Fiat 500L Trekking 1.6 Mj 105 cv: Entre monovolumen y SUV

portadabtrekkingmj_a85b8606bdfea6d79ba94e770.jpg
Enrique Marco11 nov 2013
La nueva versión Trekking del Fiat 500L se posiciona entre el segmento SUV y monovolumen de tamaño compacto. Es difícil encontrarle rivales directos, pero bien podríamos citar al Mini Countryman o al Renault Captur como competidores más cercanos. Lo probamos con un motor diésel de 105 cv por el que hay que pagar 19.950 euros.
Los vehículos de tamaño reducido y estética campestre están de moda y con las ventas en alza, y ninguna marca quiere perderse su parte del pastel. Cada una lo hace con su estilo y Fiat, antes de que el próximo año lance al mercado una nueva carrocería de su exitosa familia 500 bautizada como “X” y con tracción 4x4, ofrece por ahora la versión Trekking del 500L. Es éste un monovolumen algo elevado y con detalles de todoterreno más que un SUV convencional, pero lo cierto es que en aptitudes reales,  salvo los que cuentan con tracción integral, es difícil diferenciar a los de un estilo de otro. En cuanto a rivales, si bien nuestro protagonista de hoy no parece tener ninguno totalmente directo, sí nos podríamos fijar en el Mini Countryman (unos 4.500 euros más caro que el Fiat con el motor más parecido, de 112 cv) o el Renault Captur (unos  2.000 euros más económico que el Fiat con el motor 1.5 dCi de 90 cv) como competidores más cercanos.
a favor-Imagen muy coqueta-Amplio habitáculo-Motor con empuje y ahorradoren contra-Más caro que algunos teóricos rivales-Portón trasero de cierre incómodo
El Fiat 500L Trekking 1.6 Multijet de 105 cv resulta una opción muy equilibrada, aunque en la gama 500L acaba de aparecer la evolución de 120 cv, por sólo 800 euros más. El modelo probado por Autocity sale, con los descuentos actuales, por 19.950 euros, lo que no está mal si tenemos en cuenta lo bien terminado que está y lo chic que resulta. Sí es cierto que la pintura metalizada se paga a parte, una gama de pinturas que por cierto resulta muy atractiva, como es el caso de esta unidad de pruebas con el color “verde toscana” a juego con el techo y los retrovisores blancos, y combinados con un interior muy resultón en tonos grises y marrones. No obstante, tanto el Captur de Renault como el Countryman de Mini no le van a la zaga de materia de personalización, y es que algunas marcas se han dado cuenta de que suelen gustar másestas amplias posibilidades de configurar un coche a tu gusto que las opciones más serias y limitadas de la mayoría de los fabricantes.
Por concepto, debemos adelantar que el Fiat 500L poco o nada tiene que ver con el coqueto urbano 500, ya que su carrocería de cinco puertas, el espectacular crecimiento en longitud y altura, o la muy superior capacidad de carga, le hace pertenecer a segmento muy diferente. La marca italiana aprovecha comercialmente el tirón de la gama 500, y en nuestro 500L Trekking podemos observar tanto algunos rasgos del pequeño 500 como la calidad y buen gusto de muchos de sus detalles, pero la diferencia entre uno coche y otro es abismal. Además, sobre la versión 500L convencional este Trekking sobresale por unos pasos de rueda y paragolpes pintados en negro, por unos protectores de bajos con look aluminio y por un equipo de neumáticos específico con compuesto M+S para una mejor adherencia y en medida 225/45 R17.

trekkingmj_xa_0e1c82df51e95564fa3af7110.jpg

Su carrocería de 4,27 metros de longitud, 1,80 metros de anchura y 1,68 metros de altura permite un amplio espacio en su habitáculo y un considerable maletero de 455 litros ampliables a 1.480 litros si se abaten los asientos traseros. Esta fila de asientos posterior, además de lógicamente abatible, cuenta con banquetas desplazables longitudinalmente y con respaldos que se pueden inclinar. Si a esto le añadimos las mesitas desplegables de los respaldos de los asientos delanteros nos encontramos ya con un habitáculo tan versátil como el de los monovolúmenes más logrados. Además, la elevada altura de los asientos y la gran superficie acristalada le aportan una notable dosis de luz y visibilidad.El habitáculo del 500L Trekking es amplio, cómodo y con muchas posibilidades
Al volante del 500L Trekking es fácil sentirse cómodo, más aún en ciudad al manejar la dirección “ultraasistida” gracias a su botón “City”. El motor no es silencioso desde el principio, ya que en frío y con las ventanillas bajadas el típico traqueteo de la mecánica diesel es claramente perceptible. Pero esta sonoridad no reviste problema alguno cuando circulamos a velocidad de crucero y con las ventanillas subidas. En cuanto a la respuesta mecánica, la alegría con la que responde este coche es superior a la que podríamos imaginar tras conocer su cifra de potencia (105 cv) y su registro de aceleración de 0 a 100 km/h (12 segundos). La verdad es que si bien su potencia y prestaciones no son sobresalientes, su empuje a medio régimen es bastante bueno, y le proporciona agilidad tanto en ciudad como en carretera. Vamos, que este Fiat 500L Trekking 1.6 Multijet 105 cv es un perfecto compañero de viaje para hacer kilómetros y kilómetros y en el que rara vez echaremos en falta más potencia.

trekkingmj_xb_240b016b0e6a639a6880b751c.jpg

Además de brioso, el 500L Trekking con esta mecánica diesel resulta muy ahorrador, con un consumo medio homologado de 4,7 l/100 km, una cifra que en condiciones reales apenas varía. En cuanto a comportamiento dinámico se refiere, el que esta versión Trekking lleve neumáticos M+S (adecuados para nieve o tierra) o tenga una altura libre al suelo un 10% superior (145 mm en este caso) no le penalizan en absoluto en cuanto a estabilidad en carretera. De hecho este coche afronta muy bien las curvas y transmite confianza al conductor aunque nos acerquemos a los límites, pues sus reacciones son totalmente predecibles y muy nobles, sin acusar tampoco excesivos balanceos de la carrocería.Con estas especificaciones es más seguro circular por caminos de tierra
Si queremos transitar por caminos de tierra, la mayor distancia libre al suelo, los refuerzos de los bajos de la carrocería, los neumáticos de mayor agarre y el “botón Traction+” serán nuestros aliados. No es que con todo esto podamos afrontar situaciones muy complicadas, pero permiten que la circulación por caminos de tierra sea más segura y efectiva. El “botón Traction+” de ningún modo puede suplir a un sistema 4x4, pero sí funciona como un diferencial autoblocante electrónico, es decir, mejorando la capacidad de tracción en momento de aceleración.

Finalmente, en un coche como este el equipamiento y la personalización merecen una atención especial.  Ya de serie todos los 500L Trekking vienen con la nueva pantalla táctil de 5,4 pulgadas del sistema Uconnect, con múltiples posibilidades de conectividad para el Smartphone. Destacable es la combinación cromática del interior, que incluso incluye en el volante de cuero los dos colores elegidos. En cuanto a la equipación estándar, este modelo no olvida el climatizador, los airbags incluso de cortina, el sistema de ayuda al arranque en pendientes o los faros antiniebla. Opcional es el navegador (572 €), el techo fijo de cristal (727 €), el techo solar practicable (1.143 €), la cámara de visión trasera (322 €), etc. Además, accesorios y pegatinas de diferentes diseño terminan por completar un coche “a medida” casi de innumerables posibilidades de personalización.

trekkingmj_xc_089f85a8d1511c6cfcd1c4d98.jpg