Honda Jazz 1.4 i DSI: Práctico y muy lógico

Diego Zotes10 ene 2005
Mide sólo 3,83 metros, pero cuatro pasajeros pueden viajar cómodamente, y si lo que necesitamos es volumen de carga nos pueden caber hasta 1.323 litros. Es decir, un vehículo práctico y muy lógico.
Inicio
PRACTICO Y MUY LOGICO

a fondo :: Honda Jazz 1.4 i DSI 1

Lo de la diversificación que ha experimentado el mercado automovilístico durante los últimos años ha sido espectacular, tanto que incluso a quien lo seguimos de cerca nos cuesta delimitar las numerosas categorías que encontramos en la actualidad. Dentro del famoso segmento de los monovolúmenes -donde hace unos 20 años los Chrysler Voyager y Renault Espace, que fueron los pioneros, campaban a sus anchas- hoy existen multitud de subcategorías. Los monovolúmenes compactos (Citroen Xsara Picasso, Renault Megane Scenic, Opel Zafira…) triunfaron rápidamente, y tampoco les fue mal a los minimonovolúmnes (Hyundai Atos, Daewoo –hoy ya Chevrolet- Matiz, Opel Agila…). Pero justo entre estos dos últimos grupos nombrados nació otro segmento intermedio, justo en el que se sitúa nuestro protagonista de hoy.
  El Honda Jazz –al que se le han efectuado una serie de mejoras hace sólo tres meses- es uno de esos vehículos urbanos con un habitáculo muy bien aprovechado que nos permite cargar un buen número de bultos sin que su manejabilidad en ciudad se comprometa. Mide sólo 3,83 metros, pero cuatro pasajeros pueden viajar cómodamente, y si lo que necesitamos es volumen de carga nos pueden caber hasta 1.323 litros. Es decir, un vehículo práctico y muy lógico.
La unidad probada en esta ocasión recurre a un motor de gasolina 1.4 I DSI de 83 cv; su nivel de acabados LS incluye de serie elementos como los airbags frontales y laterales así como climatizador y volante de cuero con mandos del radio-cd; y sale a la venta por un precio de 14.600 euros, una cantidad razonable, muy cercana a la de algunos rivales directos como el Fiat Idea o el Renault Modus, y significativamente más baja que la de otros vehículos de idéntico tamaño y similares motores, como los Audi A2 o Mercedes Clase A, ambos por un precio que ronda los 18.000 euros.
Enrique Marco, Autocity
19 de Enero de 2005

DISEÑO Y EQUIPAMIENTO

a fondo :: Honda Jazz 1.4 i DSI 2


Pocos cambios estéticos diferencian al nuevo Honda Jazz, el cual se vio retocado el pasado mes de octubre. En todo caso, junto a pequeños detalles en grupos ópticos y parrilla delantera, destacan los espejos retrovisores con intermitencias integradas, que le aportan un aire más lujoso y moderno.
El interior está muy bien resuelto, principalmente por su funcionalidad y aprovechamiento del espacio. Con 3,83 metros de largo, 1,67 metros de ancho y 1,52 metros de ancho, se ha logrado crear un habitáculo homologado para cinco plazas y un maletero de 353 litros (ampliable abatiendo los asientos a 1.323 litros). Como es lógico, tres adultos en la fila trasera irán algo apretados, pero dos pueden viajar cómodamente, al igual que los de las plazas delanteras.
El salpicadero es austero, pero no descuidado, ni mucho menos. Como suele ser norma en los vehículos japoneses, a la hora de diseñar el cuadro de mandos no se andan con florituras, pero en este caso se ha logrado un aspecto moderno y bonito, con agradables superficies granuladas (en volante y guantera), así como una acertada combinación de tonalidades oscuras y plateadas. El remate viene dado por la alegre y original iluminación de los relojes del cuadro, que además le hace de muy fácil lectura.
Existe un Honda Jazz (el 1.2 I DSI en acabado S) desde 10.900 euros. Eso sí, además de poseer un motor con 5 cv menos, el equipamiento de esta versión de acceso queda algo justo, mientras que el de la versión probada (14.600 euros) monta ya diversos elementos que lo convierten en un vehículo bastante completo, como el climatizador automático, los airbags laterales, el radio-cd con mandos en el volante, etc

CONDUCCION

a fondo :: Honda Jazz 1.4 i DSI 3


Al acceder al Honda Jazz nos encontramos con una postura de conducción cómoda, y cuyo volante y banqueta son regulables en altura, pudiendo adoptar tanto una posición más “tipo turismo” o “tipo monovolumen”. Arrancamos el motor y a ralentí prácticamente ni se percibe, ya que la finura de éste es ejemplar. Otra cosa es que pretendamos ejercer una conducción muy ágil, o rodar a velocidad alta en carretera, momento en el que al tener que subir de vueltas el pequeño propulsor japonés, sí que llega a nuestro oídos cierta rumorosidad mecánica.
Pero si nos seguimos fijando en lo que el Jazz ofrece en ciudad –su hábitat natural- es todo dulzura. La dirección es muy suave, y la caja de cambios manual de cinco velocidades se maneja con suma precisión, por lo que en conjunto podemos hablar de un coche cómodo y agradable de utilizar.
Su comportamiento prima el confort, por lo que calibra las suspensiones de forma tirando a blanda, pero por suerte no en exceso, ya que en caso de tomar una curva algo fuerte no se balancea demasiado. Además, en este caso, los asientos ayudan a mantener bien colocada la espalda, ya que ofrecen una buena sujeción lateral (algo no muy común en este tipo de vehículos).
Por prestaciones, lo correcto sería decir que son notables en ciudad y suficientes en carretera; eso sí, siempre con un consumo bajísimo, de los mejores del segmento, pues con 5,7 l/100 km como media (4,9 l/100 km en carretera y 6,9 l/100 km en ciudad) prácticamente no echaremos de menos un diesel en la gama Jazz.