Fiat Strada JTD: Trabajo y algo más

Diego Zotes18 mar 2005
Mide 4,40 metros de largo, y posee una considerable distancia entre ejes de 2.718 mm; lo que le posibilita una capacidad de carga de 705 kilos.
Inicio
TRABAJO, Y ALGO MAS

a fondo Fiat Strada JTD 1

No todo van a ser deportivos, berlinas, modernos monovolúmenes… A veces por nuestro trabajo o actividades de ocio necesitamos un vehículo de gran versatilidad y capacidad de carga, y nuestra economía sólo nos permite tener un coche. Pero eso hoy día no es un problema, ya que existen diversas ofertas que combinan el citado espacio con un habitáculo cómodo. Es decir, que se puede utilizar tanto para las tareas más duras como para un uso normal, viajes de placer incluidos.
  El Fiat Strada nació en 1999, pero es ahora, con la llegada de los eficaces motores turbodiesel JTD cuando más competitivo se muestra. Su configuración es de Pick-Up, es decir, una cabina para dos personas y un poco de espacio para dejar objetos tras los asientos, y en la parte trasera una “caja abierta” para trasportar las cargas más variadas.
Mide 4,40 metros de largo, y posee una considerable distancia entre ejes de 2.718 mm; lo que le posibilita una capacidad de carga de 705 kilos. Para no dejar los bultos al descubierto se puede solicitar de forma opcional (270 euros) una lona que cubre toda la parte trasera. La mecánica es la ya conocida en la gama de turismos 1.9 JTD de 80 cv; con la que el Fiat Strada puede alcanzar los 163 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 15 segundos. Es decir, suavidad y prestaciones de un turismo.
El equipamiento de serie es algo parco para poder lanzar un precio de salida muy económico: 13.483 euros. En este precio entra el airbag para el conductor, la dirección asistida o las barras del techo; pero para ir un poco bien equipados habrá que "tirar" de la lista de opciones: ABS (540 €), aire acondicionado (900 €), radio-cd (360 euros), etc.
En la prueba realizada pudimos comprobar como al volante del Strada uno se siente igual de a gusto que en un turismo, y su motor empuja de la misma forma. El comportamiento dinámico es bueno, y sólo el sistema de suspensión trasero de ballestas (el idóneo para carga, pero no tanto para ir descargado por carteras bacheadas) nos indica que el vehículo que estamos conduciendo ha sido creado para el trabajo. Por lo demás, aparte de por la estética (aunque tiene cierto encanto el estilo pick-up), ni nos hubiésemos dado cuenta de que se trata de un vehículo comercial.
Enrique Marco, Autocity
21 de Marzo de 2005