Ford Almussafes construye una nueva nave de 80.000 metros cuadrados:

Ford Almussafes construye una nueva nave de 80.000 metros cuadrados 1
Agencia EFE04 mar 2013
La factoría Ford de Almussafes (Valencia) ampliará sus instalaciones con la construcción de una nueva nave, de unos 80.000 metros cuadrados, que alojará procesos productivos sobre todo de componentes para el automóvil.

Así lo ha anunciado hoy el presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, durante la inauguración de la planta FIS (Sistemas de Interior) de la empresa Faurecia en Almussafes, el sexto proveedor mundial de equipamiento para automóviles.

Este gran espacio, ha añadido Fabra en referencia a la nueva nave, 'posibilitará nuevos procesos' y que Ford 'siga apostando por la Comunitat'.

Ford pidió la licencia de obras al Ayuntamiento de Almussafes hace un mes, según ha explicado el alcalde de este municipio, Albert Girona, y los trabajos ya están en marcha.

El conseller de Economía, Industria, Turismo y Empleo, Máximo Buch, presente también en el acto, ha informado a los periodistas de que este proyecto refleja la apuesta de Ford por desarrollar en la Comunidad actividades de fabricación de piezas para los coches.

'Esperamos que el empleo siga aumentando', ha señalado Buch, y que las nuevas instalaciones sean 'una apuesta clara por seguir desarrollando más producción en Ford como en su parque de proveedores'.

El director de fabricación de Ford España, Antonio Adés, ha declinado hacer declaraciones sobre este proyecto.

La inauguración de la planta de Faurecia en Almussafes suministrará componentes a la factoría de Ford y empleará a 400 personas.

El centro de producción, de más de 30.000 metros cuadrados de superficie, ha trasladado las operaciones desde Quart de Poblet, y centralizará en Almussafes sus actividades de sistemas de interior (componente, montaje final justo a tiempo).

Faurecia ha sido seleccionada por Ford Valencia para realizar los equipamientos de los nuevos modelos Kuga y Connect, y la producción en un mismo centro supondrá una reducción de los costes logísticos. EFE

eb/im/br