Fiat Panda 4x4: Práctico, ligero y eficaz

Diego Zotes23 dic 2004
Fiat pone en el mercado la versión todoterreno del pequeño Panda y, aunque no supone una sorpresa, pues la anterior generación del utilitario italiano contaba con un modelo de estas características, no cabe duda de que llama la atención, especialmente después de probarlo.
Inicio
PRACTICO, LIGERO Y EFICAZ

a fondo Fiat Panda 4x4 1

Fiat pone en el mercado la versión todoterreno del pequeño Panda y, aunque no supone una sorpresa, pues la anterior generación del utilitario italiano contaba con un modelo de estas características, no cabe duda de que llama la atención, especialmente después de probarlo.
El nuevo Panda 4x4 sorprende por lo bien que se defiende en zonas embarradas y especialmente en pendientes escarpadas, donde sin necesidad de más potencia que sus 60 caballos en la versión de gasolina es capaz de avanzar con paso firme y sin pérdidas de tracción. La ligereza es una de sus principales virtudes, y con 980 kilos en orden de marcha su sistema de tracción total es de gran eficacia. En condiciones normales el 98% del par se trasmite a las ruedas delanteras, por lo que en carretera y en caminos sin dificultades se comporta como cualquier otro Panda, pero el diferencial viscoso acoplado al final del árbol de transmisión, que forma un conjunto con el eje trasero, puede llegar a trasmitir el 50% del par a las ruedas posteriores según las circunstancias.
  Diferencial de acoplamiento viscoso
El funcionamiento de los diferenciales viscosos es relativamente sencillo. Unos discos perforados o aleteados están bañados en un fluido sensible a la temperatura. Cuando esta es la normal de funcionamiento, los discos giran libremente y la tracción no llega (o mejor dicho lo hace muy ligeramente) a las ruedas traseras, pero si las ruedas delanteras patinan por falta de adherencia el giro del árbol de transmisión hace que la temperatura del líquido aumente y en la misma medida lo hace su densidad. El aumento de la densidad hace que se acoplen los discos que giraban libremente, trasmitiendo paulatinamente el par a las ruedas traseras. El sistema no requiere sensores para medir deslizamientos ni tampoco sofisticados diferenciales electrónicos.
Las suspensiones están reforzadas, y si bien en el tren delantero sólo cambia el diámetro del vástago de los amortiguadores (pasando de 20 a 22 mm. de diámetro para asegurar resistencia), la longitud de los muelles para aumentar la distancia libre al suelo y se añade una barra de torsión unida al amortiguador mediante bieletas, en el trasero difiere notablemente. En vez de un eje de torsión con ruedas semi-independientes se recurre a un sistema de brazos tirados y ruedas independientes que asegura la sujeción en terrenos irregulares y permite acoplar el sistema de transmisión. La altura libre es de 160 mm. que teniendo en cuenta los pequeños voladizos permite superar escalones y rasantes considerables. Los ángulos de ataque, salida y ventral son respectivamente de 26°, 44° y 23°, y la pendiente máxima superable puede llegar hasta el 50%.
Hay disponibles desde el primer momento de comercialización dos versiones: el Panda 4x4, la más básica, y el Panda Climbing, dotada de molduras laterales, paragolpes pintados en el color de la carrocería, neumáticos mixtos 185/65-14 en lugar de 165/70-14 y detalles de equipamiento interior como el airbag para el pasajero y la preinstalación de radio. Las barras en el techo son de serie en ambos modelos, y la rueda de repuesto es de emergencia lo que puede suponer un auténtico problema si se pincha fuera del asfalto.
De momento, motor Fire 1.2
En principio el único motor disponible es el 1.2 Fire de gasolina, que entrega 60 caballos y desarrolla 145 km/h. de velocidad máxima y una aceleración de 0 a 100 km/h. en 20 segundos. La calidad de marcha en carretera está condicionada por estas cifras, que se deben, más que al incremento de peso (uno 130 kilos extra), a las relaciones cortas que se han introducido en la caja de cambios. No obstante en campo funciona perfectamente y resulta suficiente para la masa que debe desplazar. El consumo mixto homologado por Fiat es de 6,6 l/100km, un gasto moderado gracias a que en condiciones de homologación (100% carretera) la tracción por diferencial viscoso genera poco rozamiento.
En el segundo semestre de 2005 se podrá adquirir también con el motor 1.3 Multijet diesel de 70 caballos, con el que las prestaciones serán algo mejores, con una velocidad de 155 km/h y 16 segundos de aceleración.
En definitiva un utilitario pequeño y de cinco puertas, ideal para quienes requieran desplazarse por zonas sin asfaltar o en las que se produzcan nevadas abundantes. Su precio base: 11,810 euros, es inferior al de sus competidores pero el motor se queda un justo de potencia en carretera y las prestaciones son sencillamente suficientes. El equipamiento de serie es bastante completo para su precio en cualquiera de las dos versiones (Climbing: 12.410 €) y la lista de posibilidades adicionales es muy completa y nada cara.
Carlos Lera, Autocity
16 de Diciembre de 2004