Hyundai i-800 y H-1 Van: Más espacio, estilo y potencia

Diego Zotes09 jun 2008
Se ha presentado el monovolumen i-800 y H-1 Van para sustituir al conocido H-1, aportando un vanguardista diseño dinámico, un habitáculo de 8 plazas y un nuevo propulsor diésel de 2,5 litros con 170 cv.
Uno de los monovolúmenes más grandes de nuestro mercado se renueva para ofrecer un diseño mucho más actual, mejorar notablemente sus cualidades de confort para los pasajeros y ofrecer un nuevo propulsor de gran potencia para convertirse en una de las referencias del segmento. Hablamos del conocido monovolumen denominado H-1 que ahora pasa a denominarse, por política de marca, i-800 en su versión de monovolumen de transporte de hasta 8 pasajeros, mientras que mantiene la denominación H-1 Van para sus versiones más comerciales Combi y Furgón.

a fondo Hyundai i-800 y H-1 Van 1

Se revisan así todas las cualidades del i-800 y del H-1 Van para poder enfrentarse cara a cara con sus rivales más reconocidos, como son el Mercedes Vito, el Opel Vivaro, el Renault Trafic, el Nissan Primastar o el Volkswagen Transporter para el modelo de pasajeros, y el Ford Transit, el Volkswagen Multivan, el Fiat Scudo o el Nissan Primastar para la versión de carga, entre otros muchos modelos. Por precio se va a colocar en la media del segmento, pero con unas cualidades de motor y equipamiento sin igual entre sus rivales. Llegará a nuestro mercado en sus dos versiones i-800 y H-1 Van para finales de junio o principios de julio, con un precio que arranca en los 29.900 euros del i-800 acabado Style, del que habrá que descontar 1.000 euros de la campaña de lanzamiento. Si optamos por la H-1 Van de 3 ó 6 plazas tendremos que desembolsar algo menos, desde 25.500 euros y 26.500 euros respectivamente.
La imagen exterior de este monovolumen adopta un inconfundible aire de familia y unos rasgos mucho más dinámicos y acordes con los cánones de diseño actuales. Por capacidad y tamaño se coloca en la media superior del segmento, con unas proporciones muy equilibradas. El aspecto más importante que mejora el i-800 de 2008 es la incorporación de doble puerta corredera para las plazas traseras, facilitando la carga y descarga y la entrada de pasajeros a las filas traseras, que podrán disfrutar de una gran luminosidad y visibilidad mediante la gran superficie acristalada. Personalmente, lo que más nos ha llamado la atención son los inmensos pasos de rueda ensanchados combinados con la dinámica línea lateral que recorre el lateral que aporta mucha frescura a su imagen y le hace diferenciarse a los vehículos de transporte y de carga convencionales.
El frontal totalmente nuevo está protagonizado por una parrilla de radiador con una lama horizontal cromada que aloja el logotipo de la marca, siguiendo las tendencias que establecen sus modernos hermanos de gama, como con los atractivos grupos ópticos integrados en la carrocería, carenados y trapezoidales. Una gran apertura frontal inferior alberga en sus laterales los faros antiniebla. La zaga suaviza su imagen para presentar un conjunto más distinguido, y se caracteriza por un portón liso que alcanza el paragolpes trasero, dos puertas de apertura de libro de 180º en el H-1 Van, y unos modernos faros verticales de gran luminosidad que invaden las aletas traseras, como en los turismos.
Pero es el interior el que recoge las mayores novedades de orientación funcional, con una configuración de 8 plazas organizadas 2+3+3  para albergar cómodamente hasta 8 adultos en el i-800, mientras que el H-1 Van se puede elegir de 3 ó 6 plazas. En el i-800 los asientos delanteros son independientes mientras que las dos filas traseras son bancos de 3 plazas, permitiendo desplazar la tercera fila hasta quedar pegada a la segunda y dejar un espacio de carga aún mayor, siendo de base con todos los asientos habilitados de 841 litros. Los materiales plásticos actuales tienen muy buena apariencia y la organización de los mandos es ideal para su manejo, con la palanca de cambio y el volante elevados y cantidad de huecos portaobjetos.
El equipamiento de confort incorpora de serie un sistema de doble aire acondicionado, con distintas temperaturas delante y detrás, cierre centralizado con mando y alarma, elevalunas eléctricos, retrovisores exteriores eléctricos, ordenador de viaje, equipo de audio con lector de CD y MP3 y sistema acústico de ayuda al aparcamiento, entre otros muchos elementos. En materia de seguridad, incorpora reposacabezas activos, frenos de disco en ambos ejes, llantas de aleación de 16 pulgadas (de acero en H-1 Van) y control de estabilidad ESP con control de tracción que interactúan con el ABS y el distribuidor electrónico de la frenada EBD.
La novedad más importante del i-800 es el nuevo propulsor tetracilíndrico de 2,5 litros multiválvulas con inyección directa por common rail y turbocompresor, que desarolla 170 cv de potencia a 3.800 rpm y un par motor de 392 Nm a 2.000 rpm. Este aumento de potencia permite al i-800 alcanzar una velocidad máxima de 180 km/h, consiguiendo además unos consumos mucho más contenidos que rondan los 8,5 litros de consumo medio. Para conseguir estas relevantes cifras, el propulsor se combina inicialmente con un cambio manual de 5 velocidades que transmite la fuerza a las ruedas posteriores, mientras que para finales de este año se prevé la llegada de un nuevo cambio automático de 5 relaciones así como la llegada de un motor diésel de 136 cv más acorde con la competencia.
Para la optimización del chasis se ha optado una configuración de suspensión independiente MacPherson con amortiguadores de gas en el eje delantero y por un eje rígido multibrazo con resortes helicoidales en el trasero para el i-800, mientras que el H-1 Van monta ballestas en esa posición. La direccción es de cremallera asistida de serie y ofrece un excelente diámetro de giro de 5,1 metros, facilitando su agilidad de movimientos.