Ford Focus: Tecnología global

a fondo Ford Focus 1
Raúl Toledano04 feb 2011
La tercera generación del Focus, convertida en el paradigma de la alta tecnología, brilla por sus eficaces motores y un equipamiento de lo más competitivo en estos tiempos de crisis
Contacto
Ante la crisis financiera global, qué mejor que relanzar un modelo indiscutiblemente ganador, del que se han vendido desde su nacimiento, allá por 1998, 10 millones de unidades. Así, Ford presenta a escala mundial, con los mercados norteamericanos y europeos entre ceja y ceja, su compacto Focus, todo un ejemplo de madurez y versatilidad dentro de la marca del óvalo azul. Un vehículo que se viste de tecnología, para servir al usuario los rasgos físicos, motores y acabados interiores de las versiones futuras de la firma. Del nuevo Focus, de su plataforma C, derivarán 10 modelos más en el futuro inmediato de Ford; el nuevo Focus estará presente en 120 mercados; el nuevo Focus es sinergia, compartiendo las variantes norteamericana y europea el 80% de sus elementos; el Focus es globalización. Todo un salto generacional, en esta tercera entrega del modelo, para saciar la sed de prestaciones, equipamiento y habitabilidad.
Ya mayor de edad, el Focus aterrizará en el mercado español en abril y paulatinamente se completarán las tres nuevas carrocerías pendientes, a finales de mayo: cinco puertas, sedán y sport wagon (familiar), dejando para finales de año la versión más deportiva ST, 250 cv, tanto en el cinco puertas como por primera vez en la variante familiar. No está muy claro qué pasará con el radical e hipervitaminado RS. Lo que sí es una realidad, después de dos días de pruebas y aproximación al modelo, es que llega a España el compacto generalista con más recursos tecnológicos dispuestos al servicio de conductor, y que los dos motores que cubrirán el 80% de las ventas totales , el 1.6 TDCi y el 1.6 Ecoboost esto es, un motor de inyección directa con turbo-, son de total garantía para un uso intenso y duradero.

a fondo Ford Focus 2


Su diseño dinámico y estilizado, con la última evolución del lenguaje Kinetic Design, ofrece al cliente una gratificante experiencia de propiedad. Ahora, con un llamativo morro del que subyace unas ópticas imponentes, una línea de capo fluida y una deportiva reijlla de refrigeración dividida en tres partes; un estilizado perfil, con su espectacular cintura ascendente y su atlética presencia gracias a un techo que desciende suavemente desde la zona central hacia el pequeño alerón trasero; y una zaga completamente nueva en la que sobresalen unos grupos ópticos que invaden los laterales; el nuevo Focus transmite una mayor sobriedad y corpulencia física, ganando en apariencia frente a sus rivales de toda la vida: Opel Astra, Citroën C4, Peugeot 308 o Renault Megane. Ahí están los datos: su altura es de 1.484 mm (16 mm menos que su antecesor), su longitud es de 4.358 mm (21 mm más largo), su anchura es de 1.823 mm (16 mm más estrecho) y su batalla es 8 mm más larga, con 2.648 mm.

