Ford confirma las producciones en Almusafes del Mondeo, Galaxy y S-Max:

Ford confirma las producciones en Almusafes del Mondeo, Galaxy y S-Max 1
Agencia EFE12 jul 2013
Ford ha confirmado el traslado de la producción de las nuevas generaciones de sus modelos Mondeo, Galaxy y S-Max a la planta de producción de Almusafes (Valencia), que se empezarán a montar, en el caso del primero, a finales de 2014.

Según informó la filial española de la marca automovilística estadounidense, esta instalación española acoge ya la producción del crossover Kuga, y en septiembre, empezará la de los comerciales Transit y Tourneo Connect, para los que ha empleado un montante inversor de 1.112 millones de euros.

Los nuevos modelos de Ford se producían en la planta belga de Genk, que se cierra a partir del año que viene, y cuyas negociaciones con los sindicatos culminaron la pasada semana el primer proceso de consultas.

Con la confirmación de esta nueva línea productiva, la planta de Almusafes de Ford reafirma su papel estratégico y global dentro de la compañía con la fabricación de vehículos de mayor tamaño, contenido y valor añadido que se exportan a todo el mundo, dice la marca del óvalo en su comunicado.

En este sentido, recuerda como en el pasado la fábrica de Almusafes se especializó en el montaje de los segmentos de coches urbanos, como el KA el Fiesta.

El comienzo de la fabricación del Kuga y, próximamente, de los nuevos Transit Connect y Tourneo Connect, supondrán un aumento de la producción de Almusafes del 80 % en 2013, en comparación con 2012, llegando hasta las 230.000 unidades y una previsión de alcanzar los 300.000 vehículos en 2014.

En abril, la fuerte demanda en Europa del nuevo Ford Kuga provocó un aumento de la producción de un 10 % para satisfacer la demanda internacional de los clientes.

Ello motivará que la producción del Ford Kuga alcanzará por primera vez el récord de las 100.000 unidades anuales producidas.

También en abril, el Acuerdo de Competitividad al que llegaron la compañía y los sindicatos, respaldado por la mayoría de los trabajadores, significó un salto en los criterios de competitividad de la planta valenciana a largo plazo.

Este aumento de actividad también ha traído como consecuencia la reanudación, a partir de septiembre, del tercer turno de fabricación para adaptar mejor la producción al alto volumen de demanda.