Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8: Sabor "racing"

Diego Zotes27 sep 2000
Inicio
SABOR "RACING"

a fondo :: Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8 1

Enfrentamos la sexta generación del Toyota Celica, totalmente nueva y con un nuevo motor 1.8 de 143 CV de distribución variable, con el coupé más exitoso del mercado español, el Hyundai 2.0, de imagen renovada y motor de 138 CV unido ahora a un llamativo "look" y a un precio imbatible.
Toyota ha logrado en esta sexta generación del Celica un coupé llamativo y a la vez práctico y funcional, que ha visto sus dimensiones recortadas de 4,42 a 4,33 m pese a que su batalla gana 6 cm (de 2,54 m a 2,60), bajo una estilizada y agresiva línea (Cx de 0,32). El de Hyundai es otro planteamiento; su nuevo frontal multifaro y su nueva zaga, con distintos grupos ópticos, no supone un cambio de plataforma, con la misma batalla (2,47 m) y longitud (4,34 m).

a fondo :: Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8 2

Diseño
ESTAMPA INCONFUNDIBLE

a fondo :: Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8 3

Pero agresividad estética no les falta a ninguno. El Celica, con sólo 1,31 m de alto, presenta un frontal de tiburón reforzado por sus faros triangulares y personalizado por una pequeña toma de aire central que complementa la principal, en medio del paragolpes. La acusada caída del techo, que se une a un inclinado portón para configurar una zaga corta con los grupos ópticos en los extremos, ya en las aletas, despeja una trasera muy cuadrada, con luces antiniebla gemelas en el paragolpes. No hay molduras protectoras, ni siquiera en los paragolpes. Pero todo el diseño respira fuerza y deportividad, lejos del barroquismo de su rival coreano, bien rematado por sus llantas de aleación de cinco brazos (7x16), con neumáticos de 205/50 VR 16.

a fondo :: Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8 4

Por su parte, el Hyundai Coupé ofrece una línea más espectacular, pero menos sobria, con un frontal algo recargado con sus diez proyectores (5 a cada lado). Sin duda es muy extravagante, pero menos limpio y puro de formas que antes. Por detrás, el "restyling" es menos agresivo, con el alerón trasero algo más alto (con la tercera luz de freno), pero sin renunciar al toque "llamativo" (doble luz antiniebla flanqueando la matrícula, falsas salidas de aire, terminal cromado de escape, etc).
No hay cambios en los laterales, con sus "nervaduras musculosas" de aletas y bajos, y las llantas de aleación de 15 pulgadas, con neumáticos 205/50 VR 15. Pero sí por dentro, con asientos de mejor sujeción lateral, aunque sigan sin tener memoria de posición a la hora de adelantarlos. En el salpicadero se aprecian modificaciones en cuadro, mandos y bocas de aireación, con insertos en aluminio (anillo de la base de la palanca de cambio) tipo Audi TT, y volante y pomo del cambio forrados en piel.
Por su parte el interior del nuevo Celica es sobrio y sencillo, con los asientos muy bajos (las personas voluminosas o de cierta edad pueden tener algún problema para entrar y salir de ellos) y envolventes, y reposacabezas integrados en los respaldos. El salpicadero lleva una práctica consola central con un portaobjetos superior con tapa, y un cuadro de fácil lectura, con indicador de combustible digital, por tramos luminosos. El volante es algo grande, y como el del Hyundai forrado en piel (como el pomo de la corta palanca de cambio) y se regula en altura. La guantera principal no es muy capaz, y los huecos de puertas no destacan por su generosidad, pero a cambio tenemos un portaobjetos con tapa de apertura lateral, sobre el túnel central, cuyo acceso parece relegado a los hipotéticos pasajeros posteriores.
Habitabilidad
DEPORTIVIDAD FUNCIONAL

a fondo :: Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8 5

Detrás, y como buenos 2+2 que son, ambos admiten dos adultos de pequeña talla o dos niños grandes, ya que a pesar de la mayor distancia entre ejes del Celica, la retrasada posición de los asientos delanteros y el generoso maletero no permiten muchas alegrías de espacio. El acceso a las mismas del coupé nipón es aceptable por el lado del acompañante y mucho peor por la puerta del conductor, que sólo deja inclinar (y no mucho) el respaldo, mientras que el otro asiento se desplaza entero.

