculo presenta una imagen muy elaborada, con un aspecto realmente innovador. El discreto salpicadero simétrico de formas fluidas, en dos tonos de grises y de agradable tacto incorpora una consola central cromada, protagonizada por el sistema de climatización de serie y un sistema de audio con cargador de CD y lector de MP3, que se acompaña por detalles cromados en la base de la palanca de cambios y en el volante multifunción. Los asientos son de gran calidad y muy confortables, sobre todo los de tapicería de piel de serie en el acabado superior Premium. Sujetan el cuerpo con dedicación e impiden movimientos incómodos del cuerpo en conducción rápida. La ergonomía de la posición de conducción es máxima, con el asiento del conductor regulable en longitud, en altura y lumbar, el volante ajustable en altura y profundidad y la palanca de cambios ubicada muy a la mano del conductor.
En un vistazo al interior podemos apreciar la gran cantidad de equipamiento que han incorporado los coreanos a la versión familiar del i30 para Europa, desde su versión básica Comfort donde no falta el control de estabilidad ESP desconectable, ABS y EBD, 8 airbags, climatizador automático, faros antiniebla delanteros, mandos al volante, conexión de iPod y USB, reposacabezas activos y volante y palanca de cambios en cuero, entre otros elementos. La versión deportiva Style Sport añade suspensión deportiva, llantas de aleación de 17 pulgadas, neumáticos deportivos 225/45 R17, tapicería mixta tela/cuero, sensores de luces y lluvia, retrovisores retráctiles eléctricamente con intermitentes integrados, monitorización de presión de neumáticos, asientos calefactables y sensor de aparcamiento, etc. El nivel de acabado de lujo Premium ya incorpora asientos de cuero, techo solar eléctrico y control de velocidad de crucero.
Los propulsores que mueven al nuevo i30 CW son los ya conocidos en la berlina, dos de gasolina y dos diésel. Entre los primeros encontramos el 1.6 16v VVT de 122 cv y un 2.0 VVT 16v de 143 cv, ambos totalmente de aluminio, con doble árbol de levas en cabeza y distribución variable, lo que facilita unos consumos bastante comedidos y unas prestaciones muy convincentes. Las económicas mecánicas diésel son la de 1,6 litros 16v VGT CRDI de 116 cv y la de 2.0 litros 16v VGT CRDI de 140 cv, ambas también con doble árbol de levas en cabeza, inyección directa por common rail de segunda generación y turbo de geometría variable, que consiguen mejorar las prestaciones con unos consumos y emisiones muy reducidos. El tipo de cambio con el que se combinan todos los motores es manual de 5 velocidades, menos en el 2.0 CRDI que es manual de 6 velocidades, además de poder optarse por el cambio automático de 4 velocidades sólo con el motor diésel pequeño de 1,6 litros.
Para garantizar el comportamiento más eficaz, divertido y seguro se ha apostado por una refinada suspensión McPherson en el eje delantero y por un tren trasero multibrazo, lo que consigue una estabilidad envidiable en cualquier circunstancia y un aplomo sobre el asfalto digno de cualquier berlina superior combinado con la gran cantidad de elementos de seguridad activa y pasiva. El sistema de frenos es muy eficiente gracias a unos discos de gran tamaño, con discos delanteros ventilados de 300 mm y traseros de 262 mm. En definitiva, el tacto del i30 CW es similar al de un coche de gama superior, con unos niveles de confort, equipamiento, seguridad y prestaciones que nos dejarán sorprendidos.