Honda Civic Type R: Puro nervio

Diego Zotes15 mar 2007
Analizamos al detalle el excitante Civic Type R, que presume de un motor de 2.0 litros de altas revoluciones con 201 cv con el que es imposible ir despacio y que emite un bramido embriagador para quien lo escucha.
Puro nervio
Ya están disponibles en los concesionarios de la marca japonesa Honda, desde el comienzo de este mes de marzo, las versiones de 3 puertas del revolucionario Civic de octava generación, que ya en su versión de 5 puertas ha causado furor y lo sigue haciendo actualmente. Como ya os contábamos en Autocity recientemente, en la presentación internacional de los Civic de tres puertas Type S y la versión extremadamente deportiva Type R, esta carrocería muestra la verdadera interpretación de la deportividad de la marca, aplicando la más avanzada tecnología propia de los coches de competición de Honda.

a fondo :: Honda Civic Type R 1

Según los datos de las ventas de vehículos durante el año 2006, ha crecido notablemente la demanda de modelos compactos deportivos, principalmente de los que pasan los 180 cv de potencia, lo que es muy alentador para la creación de nuevos vehículos deportivos, en el que se enmarca el nuevo Civic Type R. Y en el marco de la presentación de los modelos de 3 puertas, en Autocity hemos querido analizar con detalle lo más innovador que presenta el nuevo Civic Type R. Con esta interpretacion de una “máquina del futuro” como es el Civic, Honda quiere competir directamente con los modelos más sensacionalistas de algunas marcas de la competencia, aunque con una orientación más premium del concepto, donde figuran entre otros el Volkswagen Golf GTI, el Ford Focus ST, el Toyota Corolla TTE, el nuevo Renault Megane R26, el nuevo Volvo C30 T5o el Seat León Cupra, todos ellos habitualmente con algo más de potencia final y con la característica fundamental del recurso al turbocompresor, cosa que no hace el Civic, que mantiene un propulsor atmosférico de altas revoluciones de tintes más racing. Como colofón, los precios del japonés se presentan muy competitivos, comenzando en los 25.500 euros para el Type R hasta los 28.500 euros del Type R Heritage, que ofrece deja en opción el navegador y la pintura metalizada.
La nueva versión Type R del Civic de 3 puertas combina como ningún otro modelo de la competencia la practicidad intrínseca del compacto de 5 puertas de Honda, perfectamente utilizable como coche para el uso diario, con el placer y la diversión de conducción que transmiten las versiones deportivas de la marca japonesa. Para el desarrollo de su chasis se ha tomado como base la carrocería del 5 puertas, que ya gozaba de una rigidez y manejabilidad perfectas para una conducción deportiva, y se le han realizado algunas modificaciones para que el comportamiento sea aún más ágil, gratificante y seguro. La imagen a primera vista es algo más fuerte y dinámica, presentando la misma silueta de cuña afilada, de valores aerodinámicos excelentes, con una agresividad palpable en cada centímetro de su carrocería. El parabrisas trasero es algo más bajo y anguloso, mostrando una gran belleza de coupé. Los aditamentos de diseño exterior que diferencian a esta versión radical son la llamativa nueva parrilla de color negro con rejilla deportiva de nido de abeja, donde resalta el nuevo logotipo de Honda en color rojo que también se puede observar sobre el portón trasero, unos nuevos paragolpes delanteros y traseros con faldones más amplios, las taloneras laterales, el paso de rueda trasero más ancho, las molduras laterales pintadas en color carrocería, el alerón ligeramente sobredimensionado y las llantas de aleación de 18 pulgadas. Además, las pinzas de freno están grabadas con el logotipo Type R, lo que demuestra claramente sus intenciones.

a fondo :: Honda Civic Type R 2

El interior del mantiene la practicidad del modelo de 5 puertas en lo que respecta al espacio para los pasajeros, que gracias al deposito plano bajo la carrocería permite una habitabilidad interior sorprendente con un espacio para la carga que puede alcanzar hasta los 1.352 litros, abatiendo los respaldos de los asientos de la segunda fila, en proporción 60/40. El espacio del maletero es de 485 litros, de los que 70 están ubicados en un doble fondo con tapa.
El salpicadero de esta versión ultradeportiva es común a la versión de 5 puertas, con la información del panel de instrumentos organizada en dos planos tridimensionales por orden importancia, la más relevante en la parte superior y la información secundaria tras el volante, donde se incluye el ordenador de viaje y destaca toda la iluminación de los indicadores en color rojo. La posición de conducción es ahora más cómoda respecto a la generación anterior, con un volante en posición más vertical ajustable en altura y profundidad, y un mayor espacio para las piernas, también para el acompañante. Combina con maestría elementos de orientación muy deportiva con otros orientados al lujo. El rojo predomina en todo el habitáculo, como en los cómodos y lujosos asientos de tejido mixto de alcántara negra con inserciones en tela roja, que sujetan el cuerpo como una cuna, las costuras en el volante de piel perforada y en la funda de la palanca de cambios también de piel o en los números indicadores de marchas sobre el pomo de aluminio. Una pequeña placa de aluminio frente al cambio con el número de serie de la unidad de Type R que conducimos transmite aún mayor exclusividad.
Esencia Type-R
Para el Type R se ha realizado un gran trabajo para evolucionar el motor ya existente en la anterior generación, el 2.0 litros i-VTEC que ahora entrega sólo un caballo más, alcanzando los 201 cv, pero con una entrega total de la potencia más arriba en el cuentavueltas y la del par motor desde una zona más baja, lo que garantiza una aceleración más vigorosa desde menor régimen y una mayor elasticidad. Los 201 cv los entrega a 7.800 rpm y el par motor de 193 Nm a 5.600 rpm, mientras que antes la potencia máxima se entregaba 400 rpm antes y la entrega del par era 200 rpm más arriba. Además, el 90% del par motor ya se entrega desde las 2.500 rpm y lo mantiene hasta las 5.600 rpm cuando entrega aún más, lo que nos da una idea de cómo ha aumentado el margen de utilización del motor. Además, el cambio de 6 velocidades ha mejorado en suavidad y rapidez, gracias a la acción de nuevos sincronizadores. Con todo esto, se ha incrementado notablemente el refinamiento de marcha y la capacidad de respuesta, gracias a un nuevo acelerador electrónico y al volante motor aligerado.

