Ford Focus ST: 2,5 litros Turbo y 220 cv

Diego Zotes12 feb 2005
Se podrá contemplar en vivo y en directo en el inminente Salón del Automóvil de Ginebra. Como todavía falta casi un año para verlo circular, no se nos han facilitado datos concretos de prestaciones, puesta a punto del chasis, etc; pero sí se ha avanzado que montará el motor cinco cilindros de 2,5 litros, turbocompresor y 220 cv.
Inicio
2,5 LITROS TURBO Y 220 CV

a fondo Ford Focus ST 1

La gama deportiva de Ford va a tener a finales de año a uno de sus mejores exponentes. Si en la actualidad ya cuenta con el “jugetón” Fiesta ST y con el refinado Mondeo ST, en un punto medio se va a situar el más interesante de los ST: el Focus.
Se podrá contemplar en vivo y en directo en el inminente Salón del Automóvil de Ginebra (del 3 al 13 de marzo), evento al que se lleva un ejemplar en una tonalidad naranja muy llamativa. Como todavía falta casi un año para verlo circular, no se nos han facilitado datos concretos de prestaciones, puesta a punto del chasis, etc; pero sí se ha avanzado que montará el motor cinco cilindros de 2,5 litros, turbocompresor y 220 cv.
  Dentro del segmento de los compactos de altas prestaciones –en el que reinan los Audi A3 V6, Alfa Romeo 147 GTA, Seat León Cupra R, Opel Astra 2.0 Turbo, Renault Megane Sport o VW Golf GTI entre otros- sorprende la configuración mecánica de este Focus ST, ya que sus rivales o bien montan propulsores de cuatro cilindros con turbo de hasta dos litros de cilindrada, o bien se van a enormes V6 atmosféricos. Sin embargo, contar con un cinco cilindros en línea de 2,5 litros y turbo plantea una solución diferente en este segmento.
Dicha motorización será prácticamente idéntica a la de alguna de las versiones deportivas de Volvo (también Grupo Ford), por lo que se presupone que el rendimiento en el Focus será sobresaliente. Ahora bien, el planteamiento no se espera muy radical, ya que según responsables de Ford, los “ST” representan el primer escalón de la deportividad (también válidos para todos los días), mientras que los “RS” –próximamente podríamos tener versiones RS en los Fiesta o Focus- alcanzan un nivel superior y se sitúan ya cerca de la competición, aunque lógicamente también son más incómodos para el tráfico diario. Un ejemplo más conocido en la actualidad de este posicionamiento sería citar a Seat, con sus FR y Cupra, los cuales equivaldrían a los ST y RS de Ford respectivamente.
Estéticamente, además de su llamativo color, elementos aerodinámicos, doble salida de escape independiente y llantas de aleación de 18 pulgadas con neumáticos 225/40, llama la atención interior. En él los asientos Recaro de corte deportivo con una vistosa combinación de colores (incluso los traseros) delatan su vocación deportiva. En el salpicadero se cuenta con más relojes que en un Focus “normal”, destacando la zona que agrupa tres indicadores, entre ellos uno ya nada habitual y que hará las delicias de los conductores más racing: el indicador de la presión del turbo.
Enrique Marco, Autocity
15 de Febrero de 2005