Francia renuncia a obligar a llevar un alcoholímetro en el coche:

Francia renuncia a obligar a llevar un alcoholímetro en el coche 1
Agencia EFE15 feb 2013
El ministro francés de Interior, Manuel Valls, anunció el abandono de los planes del anterior Gobierno para imponer la obligación de llevar un alcoholímetro en el coche bajo amenaza de multa, porque considera que eso no ayudaría a combatir el alcohol al volante.

Valls, en una entrevista publicada hoy por 'Le Parisien', señaló que el alcohol es responsable del 31 % de las muertes en accidentes de carretera en Francia, pero 'nadie puede creer que se reduzca esa cifra multando' a los automovilistas que no lleven un alcoholímetro.

El dispositivo sancionador, que preveía multas de once euros, fue aplazado en su aplicación primero ante los problemas de aprovisionamiento por las decenas de millones de unidades necesarios, pero también por las dudas sobre la fiabilidad de algunos modelos, puestos en evidencia por diversos estudios.

El ministro dijo no obstante que habrá 'continuidad' en las políticas para reducir la siniestralidad vial que puso en marcha en 2002 el entonces presidente francés, Jacques Chirac, y que han seguido sus sucesores, Nicolas Sarkozy y François Hollande.

Pese a la reducción del número de muertos, Valls consideró que los 4.000 anuales actualmente 'son todavía demasiados' y se marcó como objetivo reducirlos a 2.000 en el horizonte de 2020.

Por eso dijo que se opone a la propuesta de un diputado de la oposición conservadora para dejar de retirar puntos del carné por pequeños excesos de velocidad.

En cuanto a los radares para controlar la velocidad, se pronunció contra los llamados 'pedagógicos', que indican al conductor la velocidad a la que circula, pero sin multar, con el argumento de que son muy caros (6.500 euros cada uno).

Valls anunció, a ese respecto, que se volverá a indicar con señales la presencia de radares fijos, algo que se hará 'progresivamente' en dos o tres años.