Ford GT 2016: Vuelve el sueño americano

fordgtportada_eb8e82f9983c188b1cc05433c.jpg
Raúl Toledano14 ene 2015
Sin motor V8, y sí con un V6 doble turbo Ecoboost, la vuelta del Ford GT edición 2016 -listo para Europa en 2017- tiene detrás a la división Ford Performance, que es mucho decir, porque supone un salto tecnológico respecto al clásico GT debido a la elevada carga aerodinámica y la utilización de fibra de carbono.
Ford confirma la reedición del GT, icono histórico para Ford y que ahora, apoyado en el rendimiento de los motores Ecoboost, la aerodinámica más avanzada y el empleo de la fibra de carbono, entra de lleno en el segmento de los deportivos más radicales del planeta. O mejor dicho, entrará. Porque hasta 2017 no empezará a rodar por las carreteras de todo el mundo, una vez que a finales de 2016 se inicie su producción. El GT es uno de los modelos del catálogo Ford Performance, la división deportiva de la marca que para los próximos años pondrá en el mercado más de 12 nuevos vehículos de altas prestaciones como el Focus RS, el Mustang, el F-150 Raptor, el Shelby GT350 o el GT350R.Desarrollado por Ford Performance
El Ford GT de nueva generación retoma los patrones deportivos de sus antecesores y aplica las formulas tecnologías más modernas que lo impulsan por encima de los 600 cv de potencia (no se concreta más). Aunque para ello tenga que abandonar el sagrado motor V8 y apostar por un bloque Ecoboost más pequeño de seis cilindros en "V" y 3.5 litros de cilindra, de inyección directa y sobrealimentación twin-turbo, y según la marca que deriva directamente de la competición, del Ford Daytona Prototype de las IMSA.Adiós al V8, que rendía 558 cv
Con tracción a las ruedas traseras y un cambio automático de doble embrague y siete velocidades gestionado por levas tras el volante (el GT 2004 se conformaba con una caja manual de seis), uno de los puntos fuertes del GT 2016 será la aerodinámica y un alerón trasero activo que varía su inclinación bien para incrementar su adherencia en curva o bien para ofrecer menos resistencia al avance. Por supuesto cada superficie del GT ha sido diseñada para dirigir el flujo de aire.

fordgtapoyo_9f2c7ecdf3bfa661e22113d3b.jpg

La evolución técnica del biplaza norteamericano continúa por la senda de la competición, con elementos poco comunes, incluso en estos segmentos tan exclusivos. Y es que el chasis, fabricado en fibra de carbono (como otras zonas de la carrocería), está montado sobre una barra de torsión de tipo competición y una suspensión con brazos transversales con altura ajustable, siendo los subchasis delantero y trasero de aluminio. Por su parte, las llantas de 20 pulgadas cuentan con neumáticos Michelin Pilot Super Sport Cup 2 y unos discos de freno cerámicos.Paneles de la carrocería y el chasis, realizados en fibra de carbono
En el interior, como en los coches de competición, el asiento es fijo, siendo ajustables los pedales y la columna de dirección. El volante sigue una línea de Fórmula 1, integrando todos los controles de conducción necesarios para crear una columna de dirección que permite un acceso directo a las levas del cambio. Un panel de instrumentos totalmente digital y configurable ofrece una gran cantidad de datos al conductor, pudiéndose configurar para múltiples entornos y modos de conducción.

apoyo_ae4248fd1af82ab99c2602543.jpg