Ford Fiesta Sport Match 2012: Reinterpretado para salir de la ciudad

fordfiestasportmatchrep_bff79a67e8360d9dbf6217903.jpg
Raúl Toledano24 sep 2012
Ford reinterpreta la fórmula GTI para su utilitario Fiesta, al que “saca” de la ciudad con esta edición especial Sport Match, exclusivamente asociada a la carrocería de tres puertas, y le posiciona como un subcompacto deportivo con personalidad exterior propia y unas cualidades de conducción muy aprovechables en carreteras exigentes.
Este Fiesta Sport Match se puede elegir con mecánica diésel TDCi 95 cv o un bloque gasolina atmosférico de cuatro cilindros 1.6 Ti-VCT Duratec 134 cv, el tope de la gama Fiesta y el que nos acompaña en nuestra prueba a fondo de hoy. Con los aditamentos exteriores que incluye una nueva salida de escape doble, un chasis adaptado para la ocasión y los ajustes en la electrónica del vehículo, el Ford Fiesta Sport Match es por méritos propios un digno rival para el Suzuki Swift Sport, Alfa Mito 1.4 Multiair o Renault Twingo RS Gordini.
a favor- Diseño Racing– Chasis deportivo– Equipamiento y precioen contra- Equipo de frenos– Rumorosidad mecánica– Sin sexta velocidad
El kit de personalización exterior deportiva que se añade a la carrocería –disponible en dos colores exclusivos, blanco y negro metalizado- del Fiesta Sport Match incluye, un enorme spoiler trasero, un difusor con doble salida de escape, unas llantas de aleación Panther Black de 17 pulgadas, taloneras laterales acentuadas y unos paragolpes más agresivos que enfatizan el carácter “Racing” de nuestra unidad de prueba.
Plataforma y dimensiones se mantienen intactas en esta versión Sport Match del Fiesta, que mide lo mismo que un Fiesta 3p “normal” (3.95 metros), mantiene los 295 litros de maletero y su espacio interior continúa estando homologado para cinco ocupantes. En relación a sus cotas exteriores, el Ford Fiesta es un coche bastante habitable, aunque la rebaja y el endurecimiento de sus suspensiones hacen que se complique el acceso y el paso de los kilómetros en las plazas traseras, la central excesivamente estrecha. Delante, la banqueta del conductor es regulable en altura y longitud –el volante también cuenta con doble regulación- y el profundo salpicadero facilita la visibilidad delantera.La personalización del Ford Fiesta Sport Match es más apreciable en el exterior que en el interior
MUY BIEN EQUIPADO Y CON UN PRECIO MUY AJUSTADO
Por dentro, la edición especial Sport Match se hace notar de una manera más sutil, lo que no significa que sea menos agradable o aminore la calidad en lo que se supone una versión tope de gama. Al contrario, ya que se añaden nuevas aplicaciones de materiales más blandos en zonas superiores visibles de puertas y salpicadero, además de unos asientos exclusivos de orientación deportiva denominados Ebony Black, en cuero y con pespuntes plateados, material que también se utiliza en el volante multifunción de tres radios, freno de mano o pomo del cambio. Cierran el círculo los pedales metálicos, las alfombrillas específicas, el climatizador automático, el equipo de sonido Sony con entrada USB –un guiño al cliente más joven-, y el navegador opcional Garmin extraíble, dejando el precio base con la mecánica gasolina Ti-VCT en unos competitivos 15.358 euros con el descuento especial de Autocity.com.
Los retoques de la mecánica 1.6 Ti-VCT incrementan la potencia de los 120 cv de serie a los vitaminados 134 cv del Sport Match, que se logran a un régimen elevado –típico de los motores atmosféricos- de 6.700 rpm, con un par motor máximo de 160 Nm a 4.250 rpm, y que gracias a los ajustes electrónicos, una transmisión manual de cinco velocidades y a una sustancial rebaja del peso en vacío hasta 970 kg, permiten superar claramente las prestaciones del 1.6 Ti-VCT “estándar” con 195 km/h de velocidad punta y 8,7 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h, aunque también repercute en un sensible aumento del consumo mixto real (entre 7 y 7,5 l/100 km, según tipo de conducción) por la ausencia de una sexta velocidad para desahogar en tramos de autovía.

fordfiestasportmatchapo_2fc20231663190575289ecee9.jpg

El aligeramiento del peso, el chasis rebajado, unas suspensiones con recorridos más cortos y el sugerente sonido de escape, son una declaración de intenciones de lo que nos encontramos cuando aumentamos el ritmo, sobre todo por carreteras con mucha curva. El Fiesta Sport Match tienen unos apoyos laterales excelentes, es ágil y rápido en curvas más o menos cerradas gracias a unos neumáticos de perfil bajo, y la dirección es precisa y estable, transmitiendo mucha información de lo que ocurre sobre el asfalto. La peor noticia está en el equipo de frenos, de disco de 258 mm en el eje delantero y de tambor en el trasero, lo que complica una conducción deportiva prolongada.Su sonido mecánico es bronco, se apoya en un chasis muy eficaz, y sólo el equipo de frenos limita las intenciones más Racing de este Fiesta Sport Match
Otros aspectos negativos en el apartado dinámico son la elevada rumorosidad mecánica percibida en el habitáculo al tener que llevar el motor siempre “alto de vueltas”, próximo a las 4.000 rpm en velocidades crucero de 120 km/h, y el poco empuje existente en la zona baja del cuentarrevoluciones, obligando a estar muy pendiente del cambio manual si lo que queremos es extraer su máximo potencia.
CONCLUSIÓN
En resumen, el Ford Fiesta Sport Match 1.6 Ti-VCT 134 cv es por dimensiones y maniobrabilidad un coche apto para el día a día en la ciudad, pero que ha sido readaptado en esta edición especial con un chasis deportivo muy eficaz que alimenta el imaginario “Racing”, un sonido bronco de un motor algo “blandito” a bajas vueltas, y que finalmente se adereza con un diseño exterior de lo más sugerente y juvenil. El precio, de lo más competitivo, pone el colofón a una unidad que deja muchas más luces que sombras.