a fondo :: Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8 6

En cuanto al maletero, y en la tradición del anterior Celica (que ya tenía 355 litros), ofrece ahora 323 litros oficiales con rueda de repuesto normal y 365 con la de emergencia, que vienen a ser unos 330 reales en nuestro caso, ya que para España, la rueda de repuesto normal (bajo el plano de carga) es de serie, y opcional la de emergencia, justo al revés que otros países donde monta la de emergencia de serie, que es el equipo pensado originalmente. El Hyundai mantiene sus 300 litros de maletero, ampliable como en el Toyota plegando el asiento posterior también por mitades simétricas, y con buen acceso a través de su portón. Como el Celica, lleva rueda de repuesto normal (llanta de aleación incluida).
Hay ciertamente detalles mejorables en los dos: en el Celica los alzacristales irían mejor en la puertas y no al pie de la consola, falta el reglaje de apoyo lumbar y los cinturones delanteros no son demasiado cómodos por culpa del atrasado anclaje superior de los mismos. En el Hyundai el reglaje de altura del volante es mínimo, y el tacto de los plásticos sigue pecando de duro, por no hablar del ABS, que sigue siendo opcional. Pero en conjunto, los dos están muy logrados, con una funcionalidad y una polivalencia superior a lo habitual en esta clase de coupés.
Motor Toyota
BUEN MOTOR, MEJOR CAMBIO

a fondo :: Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8 7

En marcha, el Celica ofrece una agilidad nada desdeñable, muy por encima del anterior 1.8 de 1.762 cc (éste, de cotas sensiblemente más largas, cubica 1.794 cc). Con 143 CV a 6.400 rpm es mucho más brillante que el anterior 1.8 de 115 CV, pero sin igualar al brillante 2.0 y 170 CV del anterior Celica 2.0. Aún así, y gracias a la distribución variable VVT-i logra 17,3 mkg a 4.200 rpm, con más de 15 mkg disponibles en una amplia banda de 4.200 rpm (de 2.200 a 6.400 rpm). Con la ayuda de un cambio de seis velocidades muy bien escalonado, con un salto de marcha a marcha de menos de 6 km/h por 1.000 rpm en las 5 superiores (y apenas 6,3 de 1ª a 2ª) su rendimiento es muy satisfactorio, aunque nuestra unidad, poco rodada (menos de 1.800 km al inicio de la prueba) no alcanzara los cronos oficiales. Estos anuncian 205 km/h de velocidad punta y 8,7 segundos de 0 a 100 km/h, que en nuestro caso se han quedado en 197 km/h (a 5.500 rpm en 6ª) y 9, respectivamente, por lo que con una unidad suficientemente suelta es posible ver los registros oficiales. La prueba es que en 5ª ha logrado casi la misma velocidad (195 km/h).
Dado el excelente bastidor de este Celica, es de esperar ulteriores versiones más potentes que permitan superar con facilidad los 200 km/h, y sobre todo, llanear en 6ª con mayor desahogo por encima de los 160/170 km/h. Con la actual potencia y una 6ª más bien larga, hay que lanzarle a fondo en 5ª para mantener cruceros rápidos en 6ª sin tener que recurrir demasiado al cambio (de excelente tacto y precisión, por otro lado), lo que da cierta sensación de falta de motor para su espectacular apariencia.

