Ford Galaxy 2.0 TDCi: Un auténtico Ford

Raúl de San Antonio15 dic 2006
El relevo generacional de Ford llega, también, a su modelo más familiar que destaca por su "diseño en movimiento", y el Fold Flat System que admite 32 combinaciones distintas para sus 7 plazas.
El relevo generacional de Ford llega, también, a su modelo más familiar aportando toques característicos del denominado Kinetic Design -nueva estrategia de diseño con la que la marca del óvalo pretende revolucionar toda su gama-. La deportividad y la limpieza son los pilares básicos de este nuevo concepto que forma la base del futuro de la marca americana en Europa.

a fondo :: Ford Galaxy 2.0 TDCi 1

El cambio protagonizado por el monovolumen Galaxy es increible y nada tiene que ver con el modelo al que sustituye, cuya plataforma compartía con el Seat Alhambra y el Volkswagen Sharan. Esta puesta al día lo convierte en referencia para los rivales del segmento, con modelos de renombre como el Chrysler Voyager o el Renault Espace -pioneros de este tipo de carrocerías-, y otros que se apuntaron al carro de la familia numerosa, como los primos Fiat Ulysse, Lancia Phedra, Peugeot 807 y Citroën C8 que comparten plataforma y diseño de realización, variando detalles concretos de cada marca.
Su aspecto es más dinámico y, sobre todo, atractivo gracias al conocido diseño en movimiento que comparte con el otro monovolumen deportivo de la marca, S-Max, y en el que destacan líneas rectas y angulosas en contraposición al diseño redondeado de su antecesor. Además el monovolumen americano ha ganado elegancia con la incorporación de las llantas de aluminio de 16 pulgadas y los nuevos retrovisores con intermitentes, entre otros elementos.
Dentro, llama la atención el espacio que ofrece su habitáculo y la luminosidad del techo panorámico que se extiende longitudinalmente hasta la segunda fila de asientos. Además los múltiples huecos portaobjetos distribuidos por el habitáculo permiten llevar todo bien atado. El diseño del salpicadero con una moderna consola central merece una mención especial por la calidad de los materiales empleados, y su combinación con acabados en madera y aluminio.1Nombre: FORD GALAXY 2.0 TDCIMotor: 4 lin. / 1.997 TurboPotencia máx.: 140 cvPar máx.: 340 Nm a 2.000 rpmCombustible: Diesel "common rail" Tracción/cambio: Del. / Manual 6 vel. Frenos: Discos vent. / Discos Neumáticos: 215/60 R16 Carrocería: 5 puertasLarg-Anch-Alt: 4.820 - 1.884 - 1.764 Peso en vacio: 1.799 kgMaletero: 435 l. / 2.325 l.Nº plazas: 7Velocidad máx: 193 km/hAceler. 0-100: 10,5 segundosConsumo mixto: 6,5 litrosEuroNCAP: 5Precio: 33.765Ficha Jato: http://www.autocity.com/coches/nuevos/ford/galaxy/2.0_tdci_ghia/5_puertas/monovolumen/index.html
Cuando nos decidimos a arrancar y empezar a conducirlo, el Ford Galaxy se comporta a la perfección, impulsado por el motor 2.0 TDCi -diesel common rail- que mueve los casi 1.800 kg de este familiar de forma ágil y suave alcanzando, sin problemas, velocidades de crucero por encima de los márgenes legales. Al volante no podemos dejar de pensar en carreteras abiertas para disfrutar de un viaje de lujo a velocidad de crucero. ¿Te vienes con nosotros?
El cambio experimentado por el Ford Galaxy, presentado al público español durante el pasado Salón del Automóvil de Madrid, está basado en el prototipo SAV Concept con el que comparte un exterior deportivo en el que destaca la parte delantera, con un ángulo de inclinación del parabrisas más leve y un “morro” con carácter en el que llama la atención la nueva parrilla del radiador, y unas ópticas delanteras trapezoidales, complementadas por unos faros antiniebla de mayor presencia que encierran una toma de aire de gran tamaño situada debajo de la parrilla.

