Fiat Grande Punto T-Jet: Apuntando a deportivo

a fondo :: Fiat Grande Punto T-Jet 1
Raúl Toledano21 abr 2009
Este pequeño utilitario es ágil, dinámico y, siempre que se le exija dentro de sus posibilidades, su conducción es amable y precisa.
Apuntando a deportivo
Fiat estaba falto de un modelo pura sangre. La saga turbo-jet, que hasta ahora con su motor 1.4 16V proporcionaba 95 CV, se afianza con un nuevo propulsor que concede hasta 120 CV, convirtiendo esta nueva joya de la firma italiana en todo un referente de los utilitarios de dimensiones más pequeñas, e incluso le equipara en algunos aspectos mecánicos y de acabados con el segmento superior. Es ágil, dinámico y, siempre que se le exija dentro de sus posibilidades apenas mide 4 metros, su bastidor es suficiente para la potencia que desarrolla-, su conducción es amable y precisa.
a favorAcabado y diseño exteriorConsumo reducido y mecánica ágilHabitáculo amplioen contraPrecio elevadoCarente de chispa a altas revolucionesEscasa visibilidad trasera
Que nadie se espere arabescos o complejidades con este utlitario que roza la frontera de los GTi. Por dentro, está lo suficientemente refinado y cuidado como para sonreír cuando te colocas al volante. Por fuera, la sensibilidad del diseñador transalpino grandes y redondeados faros delanteros; rejilla frontal muy cuidada, sin excesos; una banda frontal, lateral y trasera con los colores de la bandera italiana; y un finísimo y coqueto spoiler que cierra el círculo- es de agradecer a primera vista. Es un coche llamativo dentro de su segmento.
¿Pequeño? No tanto. El habitáculo es amplio, tanto para las plazas delanteras como para las traseras; el maletero, de 257 litros, es evidentemente pequeño, pero sensiblemente más generoso que algunos de sus competidores más directos. Al grupo italiano no se le ha olvidado ni el más mínimo detalle. De serie, el Grande Punto 1.4 16V TJet Sport ofrece el ESP y el aire acondicionado. Aspecto a tener muy en cuenta para valorar un precio, 17.220 euros, que de entrada y en comparación con otras alterativas Renault Clio Grand Tour, Ford Fiesta 1.6 Ti-VCT Sport, Suzuki Switt Sport, Honda Jazz, Toyota Yaris- puede parecer sensiblemente más caro.
Depurado por fuera, espacioso por dentro
Más adelgazado y con una línea mucho más agresiva gracias a su desafiante parrilla delantera, el T-Jet Sport resulta muy llamativo estéticamente gracias a sus combinaciones cromáticas y a una zaga esbelta, cerrada con un toque más deportivo porque su pequeño alerón incorpora una luz de freno central que recuerdan al Abath Grande Punto. Con luces antinieblas delanteras y traseras incrustadas en los faldones del coche, el T-Jet Sport 120 CV extiende a lo largo de su carrocería su seña de identidad: una bandera italiana que tocará la fibra de los más devotos de la marca.

a fondo :: Fiat Grande Punto T-Jet 2

Pero por si fuera poco, la firma transalpina ha conseguido dar un giro de tuerca para envolver a este modelo de un halo deportivo muy logrado. El acabado "Sport" del T-Jet es lo que motiva que el salto de calidad sea incuestionable: acogedor, amplio y práctico, a pesar de una longitud de 4.0333 mm, una anchura de 1.687 mm y una batalla de 2.510 mm. La sensación de confortabilidad no la perdemos en ningún momento. Y ahí más. Gracias al acabado Sport, la sensación de subirnos a un minideportivo se acentúa. Al colocarnos al volante revestido en cuero y acoplarnos al asiento del piloto -confortable, con una postura de conducción recogida, con todos los mandos al alcance-, no existe ningún pero. Además, las plazas traseras y el maletero, sin kit antipinchazos, son razonablemente holgados.
Con escasa visibilidad trasera por culpa de sus marcadas líneas deportivas, la conducción es en todo momento agradable, pero con un pequeño lastre: si se quiere sacar el máximo rendimiento del coche, el cambio manual de cinco velocidades es algo brusco, impreciso y limitado: la segunda velocidad no entra con la soltura necesaria para un motor que responde de maravillas a bajas revoluciones.
Agilidad a bajas revoluciones
Sin quejas pero sin lujos, sobre todo a altas revoluciones. El propulsor del 1.4 T-Jet, sobrealimentado, está pensado para dar lo mejor de sí mismo a bajas vueltas y reducir lo más posible el consumo, que se fija en una media (carretera y ciudad) de 6.7 litros a los 100 kilómetros. Por ejemplo, el Peugeot 207 1.6 Vti y Ford Fiesta 1.6 Ti-VCT Sport, ambos con propulsor atmosférico, son más constantes y sacan mejores prestaciones de sus mecánicas a elevadas revoluciones.

a fondo :: Fiat Grande Punto T-Jet 3

Sin embargo, cuando se trata de empujar desde la parte baja del cuentarrevoluciones, el 1.4 T-Jet es el número uno. Gracias a un bastidor que aguanta sobradamente dicha potencia y al control de tracción incorporado de serie, la seguridad es una garantía. Se le puede apretar, siempre hasta cierto punto, todo lo que se quiera y más. Es preciso, tanto a nivel de suspensiones como de frenos.
Suave y sin excesos, es un coche con un comportamiento correctísimo. Estas características le convierten en un coche con una respuesta rápida; en definitiva, ágil. Con un par máximo de 206 Nm a unas 2.000 revoluciones aproximadamente, el Grande Punto obtiene una velocidad máxima de 195 km/h (dato oficial) y una aceleración de 0 a 100 km/h de 9 segundos. El turbocompresor de nueva generación acoplada a su baja cilindrada, 1368 cm3, le permiten ofrecer unas prestaciones comparables con motores de cilindrada superior, pero con consumos inferiores.