Fiat Panda TwinAir 85 cv: Se come la ciudad

fiatpandapruebadestacado_f110c6eab0a9f58be077d4088.jpg
Raúl Toledano15 mar 2013
Probamos uno de los utilitarios más longevos del mercado: el Fiat Panda. En su tercera generación, el histórico urbano italiano con motor gasolina TwinAir de 85 cv es el paradigma del turismo asequible, austero y práctico para la vida diaria en la gran ciudad.
Con 33 años de vida comercial a sus espaldas (en España bajo licencia Seat hasta 1986), el Fiat Panda III sigue siendo el utilitario con mayúsculas, incluso en terreno patrio, donde tradicionalmente este segmento A (menos de 3,80 metros de longitud) es dominado por modelos con aires distinguidos (chic, lo llaman ahora) que apuestan más por el diseño que la funcionalidad como Mini, el novedoso Opel Adam o dentro de la propia Fiat el 500. Pero si tienes claro que tu compra es la de un vehículo de guerra para el día a día, con consumos bajos sin necesidad imperiosa de recurrir al gasoil, y práctico y capaz dentro de unas dimensiones ultracompactas y una figura (relativamente) alta, el nuevo Fiat Panda es una de las alternativas más consistente del mercado.
a favor- Manejo en ciudad- Motor TwinAir- Precioen contra- Dinámica en carretera- Sin ESP de serie- Vibraciones y sonoridad mecánica
Manteniendo esa conservadora silueta de minivolumen y la carrocería de cinco puertas del anterior Panda, la nueva generación incluye una parrilla de estilo minimalista y aumenta todas sus cotas exteriores en relación al modelo saliente. Mide 3,65 m de largo (12 cm más que antes), 1,64 m de ancho (+6 cm) y 1,55 m de alto (+1 cm), enfrentándose directamente por tamaño y precio a unidades como Hyundai i10, Kia Picanto, Seat Mii o Chevrolet Spark, siendo algo más caros Volkswagen Up o Renault Twingo.
Concretamente, el Fiat Panda que Autocity.com tiene a prueba durante una semana es el más potente (85 cv gasolina) y el de acabado superior (Lounge). Su precio oficial es de 13.450 euros (con descuentos de hasta el 40% se puede adquirir por apenas 8.000 €), 2.000 € menos que el Fiat 500 equivalente y 3.500 € menos que el Lancia Ypsilon, por poner dos ejemplos sin salirse del grupo italiano.
Con el acabado Lounge, este Panda incluye de serie aire acondicionado, mando a distancia, radio CD-MP3 con cuatro altavoces o rueda de repuesto; y por fuera, molduras de plástico laterales. El único pero es que el ESP no es de serie, teniendo que gastarte unos 500 € más que es lo que cuesta el Pack de Seguridad, que también incluye los sensores de aparcamientos.
