Generalitat recupera la zona 80 km por hora en los accesos a Barcelona por la polución:

Agencia EFE04 oct 2011
El Servicio Catalán de Tráfico implantará el sistema de velocidad variable de forma progresiva hasta el 2014 en todos los accesos a Barcelona y, ante la actual contaminación, ha recuperado desde este mediodía y hasta el viernes el área de limitación de velocidad a 80 km/h en las entradas a la ciudad.

El director del Servicio Catalán de Tráfico, Joan Aregio, ha explicado hoy en rueda de prensa en Barcelona la extensión del sistema de velocidad variable a todas las vías de acceso a Barcelona, dado el buen resultado que ha dado en la C-31 entre Castelldefels y l"Hospitalet de Llobregat y en la C-32, entre Castelldefels y el nudo del Llobregat.

Aregio ha informado así que desde este mediodía y hasta al menos el próximo viernes se activará la reducción de velocidad a 80 km/h en la mayor parte de la zona donde se aplica normalmente la velocidad variable, debido al potente anticiclón que afecta estos últimos días a varias zonas de Cataluña y, especialmente, a la ciudad de Barcelona.

Así pues, los conductores deberán reducir la velocidad a 80 kilómetros por hora si no quieren ser multados a partir de hoy mismo y hasta el próximo viernes, cuando se espera que el anticiclón se vaya diluyendo.

Aregio ha apelado al "sentido de responsabilidad" de los ciudadanos para que colaboren reduciendo la velocidad, y que sólo será una recomendación y, por tanto, no obligatoria en aquellas zonas de vías en las que no se aplica la velocidad variable.

Según ha anunciado, este sistema de control dinámico de la velocidad que actualmente se aplica a las autopistas C-31 y C-32, se extenderá a partir de este mismo año a la B-23 y AP-2, entre Barcelona y Molins de Rei (Barcelona).

El próximo año 2012 se implantará en la B-20, entre las ciudades de Santa Coloma de Gramenet y Tiana; el siguiente, a la C-31, en el tramo entre Sant Adrià del Besòs y Badalona; y el 2014, a la A-2, entre Cornellà de Llobregat y Sant Vicenç dels Horts, lo que supondrá un gasto de 4,6 millones de euros en señales y equipamientos diversos.

Con la velocidad variable se busca reducir y minimizar las congestiones de vehículos y también las paradas y arrancadas de los coches durante el trayecto, favoreciendo una conducción más eficiente, ha recordado el director del SCT.

Aregio ha hecho un balance de los seis meses de funcionamiento del nuevo escenario de velocidades y la supresión de la zona 80 comparando diversos datos relacionados con el tráfico de las entradas y salidas de Barcelona, y en el que se concluye que, por lo que se refiere a movilidad, entre marzo y agosto de este año se ha producido un descenso del 2%, un porcentaje que se acentúa los días festivos (-3%).

Así, la media de intensidad diaria entre marzo y agosto de 2010 fue de 920.234 vehículos, una cifra que ha descendido a 901.597 en los mismos meses de este año.

En cuanto a las velocidades medias, se ha detectado un aumento del 6% desde que se suprimió la zona 80, al pasar de 77 km/h en 2010 a 82 km/h este año, y las congestiones de tráfico han bajado también en un 31,2%, según los datos de Tráfico de la Generalitat, que relaciona este descenso con la menor movilidad.

Los accidentes de tráfico han sido prácticamente los mismos: si en 2010 se produjeron 21, con dos personas fallecidas y 19 heridas graves, este año ha habido 22 sucesos, con tres víctimas mortales y 19 heridos graves.

La única nota negativa han sido las sanciones impuestas, que entre marzo y agosto han aumentado un 45%, un incremento que ya se registró los dos primeros meses (enero y febrero) tras la eliminación del límite de velocidad de 80 kilómetros por hora.