Ford Focus ST: Un Focus de gimnasio

Diego Zotes03 feb 2006
La locura de los deportivos compactos se ha desatado. Ahora es Ford la marca que evoluciona uno de sus modelos más prestacionales, el ST o Sport Technologies, sobre la base del ya conocido y alabado superventas compacto, Ford Focus.
Inicio
UN FOCUS DE GIMNASIO

a fondo :: Ford Focus ST 1

  La locura de los deportivos compactos se ha desatado. Ahora es Ford la marca que evoluciona uno de sus modelos más prestacionales, el ST o Sport Technologies, sobre la base del ya conocido y alabado superventas compacto, Ford Focus. Tras una leve operación de estética e ir un poco al gimnasio, ha aumentado su musculatura y ha acentuado su aspecto agresivo, distinguiéndose muy poco de los modelos de competición del Campeonato de Superturismos WTCC del año pasado, y se muestra como uno de los deportivos de referencia de uso diario para los amantes de las sensaciones y de las altas dosis de adrenalina.El Focus ST completa la gama del nuevo Focus por la zona alta con unas prestaciones espectaculares que dejan por el suelo al mismísimo Focus RS de la generación anterior, así como evidentemente al antiguo ST. Frente a la competencia, como el Volkswagen Golf GTI, el Renault Megane Sport F1 Team, el Toyota Corolla TTE, el Opel Astra GTC OPC o el Seat Leon TFSI, se coloca entre los de orientación más deportiva por su aspecto más racing y menos discreto, por su habitáculo bien ambientado en los cockpit de competición y por las altas prestaciones, dejando a muchos de ellos plantados en el sitio en aceleraciones y recuperaciones. Toda esta esencia deportiva se debe al prodigioso propulsor de 2.5 litros de origen Volvo con turbo muy ligero y compacto, totalmente de aluminio, que entrega una potencia máxima de 225 cv a 6.100 rpm y un impresionante par máximo de 320 Nm a tan sólo 1.600 rpm sin decaer ni un ápice hasta las 4.000 rpm, lo que se traduce en una potencia brutal desde las primeras revoluciones, mantenida en todo el rango, que empuja como una locomotora y que cuando desata su furia, siempre emociona al que se pone tras el volante.
p>El nuevo Focus ST combina a la perfección las cualidades más específicas para los entusiastas de la conducción deportiva y el refinamiento interior exigible a un coche que asciende a los 26.140 euros en su versión básica, a lo que habría que sumar, en condiciones normales, 1.200 euros para envolverlo en un naranja muy llamativo, aunque como ¡oferta de lanzamiento! los primeros 200 coches se entregarán en ese color sin sobreprecio junto con los faros de xenon y el sistema de control por voz V2C, que ya están disponibles en los concesionarios desde el pasado 1 de febrero. El equipamiento de serie es muy completo, con elementos de seguridad activa como el fundamental ABS, EBD y los controles de estabilidad y tracción en combinación con el asistente a la frenada EBA. En cuanto a la seguridad pasiva queda cubierta con airbags frontales, laterales delanteros y de cortina en todas las plazas, el sistema de protección contra lesiones en el cuello, las vigas de protección lateral ante impactos o los pedales y la columna de dirección colapsables. El cuidado piloto de esta máquina disfrutará de un "generoso" confort, con climatizador dual independiente, radioCD con MP3, sistema V2C de control de funciones por voz, faros de xenon adaptativos o asientos Recaro, entre otros muchos "gadgets" de exclusividad.