El exterior del Fiat Panda no es demasiado atractivo: mantiene la forma de “caja” y la notable superficie acristalada de la segunda generación y al mismo tiempo incorpora detalles de diseño minimalista italiano de los últimos lanzamientos de la marca, como esa la citada parrilla, faros redondos dominantes en el frontal o un pilar C ocultado por una pequeña luneta de cristal lateral que alcanza a unas ópticas traseras verticales y que refuerzan su imagen de monovolumen a pequeña escala. Además, el Fiat Panda de Autocity.com incluye el Pack Estilo que suma unas llantas de 15” de cinco radios dobles y las luces antiniebla delanteras (otros 500 € más).La filosofía de diseño de 'caja' del viejo Panda está muy presente, aunque con detalles minimalistas al estilo 500
MÁS PERSONALIZACIÓN INTERIOR
Por dentro, la austeridad sigue siendo la nota predominante, más allá de pequeños guiños de estilo y aditamentos de personalización que Fiat pone a disposición del cliente. Hay repartidos multitud de huecos para dejar objetos y se ha tenido muy en cuenta la máxima de que el diseño debe estar al servicio de la utilidad. Priman los materiales sencillos y plásticos duros, como en la mayoría de los coches de la categoría. Entre las soluciones más novedosas, destacamos dos: la guantera abierta incrustada en un salpicadero de una sola pieza con una moldura de color a juego con la tapicería, y un freno de mano de tamaño generoso, con tirador lateral y mango ancho, situado entre los dos asientos delanteros.El diseño del freno de mano, de mango ancho y tirador lateral, es otro ejemplo de soluciones más estilosas que antes
A diferencia de otros rivales, este Panda esconde muy bien que es un coche barato, con tela cubriendo los paneles de las puertas o plástico rugoso y resistente en la zona superior del salpicadero, sin apenas rastro de ese plástico brillante de baja calidad de la que otros urbanos hacen gala. Además, el Pack Tecno (500 €) con navegador TomTom extraíble, manos libres Blue&Me y volante con mandos, pone el toque de sofisticación al Fiat Panda de Autocity.comSalvo por la ausencia del ESP de serie, la dotación de serie del Panda es satisfactoria con packs como Tecno que incluyen por 500 euros más navegador, manos libres y volante multifunción
La tercera generación del Fiat Panda puede ser catalogada como amplia en relación a sus dimensiones exteriores. Son 225 litros de maletero, 260 l gracias al desplazamiento longitudinal de la banqueta trasera, y 870 l con los respaldos traseros abatidos gracias a su notable profundidad. De serie, la fila trasera está homologada para dos ocupantes, aunque por 150 euros más se incluye la plaza central con cinturón y reposacabezas (eso sí, la anchura es muy limitada para tres adultos).
En la zona delantera, el conductor se encontrará con una butaca muy mullida, ideal para la ciudad (sin apenas sujeción lateral). Es regulable en longitud, altura e inclinación del respaldo, dejando la regulación del volante limitada únicamente a la altura. El asiento en sí puede ir situado muy arriba, lo que unido a una colocación elevada y muy a mano del pomo del cambio de cinco velocidades y de la generosa superficie acristalada, invita a pensar que conducir por ciudad este Panda será una práctica de lo más placentera.La postura de conducción, la colocación de la palanca del cambio y la notable superficie acristalada, son perfectas para circular por ciudad
En marcha
El motor gasolina TwinAir de 0.9 litros de cilindrada, turboalimentado y 85 cv de potencia es suficiente para mover los 1.000 kg de peso del Panda, o por lo menos es suficiente en su hábitat natural: la ciudad. Sin necesidad de recurrir al diésel, este bicilíndrico TwinAir sube de régimen con alegría, aumentando significativamente ese brío a medio-alto régimen (desde 2.500 rpm) y su consumo urbano no sube de los 6,6 l/100 km (en ciclo mixto, 5,2 l/100 km) con el Star-Stop como mejor aliado. Por debajo de ese régimen, hay que estar bastante pendiente del cambio por esa sensación de vacío tan típica de los motores de bajo cubicaje. A velocidades urbanas, el gran inconveniente del motor TwinAir 85 cv es que transfiere demasiadas vibraciones al habitáculo, especialmente a los pedales y al volante. A velocidades de autovía, 100-120 km/h, la sonoridad de una mecánica bicilíndrica como ésta se hace demasiado perceptible y molesta dentro del habitáculo.
Todas las bondades del motor/chasis de este Panda en ciudad se transforman en inconvenientes en carretera, especialmente en aquellas con mucha curva donde la dirección y las suspensiones se muestran poco comprometidas a la hora de aligerar la marcha. La dirección apenas se endurece al aumentar la velocidad y transmite muy poca información y las suspensiones son muy blandas provocando balanceos notorios de la carrocería, obligando a aminorar la marcha. El motor de 85 cv, además de ruidoso, tampoco es un coloso de las recuperaciones y anticiparse al cambio de marcha es una necesidad imperiosa para extraer lo mejor de él.
El bajo consumo urbano y las blandas suspensiones, los mejores atributos del Panda para moverse por ciudad