Ford Fiesta: Llega la sexta generación

Enrique Marco18 feb 2008
Sobre la base del prototipo Verve, Ford ha desarrollado su nuevo Fiesta, que será presentado en el Salón de Ginebra y llega con mejoras notables en equipamiento, acabados y prestaciones. ¡Descúbrelo aquí!
Ford acaba de anunciar que su próximo modelo utilitario se seguirá llamando Fiesta, resultando así la sexta generación de aquel coche que salió al mercado en 1976 y del que ya se han vendido más de 12 millones de unidades. Desarrollado a partir del prototipo Verve que ya mostramos en Autocity el pasado verano, el nuevo Ford Fiesta definitivo se podrá ver por primera vez el 4 de marzo en el Salón del Automóvil de Ginebra, y el inicio de su producción para los mercados europeos comenzará en otoño, en Almussafes, Valencia.

a fondo Ford Fiesta 1

Mejores materiales, más equipamiento y un chasis que le aporta más rigidez y menor peso que el del Fiesta actual. Esta sexta generación del Fiesta estará disponible en principio tanto con carrocería de tres puertas como de cinco puertas. Además de su típico diseño de la marca del óvalo Kinetic Desing, el nuevo Fiesta presenta un sistema de acceso sin llaves y arranque mediante botón, dirección asistida eléctrica E-PAS y diversos sistemas multimedia agrupados en la consola con estilo de teléfono móvil (MP3, conexión USB, Bluetooth, etc).
A falta de conocer sus dimensiones, sí se han adelantado datos de las mecánicas que llevará inicialmente. En gasolina la gama partirá del 1,25 litros en versiones de 60 y 80 cv, pasará por el 1,4 litros de 91 cv y tendrá el techo de gama en el nuevo 1.6 Ti-VCT de 115 cv, el cual gana 15 cv respecto al 1,6 litros actual sin penalizar en consumos gracias al sistema de admisión variable. Por lo que se refiere a los diésel, se contará con dos motores TDCi, un 1,4 litros de 68 cv y un 1,6 litros de 90 cv. Las cajas de cambios serán manuales de cinco velocidades o automáticas de cuatro. Finalmente, decir que a finales de año se presentará una versión Fiesta Econetic con un nivel de emisiones de C02 por debajo de los 100 g/km.