Ford Fiesta: El Fiesta más juvenil

a fondo Ford Fiesta 1
Diego Zotes14 oct 2008
Tras 32 años de una historia memorable del modelo Fiesta de Ford, llega la 7ª generación que nada tiene que ver en absoluto con el concepto de los anteriores modelos puesto que su diseño ha partido directamente del concept Verve.
Tras 32 años de una historia memorable del modelo Fiesta de Ford, llega la 7ª generación que nada tiene que ver en absoluto con el concepto de los anteriores modelos, puesto que su diseño ha partido directamente del concept Verve presentado en el Salón del Automóvil de Frankfurt hace apenas un año. De hecho, el nuevo Fiesta se ha desarrollado atendiendo a las conclusiones extraídas de una encuesta realizada a cantidad de jóvenes alrededor del mundo, que han expresado cómo les gustaría que fuera el nuevo modelo. Y se ha hecho así porque el objetivo del nuevo Fiesta es principalmente llegar a la gente joven, dando respuesta a sus gustos y necesidades.
Por esto el diseño del nuevo Fiesta ha llevado al extremo el diseño propio de la marca conocido como Kinetic Design, heredado de sus hermanos mayores Focus y Mondeo, aunque con unos rasgos mucho más agresivos, musculosos y modernos que marcarán la línea futura de los nuevos modelos de la marca en todos los segmentos. El Fiesta en conjunto rezuma un fuerte carácter y personalidad. Lo más destacado de su diseño en la zona frontal son los inmensos faros, ahora muy rasgados que invaden las aletas laterales, y la inmensa abertura de la parrilla inferior trapezoidal al más puro estilo del Concept Verve. Lateralmente transmite la máxima deportividad con una línea de cintura ascendente hacia la zaga y otra línea marcada sobre las puertas, dibujando una superficie acristalada muy afilada en forma de cuña, y unos pasos de rueda ensanchados que albergan llantas de aluminio muy deportivas. Detalles como los intermitentes integrados en los retrovisores, la moldura cromada que contornea las ventanillas o las llantas de aleación de hasta 17 pulgadas le confieren un aspecto distinguido. La zaga corona el conjunto con un abombado paragolpes integrado en la carrocería, unos modernos grupos ópticos elevados con forma romboidal y detalles en nido de abeja y un spoiler integrado sobre la luneta trasera.
Con este diseño moderno, más innovador y pasional que nunca en la marca, el Fiesta tanto de tres como de cinco puertas quiere reinar con mano de argumentos en un segmento B muy competido que habitualmente ha caído en manos del popular Seat Ibiza, mientras que actualmente está siendo superado por el elegante Peugeot 207. Entre el resto de rivales de la competencia que marcan tendencia en el segmento encontramos al Renault Clio, el Toyota Yaris, el Mazda2 o el Nissan Micra, entre otros muchos, aunque comparados con el Fiesta quedan quizás un paso atrás en diseño exterior e interior, sobre todo si contamos con la extensa gama de colores vivos que se han creado para dar mucha más expresividad al conjunto.
El interior ha experimentado una importante evolución respecto a anteriores generaciones con un entorno esculpido, con diseños innovadores en todos los elementos y una calidad percibida impresionante, sobre todo en la consola central, que presume de una inmejorable ergonomía para el conductor e integra el HMI (Human Machine Interface) desde donde se manejan todos las funciones tecnológicas de confort que se reflejan en una pantalla superior protagonista de 3,5 pulgadas, realizado todo con un lenguaje de diseño similar al que ostentan los más avanzados teléfonos móviles o los reproductores de MP3 más sofisticados. Los sistemas electrónicos se manejan de la forma más intuituiva desde los alrededores de la pantalla central, mientras que el sistema de aire acondicionado y calefacción mediante unos mandos giratorios de exquisita apariencia.
El habitáculo está impregnado de detalles de alta calidad como cantidad de molduras cromadas en la consola central, en el volante, en los tiradores de las puertas o en el cuadro de instrumentos que se complementan con las costuras sobre los asientos de piel o la textura y los gráficos de los asientos de tela. Los pasajeros ahora disponen de un mayor espacio para las piernas en todas las plazas y una mejor ubicación del conductor respecto al volante, así como de un espacio de maletero bastante aprovechable de hasta 295 litros, mientras ha mejorado notablemente el confort mediante una buena insonorización del habitáculo. El colorido interior cobra más protagonismo que en ningún otro coche del segmento, con un cuadro de instrumentos de dos colores con cantidad de combinaciones posibles.
Existen cinco niveles de acabado que van de lo deportivo a lo sofisticado y de lo asequible a lo lujoso, diferenciándose fundamentalmente por los contrastes de colores empleados y la textura de los materiales. Estos son: Ambiente, Trend, Sport, Ghia y Titanium. Entre los elementos de equipamiento disponibles para el nuevo Fiesta no faltan un sistema Bluetooth de telefonía, entrada sin llave y aranque mediante el botón Ford Power, mando vocales V2C, encendido automático de faros y limpiaparabrisas, sistemas de audio con disco duro, conexiones para reproductores de MP3 o incluso para iPod, el climatizador o el control de velocidad.
Los motores que inicialmente van a mover al Fiesta serán cuatro unidades de gasolina y dos diésel que se convierten en los que menos cantidad de CO2 emiten al mediambiente. Entre los primeros encontramos dos de 1,25 litros con 16v y potencias que van desde los 60 hasta los 82 cv, con consumos que van desde los 5,4 a los 5,7 litros, un 1.4 16v de 96 cv que consume 5,7 litros y un 1.6 Duratec Ti-VCT de origen BMW con 120 cv de pura adrenalina para la versión Sport que acelera de 0 a 100 km/h en sólo 9,9 segundos y consume sólo 5,9 litros a los 100 km y emite 139 gr/km. En diésel encontramos dos Duratorq con common rail que mejoran las prestaciones y disminuyen los consumos, y son un 1.4 TDCi de 68 cv y un 1.6 TDCi de 90 cv. Ambos consumen una media de 4,2 litros a los 100 km mientras que emiten al medioambiente 110 gr/km. Todos los motores se combinaráncon un cambio manual de 5 velocidades, mientras que el 1.4 16v de gasolina se puede adquirir con cambio automático Durashift de 4 velocidades.
Para conseguir un comportamiento impecable se ha reforzado el chasis en un 55% del total con aceros de alta resistencia, lo que lo convierte en un 10% más rígido que la generación anterior, así como se ha aligerado la carrocería en 40 kg para aumentar el dinamismo. Incorpora el Sistema de Protección Inteligente (SIPS), que incluye hasta 7 airbags. Mecánicamente, incorpora un sistema de dirección asistida eléctrica Electric Power Assist Steering.