a fondo :: Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8 8

Motor Hyundai
NERVIO MOTRIZ, CAMBIO MEJORABLE

a fondo :: Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8 9

En el Hyundai encontramos el conocido 1.975 cc de carrera larga, con 4 válvulas por cilindro como el Celica y 138 CV a 6.000 rpm, cumpliendo ya la norma antipolución Euro 4. El par máximo gana un poco (18,6 mkg a 4.900 rpm, frente a 18,4 a 4.800 antes) empujando muy bien desde abajo, con más energía de lo que se esperaría de su régimen de par (a 2.000 rpm hay ya 16 mkg y a 3.000 casi 18, para volver a caer a 16 mkg a 7.000 rpm). El resultado es una gran elasticidad más que el Celica, que unida a sus desarrollos más bien cortos (33,8 km/h por 1.000 rpm en 5ª) dan una respuesta bastante "cañonera", acentuada a alto régimen, ya que por encima de 5.000 rpm la potencia se dispara gracias al elevado par disponible, que apenas disminuye con el giro del motor.
Con una unidad suficientemente rodada (algo más de 6.800 km al inicio de la prueba) hemos superado con creces los 200 km/h de velocidad máxima oficial (206 reales, algo más de 220 de velocímetro). La aceleración de 0 a 100 km/h no cumple los optimistas 8,6 segundos oficiales, pero se queda en 9,5, cubriendo el km desde parado en 30,8 segundos, 4 décimas más que el Celica. Prácticamente los mismos cronos de antes.

a fondo :: Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8 10

Comportamiento
MEJOR EL CELICA

a fondo :: Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8 11

Por comportamiento, el nuevo Celica honra su saga con unas reacciones de excepcional nobleza, y eso que los neumáticos de la unidad de prueba (Yokohama Advan A680) dejan que desear sobre mojado. El tren Mac Pherson delantero es de una precisión encomiable, y el posterior, con un esquema que imita los dobles triángulos, muestra una excelente progresividad de reacciones pese al ultrabajo perfil (50) de los neumáticos. En terreno virado se muestra más ágil de lo que se esperaría por batalla y longitud, y en trazados rápidos, su aplomo es realmente soberbio. Una dirección muy precisa y directa (2,9 vueltas de tope a tope) y un cambio delicioso, rápido y de movimientos cortos, que sólo exige acostumbrarse a buscar el hueco de 2ª y 4ª en las reducciones (están todas las marchas muy juntas, por eso hasta lleva un chivato acústico a la marcha atrás, al lado de la 1ª), permiten sacar un buen partido de los 143 CV del motor, y hasta añorar que no fuesen 20 más, por lo menos.
El Hyundai no se queda muy a la zaga, pero sí detrás. Si ya tenía fama de buen agarre, esta nueva versión la mantiene. Fácil de conducir, subvira más que su rival nipón sin ser muy exigente al límite. Con una geometría de ejes retocada y una amortiguación algo más firme, tiene un comportamiento muy noble, al que contribuye en buena medida sus excelentes Michelin Pilot SX en medida 205/50 VR 15, quizá algo excesiva para sus 6 pulgadas de ancho de llanta, pero que a cambio de una ligera mayor deriva permiten una progresividad de reacciones inusual en gomas de perfil 50. Quizá se eche de menos una amortiguación más dura a la extensión, pero tal y como está es cómodo y soporta un discreto bacheo sobre mal piso, sin sacudir mucho al pasaje. Eso sí, su gran voladizo delantero obliga a tener cuidado en algunas frenadas y cambios de apoyo, donde no es difícil rozar el suelo con los bajos del parachoques.

