Finales Mundiales Ferrari 2012: Fiesta incompleta

ffv_portada_09b17baeb28178f8d1f12f500.jpg
Enrique Marco05 dic 2012
Ferrari vivió por tercer año consecutivo su final de temporada en Valencia, con las Finales Mundiales Ferrari 2012. La fiesta hubiese sido apoteósica si Alonso hubiera logrado el título mundial de F1 una semana antes en Brasil, pero aún así, cerca de 30.000 fans no quisieron perderse la espectacularidad de un evento de estas características.
El pasado fin de semana Valencia se volvió a teñir de rojo. La ciudad fue invadida por más de cien Ferraris con motivo de las Finales Mundiales de la marca del cavallino, un espectacular evento que se celebró por tercer año consecutivo en el circuito Ricardo Tormo de Cheste. Fernando Alonso, Felipe Massa y Luca di Montezemolo estuvieron celebrando el final de temporada, una fiesta incompleta debido a un título mundial de Fórmula Uno que se escapó una semana antes de Brasil por sólo tres puntos. Aun así, a pesar de haberse tenido que conformar con el subcampeonato, cerca de 30.000 fans de Ferrari vibraron con este espectáculo memorable.
Carreras, exhibiciones, desfiles, congresos, cena de gala en la Ciudad de las Artes y las Ciencias… Las Finales Mundiales de Ferrari cierran una temporada en la que se reúnen los pilotos que participan en las diferentes competiciones del mundo, competiciones que la marca italiana divide por tres zonas geográficas: Europa, Norteamérica y Asia-Pacífico. De esta forma en Valencia se mezclaron “gentelman drivers” procedentes de China, Japón, USA, Australia, Rusia, Italia, etc.
En lo puramente deportivo decir que el equipo Ferrari Moscow fue el más laureado, ya que con el ruso Alexey Basov (Coppa Shell) y el italiano Alessandro Balzan (Trofeo Pirelli) obtuvieron los triunfos absolutos de las dos categorías que se disputan con los competitivos Ferrari 458 Challenge. Pero la prestigiosa copa monomarca no fue el único espectáculo sobre la pista de Cheste, ya que los integrantes de los “programas XX” y los coleccionistas de F1 clásicos salieron al circuito a rodar para deleite del numeroso público. Los monoplazas de los años 2001 a 2005 que condujo Schumacher, el F2007 de Raikkonen, y otros del siglo pasado como los 399 de Irvine, 412 T2 de Berger o 87C de Alboreto hicieron sonar sus poderosos motores V10.

ffv_xracing_8e3b077745fab4de468e0da85.jpg

La Ciudad de las Artes y las Ciencias también fue centro neurálgico de este evento, pues además de la vistosa cena de gala, se celebraron reuniones de concesionarios de Ferrari. No obstante, casi todas las atenciones mediáticas recayeron en las palabras del presidente de Ferrari, Luca di Montezemolo, quien insinuaba sobre la elevada edad y dudosa capacidad del mandamás de la F1 Bernie Ecclestone. Por su parte, Alonso, no hizo nada más que alabar al equipo, desvelar su entrega y dedicación, así como sus ganas de centrarse en luchar por el título de 2013.La prensa se hizo eco de las declaraciones de Luca di Montezemolo sobre la avanzada edad de Ecclestone
Otro de los atractivos de las Finales Mundiales Ferrari fueron los numerosos desfiles. Los últimos modelos de la casa, como el reciente F12 Berlinetta, se dejaron ver este fin de semana por Valencia; así como millonarios Ferrari de colección de los años 50 y 60. Asimismo, se quiso rendir tributo a la Ferrari Challenge, juntándose en la pista a los 348, 355, 360, F430 y 458 con estas especificaciones. Los F1 de Massa y Alonso realizaron un simulacro de carrera con numerosos adelantamientos, un show que finalizó con interminables trompos y grandes nubes del humo que desprendían las ruedas. Finalmente también se realizaron algunos actos de entrega de llaves, como el que tuvo de protagonista a Fernando Alonso, quien se llevó un Lancia Thema para su uso personal. 

ffv_xlancia_c47bc9cfd9a9415c810135c34.jpg