Gama Chevrolet 2013: Ligeros cambios para Frankfurt

gamachevroletfrankfurtga_873452144b1a3c2186345a91a.jpg
Raúl Toledano13 ago 2013
Frankfurt continúa calentando motores a falta de un mes para que arranque el salón más importante de lo que queda de curso. Allí, Chevrolet, ante el desembarco masivo de marcas, estará presente con ligeros cambios en equipamientos, motores y ediciones especiales que afectarán a todos los vehículos de su gama.
Sin conceptos que avancen futuros modelos ni siquiera con restyling o actualizaciones profundas de algunos de sus turismos, la marca americana Chevrolet aterrizará en el Salón de Frankfurt 2013 (entre el 12 y 22 de septiembre) con pequeños ajustes en la totalidad de sus modelos para reforzar la competitividad de éstos en Europa, donde la marca sigue expandiéndose como una alternativa con una altísima relación calidad/precio en el competido mercado europeo. En Frankfurt, el segundo salón en importancia tras Ginebra en lo que al Viejo Continente se refiere, Chevrolet busca reforzar la posición de los modelos que mejor le están funcionando (Cruze, Aveo, Spark y Orlando) y relanzar a otros que apenas tienen presencia, bien sea por su reciente lanzamiento (Trax) o bien por su escasa repercusión comercial (Malibu).
LOS MÁS PEQUEÑOS DE LA CASA
El pequeño urbano de cinco puertas de la marca, el Spark, contará con una edición especial denominada Spark Bubble (que no estará disponible en todos los mercados europeos) y destaca por el exclusivo color cielo de su carrocería y aditamentos en forma de divertidos vinilos como burbujas blancas o rosas, en perfecta combinación con los acabados e instrumentalización de su interior. Además, los paragolpes son nuevos, así como las molduras laterales o unas llantas de aleación de 15 pulgadas en color blanco. En materia de equipamientos, a nivel de entretenimiento destaca la nueva radio con conexión bluetooth y a nivel de seguridad la incorporación de serie del control electrónico de estabilidad (ESP). Su hermano mayor, el Aveo, contará con cambios exteriores (intermitencia de LED en los retrovisores exteriores) e interiores en el apartado de equipamientos (disponibilidad de la cámara de visión trasera).

gamachevroletfrankfurtap_3cf6aeb39fa6fa9014ad818f1.jpg

GAMA MEDIA
En el Chevrolet Cruze, el compacto de la casa americana que presume de polivalencia con sus tres carrocerías (5p, sedán y familiar), destaca la unificación de motorizaciones para todas ellas, es decir, que cualquiera de esos tres cuerpos pueden combinarse con las mecánicas disponibles en la gama, esto es, en gasolina los 1.4 de 100 cv, 1.6 de 125 cv, 1.4 turbo de 140 cv y 1,8 de 141 cv, y en diésel, los 1.7 con 110 o 130 cv y un 2.0 con 160 cv. A nivel de equipamientos, la noticia más destacada es la optimización del sistema MyLink, con navegación y cámara de visión trasera, y el sistema de alerta de ángulo muerto. Ambos equipamientos también serán novedad en el monvolumen de siete plazas de Chevrolet, el Orlando, que además añade en las versiones full equipe el asistente que detecta huecos paralelos de aparcamiento a velocidades bajas y da al conductor instrucciones para maniobrar o las butacas calefactadas en la segunda fila de asientos. Además, el Orlando combinará el motor 1.4 turbo gasolina con la transmisión automática de seis velocidades (antes, únicamente manual).En el Orlando se añade un asistente que detecta huecos paralelos de aparcamiento a velocidades bajas
LOS MÁS EXÓTICOS
Por último toca hablar de dos modelos que pueden pasar más desapercibidos para el cliente: Trax y Malibu. En el primer caso por su reciente comercialización; en el segundo, porque está pasando muy de puntillas hasta el momento. En uno y otro caso, Chevrolet trata de relanzar sus ventas a partir de modificaciones mecánicas, en el pequeño SUV Trax asociando por primera vez al motor 1.4 gasolina turbo con la tracción simple (será en otoño); y en el caso del Malibu, la gran berlina (4,86 metros de longitud) gemela del Opel Insignia, con una versión actualizada del bloque turbodiésel de 2.0 litros, que con el cambio manual de seis velocidades y el sistema Start/Stop de serie, ofrece un consumo homologado de 4.7 l/ 100 km en ciclo combinado (125 g/km de emisiones de CO2), cuatro décimas menos que antes.
El Malibu presenta una evolución de su motor diésel 2.0 de 160 cv, ahora con un consumo por debajo de los cinco litros