Ford S-Max: El espacio más deportivo

Mikel Elorza31 may 2006
Ford nos presenta el primer modelo que nace de su filosofía "Kinetic Design": el S-Max. Un vehículo con prestaciones de berlina deportiva y habitabilidad de monovolúmen.
Ford nos presenta el primer modelo que nace de su nueva filosofía Kinetic Design" (energía en movimiento): el S-Max. Un vehículo con prestaciones de berlina deportiva y habitabilidad de monovolúmen. El S-Max es capaz de transportar hasta siete pasajeros sin renunciar a su espíritu deportivo. Dos diesel y dos gasolina son las mecánicas disponibles con un tope de gama 2.5 turbo que desarrolla 225 cv.

a fondo :: Ford S-Max 1

Una estética deportiva y unos interiores flexibles e innovadores convierten al S-Max en un vehículo moderno y con proyección de futuro. Su producción se llevará a cabo en la planta que Ford tiene en Genk (Bélgica) y competirá directamente con la Renault Grand Scenic, Mitsubishi Grandis, Mazda 5, Opel Meriva o Toyota Corolla Verso.
Los responsables de la marca nos aseguraron que el Galaxy convivirá con el S-Max - de hecho no tendría sentido el reciente restailing que ha experimentado el monovolumen de siete plazas Ambos comparten elementos de diseño, tecnológicos y en materia de seguridad. El S-Max no es un monovolumen propiamente dicho y es que su imagen atlética y sus prestaciones deportivas lo convierten en una opción muy atractiva para cualquier cliente que se acerque a un concesionario de Ford.
La gama de motores disponibles la conforma un 1.8 TDCi de 125 cv y un 2.0 TDCi de 140 cv en diesel. En gasolina se oferta el 2.0 de 145 cv y el tope de gama: un 2.5 turbo de 5 cilindros que desarrolla 220 cv. Dos niveles de acabado Trend y Titanium y hasta 40 opciones de equipamiento con seis packs diferentes completan la oferta de Ford para el S-Max.
El Ford S-Max estrena el lenguaje Kinetic Design" que expresa energía en movimiento y que los diseñadores de la marca quieren imponer en el resto de sus modelos. Esta filosofía estética tiene su punto de partida en el Iosis Concept que Ford presentó en Frankfurt en el año 2005 y que sigue llamando la atención a los que tienen la oportunidad de contemplarlo, como es el caso de los que se han acercado al Salón del Automóvil de Madrid.

a fondo :: Ford S-Max 2

El S-Max no sólo comparte plataforma con el Dosis, sino también una imagen atlética y moderna que se traduce en un minucioso cuidado en reducir el espacio entre los paneles y en marcar las líneas principales que lo visten.
Visto de frente, la estrecha parrilla superior que enmarca el capó en forma de cuña se encara con un trapezoide invertido en el que resalta una gran entrada de aire que le aporta agresividad. Unos prominentes grupos ópticos triangulares, así como la situación centrada y por encima del parachoques delantero de las luces antinieblas, le otorgan un carácter juvenil y deportivo. Las branquias que luce en la parrilla inferior hacen sólo eso: lucir y carecen de propiedades refrigerantes. Estas branquias estéticas también las incorpora en los amplios pasos de rueda, desde cuyo vértice superior nace una línea de hombros muy marcada.
La trasera no da la sensación cuadrada a la que nos tiene acostumbrados los tradicionales monovolúmenes. El S-Max es diseño en movimiento, es dinamismo, y para ello reduce el tamaño del cristal posterior y utiliza unos pilotos envolventes. Dinamismo que manifiestan la línea arqueada del techo que se funde con el capó y la línea ascendente de la ventanilla trasera en forma de boomerang.
El techo es de cristal panorámico y pese a no reducir la temperatura de los rayos solares, si filtra las radiaciones ultravioleta. La antena de la radio va incorporada en el interior del vehículo y la pequeña aleta que corona la trasera del techo corresponde al navegador.
Habitabilidad y confort
El puesto de conducción es envolvente y el conductor accede fácilmente a todos los mandos de la atractiva consola central, que en forma de tobogán fluye desde la parte superior del salpicadero hasta el apoyabrazos central. Esto unido al asiento deportivo ajustable electrónicamente en 8 formas diferentes y apto para todas las tallas, así como al tacto correcto del volante forrado en cuero y los pedales, asegura una conducción agradable del S-Max.

