Hot Rods en el Essen 2010: Tuning americano en el salón Europeo

a fondo Hot Rods en el Essen 2010 1
David Ordás09 dic 2010
Los Hot Rods, emblemas de las preparaciones made in USA, atrajeron todas las miradas en el Essen Motor Show, con su estética intemporal y sus poderosos motores V8.
Los Hot Rods son coches típicamente americanos, generalmente de carrocerías clásicas tipo roadster, con decoraciones muy llamativas, y dotados de grandes motores modificados que les permiten acelerar con contundencia, siendo está quizás su principal característica y el fin último de toda su preparación.

Modificados para correr

Si bien el origen del término Hot Rod, no está del todo claro, son muchos quienes afirman que el nombre deriva de la contracción de Hot Roadster, en referencia a un cabrio biplaza modificado para la velocidad. Lo cierto es que los automóviles Hot Rod nacieron en EEUU al mismo tiempo que surgía lo que hoy llamamos tuning. Desde los años 30, y muy especialmente al finalizar la segunda guerra mundial, los jóvenes estadounidenses modificaban sus viejos coches, para reducir el peso, aumentar la potencia, mejorar su tracción con ruedas más anchas, y conseguir finalmente un vehículo más rápido.
Paralelamente, las Drag Races, o carreras en línea recta que por aquel entonces eran de una milla o más, se hacían cada vez más populares, celebrándose en las carreteras de manera ilegal, o en aeródromos militares abandonados. En los años 50 el fenómeno era tan popular, que junto con la aparición de las primeras revistas especializadas, se fundó en California la National Hot Rod Association (NHRA) , que se encargaría de organizar las carreras oficiales y promover la seguridad en este tipo de competiciones.
A pesar del paso de los años, la cultura Hot Rod está hoy más viva que nunca, y como hemos podido ver en esta edición del Essen Motor Show, con la exposición de varios de estos modelos bajo el lema el cumpleaños del Hot Rod, el fenómeno tiene adeptos en todos los continentes. Con más de 10 revistas especializadas en todo el mundo, estos coches mitad clásicos y mitad tuneados, son auténticos juguetes para mayores.
Las llamativas carrocerías clásicas, muchas de ellas rebajadas en altura, combinadas con unos trabajos de pintura donde abundan los colores vivos y los flamings o llamaradas, junto los imponentes motores V8 que albergan, confieren a estos modelos una estética y una personalidad única. Os dejamos con las fotos de estas auténticas obras de arte rodantes que se pudieron ver el Essen Motor Show.