Gemballa Tornado: El Porsche Cayenne a otro nivel

a fondo Gemballa Tornado 1
David Ordás21 ene 2011
Gemballa celebra el 30 aniversario de la marca con la presentación de una atrevida preparación sobre el Porsche Cayenne 958, aligerado a base de fibra de carbono, ensanchado y vitaminado para producir hasta 700 cv de potencia.
El Cayenne a otro nivel
Hablar de Gemballa es hablar de preparaciones realmente radicales, tanto en lo estético como en lo mecánico, basadas en los modelos más deportivos de la gama de Porsche. El hecho de haber puesto su objetivo en el nuevo Porsche Cayenne 958, para celebrar su 30 aniversario, representa todo un desafío para una marca que no puede conformarse con sacar al mercado una tímida preparación, sino que tiene el compromiso de crear auténticos deportivos.

Aligerar un Cayenne

Cuando se parte de un modelo que supera las 2 toneladas de peso, reducirlo es la manera más segura de mejorar sus prestaciones y comportamiento. El nuevo director de Gemballa, Andreas Schwarz, tiene claro que la fibra de carbono es un material que no solo debe utilizarse con fines decorativos, como se hace en muchos kits tuning, sino que hay que aprovechar las cualidades de resistencia y ligereza que el nuevo material aporta. Por eso, con el fin de aligerar un coche pesado como el Cayenne, y dispuestos a poner toda la carne en el asador, los chicos de Gemballa han sustituido una gran cantidad de partes metálicas del coche, por paneles de fibra de carbono.
Así, casi todos los paneles de acero de la carrocería han sido sustituidos por los equivalentes en fibra de carbono y tanto en el techo y portón traseros, como en el capó, aletas delanteras, estribos laterales, paragolpes, y hasta las puertas, que han sido fabricadas íntegramente en carbono, consiguen un ahorro total de 70 kg en comparación con el peso original. Todo ello sin modificar ningún elemento de seguridad y manteniendo la protección de las puertas, que pese a ser sustituidas por unas nuevas de fibra de carbono, conservan las barras de acero internas para proteger de los impactos laterales, así como los elevalunas eléctricos y el mecanismo del cierre centralizado.

Y modificarlo hasta el extremo

Las nuevas aletas en fibra de carbono son más musculosas que las originales, aumentando el ancho del vehículo hasta los 2,05 metros, y habilitando unos pasos de rueda más grandes capaces de albergar las llantas Gemballa de 22 pulgadas. Calzadas con neumáticos 295/35 ZR22 en el eje delantero y 335/30 ZR22 en el trasero, dejan entrever el poderoso sistema de frenos desarrollado por Brembo, con discos ventilados de 420 y 405mm, y pinzas de freno de 6 y 4 pistones respectivamente.
Esta claro que un coche que se aligera, va a tener mayor capacidad de aceleración y la menor masa redundará en menores inercias y mayor capacidad de frenado, pero si a esto le añadimos además no solo el sistema de frenos Brembo, sino una potenciación mecánica de primer nivel, el coche realmente se transforma. Eso es lo que ocurre cuando el motor V8 turbo del Cayenne pasa por las manos de los ingenieros de Gemballa, que ofrecen dos kits de potencia. El primero, denominado Stage 1, deja la potencia final en 580cv, 80 más que de origen, mientras que el segundo programa, denominado stage 2, deja la potencia en unos impresionantes 700 cv, con un incremento del par del 30%, que lo deja en una cifra cercana a los 1000 Nm.

a fondo Gemballa Tornado 2

Si os gusta esta preparación tan especial, deberéis de daros prisa, pues solo se van a fabricar 30 unidades numeradas, lo que hará del Gemballa Tornado un coche más que exclusivo.