a fondo :: Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8 12

La dirección es un poco más directa que la del Celica (2,8 vueltas entre topes) y va bien asistida, sin excesos, girando bastante (10,4 m de diámetro de giro) para sus "zapatos". La visibilidad es correcta, aunque por detrás la cosa empeora algo, ya que pese a la amplia luneta posterior, su excesiva zona sombreada recorta bastante la superficie transparente útil (más que en el Celica). De noche el alumbrado en cruce resulta correcto y simplemente suficiente en largas, donde el del Celica es más eficaz. El cambio ha mejorado algo en precisión y va bien escalonado, pero sigue siendo un poco lento, palideciendo al lado de la rapidez y precisión de el del Celica, que además lleva una 6ª.
En cuanto a consumos, el nuevo Celica 1.8 hace gala de un moderado apetito, siendo capaz de bajar de 7 litros cada 100 km a cruceros turísticos (6,7 a 90/100 km/h) sin subir mucho (7,3) a 120/130 km/h. Si le damos gusto al pie se va a los 9,3 (media de 144 km/h con tráfico intenso) para situarse entre 10 y 11 en conducción rápida, sin llegar a 12 en ciudad. Unos consumos muy razonables para un coupé deportivo de 1.800 cc y 1.100 kg de peso. El Hyundai por su parte también baja de 7 litros en conducción tranquila (6,8 a 90/100 km/h), pero sube a 8,3 a 120/130. En conducción rápida (140/150) supera los 9 con facilidad para llegar a 12 en conducción deportiva, donde es fácil gastar más que en ciudad (11,6).
Frenos
MEJORABLES LOS DOS

a fondo :: Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8 13

En cuanto a frenos, los del Celica poseen un buen tacto y un ABS de lo mejorcito que hemos probado últimamente (porque sobre mojado, los neumáticos le hacen trabajar de lo lindo), aunque su resistencia al calentamiento deja un poco que desear. Con discos en las 4 ruedas (ventilados los delanteros y macizos los traseros) de 14 pulgadas de diámetro oficial (que desde luego no se corresponden con los 355 mm que implicaría su conversión métrica, sino más bien con esa imprecisa norma nipona de indicar el tamaño de llanta para el que sirven), se quedan algo cortos de tamaño para uso deportivo, ya que los delanteros no llegan ni a 26 cm, según comprobamos en foso (y 1 cm más los traseros). Con todo cumplen aceptablemente, y mejor lo harían con otro montaje de neumáticos. Desde luego, las bonitas llantas de 7 x 16 admiten discos mucho mayores, de hasta 312 mm por lo menos, porque los actuales sí que caben incluso en las de 14 (el anterior Celica montaba discos ventilados delanteros de 275 mm en llanta de 15 pulgadas, y los mismos macizos de 269 mm que monta éste).
Equipamiento
EQUIPAMIENTO EN CONSONANCIA

a fondo :: Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8 14

Finalmente, los dos ofrecen un equipamiento a la altura de su nivel. En el Celica los airbags laterales son también de serie, como los delanteros, y los dos traen de serie aire acondicionado (manual, con climatizador automático opcional en el Celica), espejos exteriores y alzacristales eléctricos, cierre centralizado con telemando, reglaje interior de faros, faros antiniebla, llantas de aleación añadiendo el Celica guantera con llave y luz, alarma antirrobo, y el ABS, mientras que el Hyundai lleva de serie radiocassette con antena eléctrica, que debería ser también de serie en el Celica, así como el ordenador de a bordo. No en vano el Toyota supera los 3,8 millones de pesetas, que pueden pasar de 4 con las opciones del techo eléctrico practicable, pintura metalizada, sistema de navegación y el climatizador automático del aire acondicionado, así como el radiocassette con lector CD y la tapicería de piel, mientras que el Hyundai sólo ofrece la pintura metalizada y el "pack" citado del ABS unido a la alarma antirrobo.
Pero tal y como vienen, ambos son dos excelentes deportivos fáciles de conducir y muy nobles, que no nos arruinarán en consumo, muy funcionales y con un comportamiento (más refinado el del Celica) a la altura de lo hoy se pide a un deportivo moderno.

a fondo :: Hyundai Coupé 2.0 Vs Toyota Celica 1.8 15