Fiat 500 Twin Air: La clave está en el aire

a fondo :: Fiat 500 Twin Air 1
David Ordás12 jul 2010
El pequeño Fiat 500 recibe el nuevo motor de gasolina bicilíndrico Twin Air, la apuesta de la marca transalpina para aunar ecología y rendimiento en un pequeño motor de 900cc.
Fiat Powertrain Technologies (FPT) nos presenta el nuevo motor Twin Air de 900cc, un motor de gasolina bicilíndrico, diseñado específicamente para la aplicación de la tecnología Twin Air, con la mirada puesta en la ecología y la reducción del consumo.

Este propulsor, que será comercializado a partir del septiembre próximo en el Fiat 500, es el primero de una nueva familia de motores bicilíndricos turboalimentados, que utilizan el revolucionario sistema Multiair. Este es el verdadero corazón de este pequeño motor turbo, en el que el tradicional árbol de levas de admisión se sustituye por un sistema electrohidraúlico, que introduce una serie de elementos intermedios entre la leva y las válvulas de admisión, cuyo fin es intervenir en el proceso de llenado de aire de los cilindros.

Con ello se permite un control directo del aire mediante las válvulas de admisión del motor, eliminando a su vez la menos eficiente mariposa de admisión, responsable directa de pérdidas de potencia en todos los motores tradicionales de gasolina que la implementan. Este sistema Multiair, combinado con una fluidodinámica específica, consigue optimizar todo el proceso de combustión, para así reducir el consumo y las emisiones contaminantes, sin sacrificar el rendimiento, situándose a la vanguardia de la ecología y la tecnología.

El resultado: hasta un 30% menos de emisiones de CO2, con respecto a otros motores de gasolina tradicionales de similares prestaciones, y un consumo también inferior, sin renunciar por ello, a unas prestaciones notables.

Los ingenieros de Fiat han puesto todo el empeño en que el pequeño motor bicilíndrico no produjera vibraciones molestas, para lo cual lo han dotado de un árbol de levas contrarrotante, con el que como pudimos comprobar, se mitigan casi totalmente las vibraciones típicas de este tipo de motores.

La nueva familia de propulsores estará disponible en tres configuraciones, desde los 65 a los 105 CV, si bien el primer motor en salir al mercado será la variante intermedia de 85 CV que hemos tenido la ocasión de probar en el Fiat 500.
Al volante
El Fiat 500 ha sido el elegido para introducir en la gama la familia de motores Twin Air, montando inicialmente la versión de 85 CV, con una potencia específica de 97 CV por litro, y un par máximo de 145 Nm a 1900 rpm. Sobre el papel, con una aceleración de 0 a 100 en 11 segundos y una velocidad punta de 173 Km/h, debería de tener un rendimiento superior al actual 1.3 Diesel Multijet de 75cv, y ligeramente inferior al motor de gasolina 1.4 de 100cv, siendo el consumo del nuevo Twin Air, con solo 4 litros de consumo declarado en ciclo combinado, el más bajo en ambos casos.

Dispuestos a probar este novedoso motor en el pequeño Fiat 500, nos introducimos en el habitáculo, para comprobar la existencia de un nuevo botón ECO , con el que la potencia máxima disminuye hasta los 77 CV y el par se limita a 100Nm a 2000 rpm, para optimizar el consumo sobre todo en recorridos urbanos. Sin más dilación encendemos el motor, para sorprendernos en primer momento con su baja rumorosidad, y por la ausencia casi total de las vibraciones características de los motores de 2 cilindros, que solo son perceptibles en frío y al ralentí, pues los ingenieros de Fiat han aplicado un eficaz árbol de equilibrado contrarrotante.

Iniciamos la marcha, para comprobar en primer momento que la suavidad de funcionamiento no nos hace echar de menos los 4 cilindros, y solo el sonido característico de este propulsor, al que pronto nos acostumbramos, nos recuerda que tenemos bajo el capó el nuevo bicilíndrico Twin Air. El circuito de pruebas que tenemos preparado, incluye una gran parte de recorrido urbano, unos pocos kilómetros de autopista, y otra parte importante de recorrido interurbano, que nos hará ver como se desenvuelve el Fiat 500 en su terreno habitual.

Tal y como esperábamos, los 85 CV de potencia, combinados con la reducción de peso que aporta el nuevo propulsor, resultan más que suficientes para mover el Fiat 500 con agilidad, permitiendo una conducción alegre por ciudad, y suficientemente rápida en autopista y recorrido interurbano. El indicador de consumo que llevamos encendido en todo momento, nos muestra como esperábamos, valores de consumo muy razonables para el tipo de conducción y el recorrido que estamos llevando a cabo.

Sin embargo, no todo iban a ser virtudes, y enseguida comprobamos que el buen rendimiento del motor, se empaña por un rendimiento más pobre del que esperábamos en la zona baja del cuenta revoluciones, pues a pesar de que se declaran 145 Nm a 1900 rpm, parece que a este motor no le gustase girar por debajo de 2000 rpm, lo que hace necesario utilizar el cambio frecuentemente en situaciones habituales como al acercarse a una glorieta, ceder el paso, o disminuir levemente la velocidad de circulación por cualquier motivo. Este comportamiento, es especialmente acusado con el modo ECO activado, que limita la potencia y el par máximo, lo que nos hace plantearnos la utilidad real de este botón sobre todo en ciudad, pues sobre el papel disminuye el consumo, pero en la realidad nos hace utilizar más el cambio y la zona alta del cuenta revoluciones.

Lo que sí demostró su utilidad, y pudimos dar fe de su buen funcionamiento y su eficacia, fue el sistema Star-Stop y el indicador de cambio de marcha óptimo que incorporará de serie el nuevo Fiat 500, y con el que el consumo disminuye notablemente, sobre todo en ciudad. El pequeño utilitario equipa también el sistema Blue&Me, con el que no solo se mejoran las capacidades del sistema de entretenimiento del coche, sino que además permite la utilización de la aplicación eco:Drive para la optimización de los hábitos de conducción y la reducción del consumo.

Finalmente, tras un recorrido de 37 kilómetros, en el que encontramos bastante tráfico y donde las altas temperaturas hicieron que tuviéramos que hacer uso continuo del aire acondicionado, el consumo según el ordenador de a bordo fue de 6,4 litros, una cifra objetivamente baja teniendo en cuenta que más de la mitad del recorrido la llevamos a cabo por zona urbana.

a fondo :: Fiat 500 Twin Air 2