Giro 'sorpresivo' de la excavadora causó accidente de Castuera, según G.Civil:

Giro 'sorpresivo' de la excavadora causó accidente de Castuera, según G.Civil 1
Agencia EFE08 jul 2014
Una maniobra 'sorpresiva' de la máquina excavadora al girar a la izquierda y cambiar de carril es la 'causa principal o eficiente' del accidente ocurrido el pasado 8 de mayo en Castuera en el que murieron cinco chicos de Monterrubio de la Serena, según un informe de la Guardia Civil.

Este estudio técnico -al que ha tenido acceso Efe- concluye que cuando el microbús se encontraba adelantando a la excavadora por el carril izquierdo el conductor de la máquina no respetó la prioridad del autobús y giró a la izquierda de forma totalmente sorpresiva, lo que provocó el accidente.

El informe no hace mención concreta al uso o no del intermitente, aunque apunta que el conductor de la retroexcavadora 'no alertó del propósito para iniciar su cambio de dirección, como tampoco pudo comprobar su viabilidad'.

La excavadora circulaba por su carril y su conductor inició la maniobra de cambio de dirección hacia la izquierda, introduciendo la pala cargadora frontal como parte más adelantada en el carril que estaba siendo utilizado previamente por el microbús.

Según el informe de los agentes, el conductor del microbús percibió la circulación de la excavadora y, al tiempo que se aproximaba a ella, aminoró la velocidad. Sin embargo, cuando se encontraba a cierta distancia inició el adelantamiento.

En este contexto -dice el informe- se deduce que nada le hacía predecir al conductor del microbús que el conductor de la máquina fuera a desarrollar la maniobra de cambio de dirección hacia la izquierda y cambiar de carril.

La Guardia Civil llega a esas conclusiones tras el estudio de las huellas que se produjeron en el instante del siniestro y de la situación de los daños.

El mencionado informe atribuye además al conductor de la retroexcavadora diversas infracciones del reglamento de circulación, como la ingestión de sustancias estupefacientes o circular sin estar provisto de dispositivos de alumbrado y señalización óptica obligatorios.

La retroexcavadora también carecía de espejos retrovisores, no utilizaba la señalización luminosa de circulación por una vía de uso público a una velocidad que no supere los 40 km/h, ni llevaba instalada la señal correspondiente a limitación de velocidad a 40 ó vehículo lento.

Tampoco había pasado la inspección técnica periódica en el plazo debido, siendo su matriculación en julio de 2005 y la fecha de vigencia de la inspección de julio de 2009.

Por otra parte, fuentes del caso han informado a Efe que la juez instructora ha encargado al Instituto de Toxicología de Madrid un nuevo informe sobre la ingesta de sustancias estupefacientes por parte del conductor de la excavadora.