a fondo Ford Focus 3

La última evolución del lenguaje Kinetic Design ha pulido las aristas del nuevo Focus
"La elección de las formas y materiales de su habitáculo nos ofrece la sensación de viajar en un coche de alta calidad"Pero si en el verdicto del boceto exterior del coche mucho tienen que ver los gustos personales, es en el habitáculo, con una calidad en sus acabados optimizada, donde el Focus gana el pulso si lo comparamos con su antecesor. Los atrevidos y modernos gráficos de la cabina, la forma del panel de instrumentos de tacto blando, un salpicadero prominente y la elección de materiales de tapizado de calidad superior ayudan a dar a los ocupantes la sensación que están viajando en un coche de alta calidad. Armonía, elegancia y modernidad a partes iguales, sobresaliendo una consola central en dos niveles audio y climatización- con una pequeña pantalla superior y que se alarga como si de una berlina de lujo se tratase- hasta la zona central del habitáculo. Frente al conductor, un volante de tres radios multifunción con relojes de dos esferezas y entre ambas un ordenador de abordo que echa fuego toda la tecnología del coche en materia de seguridad, al alcance de la vista del conductor- y el campo análogico para señalar los niveles de aceite y combustible.La elección de las formas y materiales de su habitáculo nos ofrece la sensación de viajar en un coche de alta calidad
En España, el equipamiento se reduce a dos niveles: Trend y Titanium. En su fase inicial de lanzamiento, el primero de ellos contará con manillas en color de la carrocería, faros antiniebla delanteros, aire acondicionado, volante forrado en cuero, ordenador de abordo, control de crucero y radio CD-MP3. Para el acabado superior, por 1.500 euros más respecto al Trend, la dotación de serie consistirá en: climatización bizona, logos en los paneles de las puertas, LED en luces traseras, arranque sin llave, sensores de aparcamiento, bluetooth+USB, sistema de arranque en pendiente HLA, llantas de aleación de 16, luces automáticas, sensor de lluvia y sensor de presión de neumáticos. De esta manera, el Focus gasolina partirá de los 17.700 euros del 1.6 TI-VCT atmosférico de 105 cv hasta los 22.700 del 1.6 EcoBoost de 180 cv. En ciclo diésel, los precios oscilarán entre los 19.200 del 1.6 TDCi de 95 cv y los 23.700 del 2.0 TDCi de 163 cv. El incremento de precio de la misma versión en gasolina y diésel es de 1.500 euros, el mismo si cambiamos la caja manual de cinco o seis velocidades por la transmisión automática de doble embrague Powershift.
TREND:
- 1.6 TI-VCT 105cv: 17.700 .
- 1.6 TI VCT 125 cv: 18.700 .
- 1.6 Flexifuel 125 cv: 18.700.
- 1.6 TDCi Star-Stop 95 cv: 19.200 .
- 1.6 EcoBoost Star-Stop 150 cv: 20.200 .
- 1.6 TDCi Star-Stop 115 cv: 20.200 .
TITANIUM:
- 1.6 TI-VCT 125 cv: 20.200 .
- 1.6 EcoBoost Star-Stop 150 cv: 21.700 .
- 1.6 TDCi Star-Stop 115 cv: 21.700 .
- 1.6 EcoBoost Star-Stop 182 cv: 22.700 .
- 2.0 TDCi 163 cv: 23.700
"A bordo de un compacto con un arsenal de evoluciones tecnológicas"Ya al volante del Focus la primera cuestión es comprobar la eficacia de los equipamientos avanzados de asistencia al conductor sustentados en un sistema de cámara digital avanzado. El primero de ellos es el innovador sistema de seguridad a baja velocidad Low Speed Safety System, por primera vez en un Ford: se activa a menos de 30 km/h para evitar colisiones detectando obstáculos y actuando sobre los frenos, deteniendo completamente nuestro vehículo si la velocidad es inferior a 15 km/h; el sistema de ayuda al aparcamiento Active Park Assit: localiza un hueco en el lado derecho de la calzada y colocando la palanca de cambio en marcha atrás realiza la maniobra de aparcamiento completamente solo; aviso de cambio de carril Lane Departure Warning: se produce una vibración en el volante si la cámara de visión delantera detecta una desviación no intencionada del carril; ayuda para seguir en el carril Lane Keeping Aid, por primera vez en Ford: el sistema de dirección EPAS devuelve al vehículo de forma suave y precisa al carril correcto; el sistema de reconocimento de señales de tráfico Traffic Sign Recognition: visualiza las señales y las reflejas en el ordenador de abordo (este es el sistema que hemos encontrado menos preciso); el Drive Alert: si el sistema detecta que el conductor se está relajando, se muestra un mensaje de aviso en el panel de instrumentos, junto con un pitido audible, y si el conductor continúa mostrando un comportamiento cansado, se muestra un aviso permanente que el conductor debe reconocer apretando un botón de "ok"; cambio de luces largas automático Auto High Beam; y control de crucero adaptativo Adaptive Cruise Control. Otra de las inclusiones novedosas del nuevo modelo es el cierre de rejilla de refrigeración activo.A bordo de un compacto con un arsenal de evoluciones tecnológicas
El diseño del chasis del nuevo Focus es una evolución de los innovadores conceptos usados ya en la generación anterior. Los sistemas de suspensión han sido completamente revisados. La suspensión delantera se basa en la misma configuración MacPherson, pero con componentes más ligeros y rediseñados, y una anchura mayor de la vía delantera. La suspensión trasera también tiene una mayor anchura de vía, presentando una versión actualizada del elogiado sistema de suspensión independiente multibrazo Control Blade. Además, por primera vez se incluye un pilar B distribuido por espesor, con diferentes diámetros desde abajo hasta arriba, aumentando la dureza en los puntos de anclaje de las puertas y en la interesección de los puntos de soldadura de los cintures. Asimismo, el nuevo Focus utiliza un sistema completamente nuevo de dirección asistida eléctrica Electric Power-Assisted Steering (EPAS), montado en cremallera y siendo capaz de ofrecer unas respuesta precisa a altas velocidades.

En las carreteras reviradas de la serranía de Cádiz, con cambios de rasantes continuadas y curvas ciegas en uno y otro sentido, pudimos sentir de primera mano el plausible sistema de control vectorial del par, de serie en todos los modelos, que trabaja sobre los frenos del coche, imitando el efecto de un diferencial autoblocante mecánico, mejorando la tracción y reduciendo el nivel de subviraje, lo que nos permite trazar curvas a velocidades importantes sin sentir la sensación de que estamos perdiendo el control del coche. Este sistema, que nada tiene que ver con el ESP, reparte una mayor fuerza a la rueda exterior delantera, restándole tracción a la rueda interior, y así se produce un reparto de pesos más eficaz.Un control vectorial del par: no es un diferencial autoblocante, pero no está mal para un coche sin aspiraciones Racing
Mecánicamente, el Focus se impondrá con las variantes en ciclo diésel que ya conocemos: el 1.6 TDCi de 95 y 115 cv, e incluso con la potente versión de dos litros de 163 cv. Esta última asociada a un cambio automático de doble embrague y seis velocidades Powershift ofrece un rendimiento notable y una buena sensación de confort, aunque se reduce notoriamente su nivel de deportividad al prescindir de las levas tras el volante y al incluir un pomo de cambio que en modo Sport no cambia de marchas longitudinalmente como es común en la mayoría de transmisiones automáticas- sino que se sube y se baja de relaciones con un botón situado a la izquierda del pomo. La gran satisfacción de las jornadas de pruebas con el Focus fue la gran respuesta ofrecida por el motor de gasolina 1.6 EcoBoost de inyección directa y turboalimentado. Ya probado en el C-Max pero con 150 cv a sus espaldas, la versión de 182 cv, como si de un diésel se tratase, ofrece su mayor rendimiento de par por debajo de las 2.000 vueltas y a partir de ahí se comporta de un modo más lineal. Además por si esto fuera poco, el 1.6 EcoBoost ofreció un consumo mixto de 9,4 l/100 km por carretera de montaña, idéntico al que nos salió en el ordenador de abordo en el 2.0 TDCi. Los clientes del Focus tendrán ante sí una complicada elección.

a fondo Ford Focus 4