a fondo :: Ford S-Max 3

El volante es regulable en altura y profundidad, permitiendo una posición vertical para no restarle deportividad, gracias a sus 28 grados de inclinación. También incluye el sistema HMI (Human Machine Interface) con dos mandos integrados que permiten acceder a los sistemas de radio, navegación, teléfono móvil o Control Activo de Crucero (sistema que mantiene electrónicamente la distancia deseada con el vehículo que nos precede) sin necesidad de soltar las manos del volante y facilitando la lectura en el panel de instrumentos, que sustituye el tradicional color verde de las luces de Ford por un elegante tono rojizo. Otro mando a destacar es el freno de mano que simula las palancas usadas en el puente de mando de un barco. Existe un freno de mano eléctrico como opción por 200 euros.
El nivel de confort es elevado por la correcta calidad visual y el cuidado empleo de los materiales: plásticos, cueros y metales pulidos. El doble sellado de las puertas logra un sobresaliente aislamiento acústico y los hasta 26 compartimentos guardaobjetos facilitan la vida a bordo.
Espacio y versatilidad

El S-Max ha crecido con respecto a su predecesor y sus generosas dimensiones (1.658 mm de altura, 4.768 mm de largo y 1.854 mm de ancho) lo dotan de una habitabilidad envidiable. A esta sensación de espacio hay que sumarle la versatilidad que ofrece la modularidad de sus tres filas de asientos la tercera opcional por 750 euros con hasta 32 combinaciones posibles.El maletero también es más grande y crece un 21 %, alcanzando los 285 litros de capacidad. Pero el volumen de carga no es un problema en la S-Max, ya que con todos los asientos plegados asciende hasta los 2.000 litros de capacidad, o lo que es lo mismo 2 metros de largo por 1,5 de ancho. Hay diversos puntos de anclaje en el suelo y en los laterales para la sujeción de grandes objetos, como dos bicicletas. En la versión de serie de 5 plazas el piso del maletero es corredero, quedando la opción de sustituirlo no sólo por una tercera fila de asientos, sino por un suelo de carga deslizable por 400 euros.
El S-Max estrenará junto al Galaxy un sistema de suspensión activa denominado Control Interactivo de la Dinámica del Vehículo IVDC - que permite escoger entre tres sistemas de reglajes: Sport, Normal o Confort. El IVDC incluye control continua de la amortiguación - CCD - - regula la inclinación y el balanceo del vehículo y asistente para arrancada en pendiente HLA - que acciona los frenos para evitar que el vehículo retroceda cuando iniciamos la marcha en pendiente.
Seguridad
En el capítulo de la seguridad el S-Max cuenta en su currículum con las 5 estrellas del test de seguridad EroNcap. Para conseguirlo al ABS, el EBD y un mejorado ESP, hay que sumarle un total de siete airbags (incluye uno de rodillas para el conductor), avanzados sistemas de iluminación y de control de presión de los neumáticos antipinchazos - TPMS - .

a fondo :: Ford S-Max 4

Además, el control adaptativo de la velocidad de crucero ACC - mantiene una velocidad predeterminada y hace que el vehículo decelere automáticamente para mantener una distancia de seguridad al detectar otro en su mismo carril y vuelve a acelerar cuando el camino está libre.
El ACC coopera con la Alerta Frontal - FA - que advierte al conductor mediante señales acústicas y visuales cuando nos aproximamos peligrosamente al vehículo que nos precede. Del mismo modo, la FA prepara los frenos para mejorar la entrada en juego de la asistencia electrónica de frenada.
Motores y equipamiento
El nuevo S-Max está disponible con cuatro mecánicas diferentes: dos diesel y dos gasolina. El motor de acceso a la gama es un Duratorq TDCi 1.8 de 125 cv. Existe la opción de 2 litros en diesel y gasolina: un Duratec HE 2.0 de 145 cv y un Duratorq TDCi 2.0 de 140 cv.

a fondo :: Ford S-Max 5

La unidad
Todas las mecánicas trabajan con una caja de cambios manual de seis relaciones, salvo el 2.0 de 145 cv que monta una de cinco velocidades. El S-Max está disponible en dos niveles de acabados: Trend y Titanium. El nivel de entrada ofrece climatizador y radio CD de serie. Equipamiento que completa con radio multiCD, sensor de lluvia y llantas de aleación de 17 pulgadas de 5 radios la versión Titanium. Se puede encargar con el Sistema de Faros Adaptables AFLS por 425 - que giran de acuerdo con el ángulo de dirección.
Existe la opción de un sistema de iluminación frontal adapatable bi-xenón - 850 -que incluye unas luces estáticas adicionales para las curvas, nivelación automática de los faros y surtidores lavafaros. Ford ofrece hasta cuarenta opciones diferentes de equipamiento y seis paquetes para personalizar al detalle el S-Max.