Diego Zotes, Autocity
2 de Febrero de 2006
Al volante

AL VOLANTE

a fondo :: Ford Focus ST 2


Gracias a la experimentada mano del Ford TeamRS, el preparador en competición de la marca, el Focus ST hereda y adapta magistralmente la experiencia deportiva que posee la marca del óvalo, aunque no ha sido difícil hacer un buen trabajo, gracias a un chasis que desde su concepción ha estado muy por encima de las posibilidades del Focus más comercial y menos radical de la gama. Aún así se ha modificado el sistema de suspensión, aumentando la rigidez de los muelles en un 30% ayudados por una barra de torretas, rebajándolos en altura 15 mm y recalibrando los amortiguadores de gas, disminuyendo su compresión y aumentando la extensión, para garantizar siempre un agarre óptimo al suelo de este compacto de 1.392 kg. En el tren trasero se coloca también una nueva barra estabilizadora de 21 mm endurecida un 5% que mejora la tracción y el agarre en apoyos fuertes. El equipo de frenado se ha optimizado con unas pinzas de freno delanteras de cuatro pistones que muerden discos de 320 mm y traseras de dos para discos de 280 mm.
p>La obra maestra de esta evolución deportiva es el impresionante propulsor ligero de 5 cilindros de aluminio con un cubicaje de 2.5 litros del grupo Ford Motor Company, que gracias a la distribución variable Ti-VCT, una reprogramación del encendido y un discreto soplado del turbo de 0,65 bares de presión, entrega unos extenuantes 225 cv a 6.100 vueltas, ampliables en un 12% hasta los 252 cv si empleamos gasolina sin plomo de 98 octanos. En definitiva, es un poderoso compacto que logra unas prestaciones de escándalo, con una potencia soberbia que le hace acelerar de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos y superar los 240 km/h de velocidad máxima. Los consumos en consonancia también son algo altos, obteniendo en consumo combinado 9,3 litros según datos oficiales. Este motor se ha retocado para que tenga un carácter más fuerte que en otros modelos del Grupo, como el Volvo S40 T5 de 220 cv. De hecho, la especial alegría para subir y bajar de vueltas de este motor es perceptible por el conductor en el habitáculo, a través de un aumentador del sonido al que han denominado "Symposer", que mediante un conducto que va desde el codo de la admisión al salpicadero, el fascinado conductor percibe un sonido más bronco de la admisión, propio de los deportivos de pura raza.
Musculoso y agresivo

MUSCULOSO Y AGRESIVO

a fondo :: Ford Focus ST 3


Acorde con las altas prestaciones, el exterior se ha modificado notablemente dotando a la carrocería de un kit de ensanche muy espectacular con pasos de rueda tremendos, faldones laterales y paragolpes abombados, elementos que estética y aerodinámicamente adhieren el coche al asfalto a gran velocidad y disminuyen el punto de gravedad. Impacta la gran apertura inferior del paragolpes, con parrilla de nido de abeja que acentúa la agresividad del conjunto, así como los faros antiniebla sobre un adaptador con marco en aluminio pulido. Pero sobre todo, lo que más resalta del conjunto son las inmensas llantas de aleación de cinco brazos con puntas dobles de 8 x 18 pulgadas con neumáticos Continental SportContact 2 en medida 225/40 que ofrecen un agarre máximo. En la zona trasera destaca el alerón sobre la luneta y el doble tubo de escape con terminaciones cromadas a ambos lados, que genera un bramido ejemplar y coronan un conjunto muy deportivo.
p>El interior también se ha adaptado a esta orientación deportiva y permite al conductor sentirse como en un habitáculo de carreras, aunque con los elementos de confort más útiles actualmente. Multitud de elementos cromados recorren el habitáculo como el grueso volante de tres radios, con el logo ST, los relojes del cuadro de instrumentos, los pedales, el pomo del cambio o los aireadores, combinados también con el color rojo en las agujas de los indicadores. Aunque sin duda, lo que más impresiona son los asientos Recaro tipo bacquet, que pueden ir en todas las plazas (con la homologación únicamente para 4 pasajeros) o sólo para las delanteras, además de optar entre tela con el color a elección del cliente, o cuero negro, con lo que todos los asientos serán bacquet. Otro efecto visual muy atractivo y realmente práctico, es la inclusión de un conjunto de testigos adicional sobre el salpicadero, donde se reflejan la temperatura del aceite, la presión del turbo y la presión del aceite, una información muy útil en un coche donde se pueden alcanzar los límites fácilmente.
A favor y en contra

MUSCULOSO Y AGRESIVO

a fondo :: Ford Focus ST 4



A favor:
+ Motor fascinante.
+ Estética deportiva.
+ Comportamiento muy noble.
+ Frenada excelente.

En contra:
+ Consumos elevados.
+ Asientos bacquet demasiado altos.
+ Tacto de algunos plásticos del interior.