a fondo :: Ford Galaxy 2.0 TDCi 2

De lado es también dinámico, con una línea de cintura muy marcada y una amplia superficie acristalada, en la que destaca el brillo del aluminio en el montante de las ventanillas junto con el de los carriles de las barras portaequipajes. Los pasos de rueda se han ensanchado y los intermitentes se integran en los retrovisores. No nos podemos olvidar de las llantas de aluminio de 16 pulgadas y nueve brazos montadas sobre cubiertas de 215 mm, que aportan un aire más distinguido al conjunto.
La trasera conserva las líneas rectas y angulosas, con unos faros que completan la imagen moderna de este monovolumen de siete plazas, en un portón que llega hasta el suelo del coche. Y en el paragolpes trasero dos catadióptricos alargados ponen fin a los elementos de carácter dinámico del nuevo Galaxy.
En conjunto cabe reseñar que el monovolumen de Ford ha crecido en todas sus cotas, excepto en la altura -de 1.820 a 1.807 mm-, pasando de los 4.641 mm de longitud del modelo anterior a los 4.820 actuales con una anchura 44 mm superior lo que, en definitiva, le da un aspecto más asentado y deportivo.
Un viaje por las estrellas
El fondo y la forma son dos características importantes en cualquier situación. Y parece que la gente de Ford se ha dado cuenta al diseñar el habitáculo de este práctico modelo. Al abrir el coche, las luces de los retrovisores nos ayudan a encontrar el tirador de la puerta. Una vez dentro nos asombra el salto cualitativo del interior con un salpicadero de calidad en el que se combina madera y aluminio, presente en la consola central, resaltando el ambiente futurista que proyecta el Galaxy.

a fondo :: Ford Galaxy 2.0 TDCi 3

El cuadro de mandos, también renovado -con el filo de los relojes cromado-, informa al conductor sobre consumos, autonomía, velocidad media, etc, a través de los botones incorporados en el volante de cuero multifunción que controlan el ordenador de a bordo Human Machine Interface.
La versión probada denominada Ghia, y la única que se comercializará en España, viene de serie con el siguiente equipamiento: cargador para 6 CD’s en la consola central, climatizador bizona, sistema IVD que incluye los controles de estabilidad y tracción, sistema de protección inteligente, y sensores de luces y lluvia entre otros. Como opciones la unidad traía el freno de mano eléctrico y sensor de presión de los neumáticos. Ya que el techo panorámico también está incluido de serie, con persianas -al igual que en la segunda y tercera fila de asientos-. Este elemento, tan de moda en la mayoría de los segmentos, ocupa longitudinalmente el techo hasta la segunda fila de asientos del Ford Galaxy, lo que incrementa la sensación de habitabilidad, y lo divide en dos: izquierda y derecha. Entre ambos cristales hay una columna con las luces de cortesía y cajones portaobjetos que llega a las plaza traseras con una capacidad de 20 litros. A estos cajones hay que añadir el resto de huecos -11 más- consiguiéndose una capacidad total de 110 litros.
Por si esto fuera poco, todavía nos falta la tercera fila de asientos escondida en el suelo del maletero y que, por medio del Fold Flat System de Ford, podemos descubrir de forma práctica y sencilla, permitiendo 32 combinaciones de asientos diferentes y la posibilidad de viajar siete adultos con su equipaje (aunque los de la tercera fila es preferible que no sobrepasen el 1,80 m de estatura). La capacidad de carga del monovolumen americano va de 435 litros -con todos los asientos montados- hasta 2.325 con la segunda y tercera fila de asientos plegadas, dejando inutilizadas las bandejas situadas tras los asientos delanteros.
Unico motor
El nuevo Ford Galaxy llega a nuestro país con una sóla mecánica disponible, turbodiesel “common rail”, por ser la preferida del público para este segmento. Se trata del motor 2.0 TDCi que rinde 140 cv a 4.000 rpm, y que mueve con soltura la carrocería de casi cinco metros de este familiar de siete plazas.

a fondo :: Ford Galaxy 2.0 TDCi 4

La transmisión elegida es manual de 6 velocidades, fundamental para realizar cruceros desahogados, con consumos mixtos de 6,5 litros a los 100 km. Alcanzar los 100 km/h en 10,1 segundos y los 193 km/h de velocidad máxima no está mal para un modelo de semejante tamaño enfocado a un uso tranquilo y familiar.
Con este Ford se puede ir deprisa con toda seguridad ya que las suspensiones están calibradas para que el conjunto sea estable en circustancias exigentes, sin ser por ello un suplicio para sus ocupantes. Aquí es donde se ve el toque de diseño dinámico que la marca del óvalo ha querido imprimir en el chasis de su monovolumen más grande. Un lujo para los que busquen espacio y comodidad, por el que tendrán que pagar 33.765 euros, opciones aparte.