Hamann Flash Evo M: Interior exclusivo y deportividad extrema para el X5 M

a fondo Hamann Flash Evo M 1
David Ordás23 nov 2010
El BMW X5 M ya es, de origen, un SUV apasionante, que tras pasar por las manos del preparador alemán Hamann, refuerza su ADN deportivo a la vez que se le dota de un exterior con personalidad y un interior verdaderamente único.
Interior exclusivo y deportividad extrema para el X5 M
Mejorar un SUV como el X5 M, que contando con un peso en vacío de 2380 kilogramos, consigue acelerar de 0 a 100 en solo 4,7 segundos, gracias a su motor V8 de 555 cv, y todo ello haciendo gala de un comportamiento y un aspecto marcadamente deportivo, no es tarea fácil. Pero el preparador alemán Hamann lleva desde 1986 convirtiendo los BMWs más rápidos en coches aún más exclusivos y dinámicos, y no ha querido perder la oportunidad de sorprendernos con el HAMANN Flash Evo M, el SUV deportivo sin concesiones.

De la mecánica al interior

Los potenciales clientes de este modelo, no se conforman con una preparación mecánica al uso, y por eso en una primera etapa de tuning mecánico, centrada en la electrónica, se ha reprogramado la ECU para aumentar la potencia hasta los 620 CV, y eliminar la limitación de velocidad máxima de 250km/h. Esto sería más que suficiente incluso para los conductores más exigentes, pero los ingenieros de Hamann han dispuesto una segunda fase en la que gracias al kit HM 670, que consta entre otros elementos de un nuevo sistema de escape completo, se consigue aumentar el par máximo hasta los 950 Nm, y conseguir un pico de potencia de 670 cv.
De buenas a primeras, nos encontramos ante un vehículo de casi dos toneladas y media en orden de marcha, capaz de alcanzar los 300 km/h. Con el fin de garantizar la seguridad y conseguir un comportamiento más deportivo, la suspensión y los frenos han sido mejorados. Ahora el X5 Flash Evo M cuenta con muelles progresivos más cortos y con discos de frenado de 405 mm para el eje delantero, y 340 mm para el trasero, mordidos por unas enormes pinzas de 6 y 4 pistones respectivamente.
Todo este potencial tiene su reflejo en el exterior, donde destacan las llantas de 23 pulgadas Design unique forged anodized, que han sido forjadas con una nueva técnica con la que se consigue un peso muy ligero, a la par de una resistencia más alta. El resto de elementos que forman el Flash Evo M-Bodykit, fabricados en fibra de carbono, le otorgan no solo una presencia poderosa, sino una mejora dinámica real, pues en su diseño se ha tenido en cuenta la eficiencia y el apoyo aerodinámico.
Si la mecánica es potente, y el exterior rebosa personalidad, el interior no podía ser menos, y es ahí donde los chicos de Hamann han echado el resto. Pocas cosas han quedado en el interior sin ser personalizadas, desde el volante con airbag, hasta el cuenta kilómetros, pasando por los tapizados bicolor en cuero y alcántara, todo rezuma exclusividad en este SUV tan apasionante.