a fondo :: Honda Civic Type R 3

¿Y cómo se consiguen estas prestaciones con sólo un motor de 2.0 litros atmosférico? Pues el truco está en la tecnología i-VTEC propia de Honda, que combina dos avanzados sistemas de distribución, el VTEC, que gestiona electrónicamente la acción de las válvulas, y el VTC, un control variable de la distribución que adelanta o atrasa la apertura de la válvula de admisión alterando las fases del árbol de levas de admisión en función de la carga del motor. Los dos sistemas se complementan mejorando la carga de los cilindros y la eficacia de la combustión, controlados por la centralita del motor. El VTEC mantiene una apertura de válvulas más prolongada a altas revoluciones para que los gases puedan trabajar más. A bajas y medias revoluciones reduce el tiempo de apertura para que los gases de escape no vuelvan a los cilindros. Como consecuencia de este control se optimiza el flujo de gases para lograr la mejor potencia máxima, así como flexibilidad a bajo y medio régimen. La operación de elevación y larga duración a altas velocidades del motor se logra a través del bloqueo de los balancines que accionan cada pareja de válvulas de admisión y escape con un tercer balancín de gran elevación (uno en el lado de admisión y otro en el de escape) mediante un pasador de activación hidráulica.
El sistema VTC tiene en cuenta la carga del motor e implica a la unidad de control del motor variando la posición del árbol de levas de admisión respecto al de escape. A ralentí y a bajas revoluciones con carga ligera, la apertura de la válvula de admisión se retrasa para que la superposición sea mínima, generando así una fuerte turbulencia y, por tanto, una mezcla adecuada. Se reduce la recirculación de gases de escape, lo que a su vez estabiliza la combustión.
Las prestaciones con el motor actual en principio son exactas a la anterior generación, con una aceleración de 6,6 segundos para completar el 0 a 100 km/h y una velocidad máxima de 235 km/h, aunque gracias a las mejoras internas del propulsor el nuevo Type R ofrece mucho mejor tacto y más respuesta al acelerador. Se han acortado ligeramente los desarrollos del cambio, para compensar el sobrepeso que ha ganado la nueva versión, alcanzando casi los 1.300 kilos.
El chasis recogido del modelo de 5 puertas mantiene el reconocido sistema McPherson en el eje delantero con un ligeramente mayor avance de dirección, para reaccionar de forma más directa. En conjunto ofrece una rigidez máxima gracias al sistema de construcción de carrocería ACE, que se caracteriza por ofrecer una estructura delantera poligonal para la absorción de energías y la incorporación de varios refuerzos en zonas clave como las traviesas inferiores bajo el motor, frente al depósito de combustible y sobre la suspensión trasera, lo que reduce notablemente las vibraciones que se emite la carrocería y aumenta su rigidez. En este eje trasero se ha optado por una suspensión independiente en las ruedas y los muelles en una barra de torsión, lo que parece anticuado, pero en la práctica da muy buen resultado, con una trasera aplomada que además, se ha ensanchado en 20 mm, que sigue fielmente las órdenes del tren delantero. La dirección de asistencia eléctrica EPS se ha optimizado para conseguir una respuesta inmediata además de generar un tacto muy deportivo.
Para el Type R se han desarrollado un conjunto de suspensión especial más rígido y se ha rebajado en 15 mm en altura para localizar el punto de gravedad más bajo y aumentar la estabilidad en curva. Con las llantas de aleación de 18 pulgadas y neumáticos 225/40, ofrece una conducción mucho más refinada que en la anterior versión. Esas llantas son capaces de albergar fácilmente discos de freno de gran diámetro, con 300 mm en el eje delantero y de 260 mm en el trasero.
Entre el equipamiento de serie del Type R no faltan elementos de seguridad como el ABS con distribución electrónica de la frenada EBD, el asistente a la frenada y el control de estabilidad y tracción de Honda VSA de tarado deportivo y desconectable, que ayuda al conductor a mantener el control en curvas, aceleración y maniobras bruscas.