Ferrari 488 GTB: Sustituto del 458 Italia

ferrariportada_f9ddd62533c7b2fccefffe279.jpg
Raúl Toledano10 feb 2015
En el Salón de Ginebra Ferrari presentará su último y flamante deportivo, el 488 GTB, que viene a sustituir al 458 Italia con un motor V8 de menor cilindrada que su antecesor pero con más potencia, 670 cv, gracias a su apuesta por la turboalimentación.
Ferrari demuestra una vez más que su división de competición y su modelo de negocio van de la mano. Obligada por las restrictivas legislaciones anticontaminantes (también autoimpuestas por la FIA, el máximo organismo del automovilismo), la firma de Maranello da carpetazo a su venerado motor atmosférico y apuesta por un nuevo bloque, también de ocho cilindros, algo más pequeño y sobrealimentado, la fórmula mágica para ser más eficiente sin aminorar el rendimiento.
El nuevo embrión de esta estrategia es el Ferrari 488 GTB, con una motorización central-trasera V8 turboalimentada de 3902 cc (el 458 Italia tenía 4497 cc) capaz de entregar 670 cv de potencia a 8.000 rpm (el 458 Italia, 570 cv a 9.000 rpm) y obtener una respuesta instantánea de 0,8 segundos a 2.000 rpm gracias a los 760 Nm de par motor. Como su sucesor, este 488 GTB está acoplado sobre una transmisión de doble embrague y siete velocidades y por supuesto es tracción trasera.Menos cilindrada, pero más potente, rápido y eficiente que el 458 Italia
La rebaja de la cilindrada y la utilización del turbo son, junto a la reducción del peso de la carrocería (de 1.560 a 1.370 kg y un reparto de peso del 46,5% delante y 53,5% detrás) y a una resistencia aerodinámica baja, factores clave para obtener las siguientes prestaciones: 3 segundos tarda en acelerar de 0 a 100 km/h; 8,3 s de 0 a 200; alcanza 330 km/h de velocidad máxima; y detiene el cronómetro en su vuelta rápida en el circuito de Fiorano en un 1 minuto y 23 segundos. Números superiores a los 458 Italia (incluidas las evoluciones potenciadas denominadas Speciale, de 605 cv) y a otros competidores fuera de la casa como los McLaren MP4-12C (625 cv) y Lamborghini Huracán (610 cv).

ferrariapoyo_6599787fd8423ab49cb029abe.jpg

Sobre una carrocería de 4,57 metros que visualmente es una evolución del 458 Italia (4,53 m), los ingenieros de Ferrari han trabajado a conciencia en materia aerodinámica, colocando a este 488 GTB incluso por encima de LaFerrari, parcela de la que sale beneficiado el consumo mixto homologado, de 11,4 l/100 km (260 g/km de CO2), casi dos litros menos que el 458 Italia. Cuenta con un doble spoiler frontal, tomas de aire laterales, un alerón trasero activo de tipo volado que reduce la resistencia al avance y aumenta la carga sobre el eje posterior, un difusor de grandes dimensiones con las salidas de escape recolocadas (doble y no triple como el 458 Italia), y bajos carenados. Entre los elementos aerodinámicos de la carrocería destaca un alerón trasero activo de tipo volado
En el apartado técnico cuenta con la versión evolucionada "Side Slip Control 2" (SSC2), en español, Control del Ángulo de Deslizamiento Lateral, siendo más precisa y menos intrusiva para permitir una mayor aceleración longitudinal en curva. Dicho sistema SSC2 además de integrarse con el control de tracción "F1-Trac" y el diferencial electrónico "E-Diff" también controla los amortiguadores activos.
El interior también es reconocible respecto al 458 Italia. La configuración del cockpit del 488 GTB es de corte deportivo, la consola central en el plano vertical se remite a los botones de la climatización y el salpicadero, desde su parte central, queda orientado hacia el conductor, protagonista absoluto de esta distribución. El resto de mandos quedan organizados en el túnel central o en el propio volante (como el famoso "Manetinno" que modifica distintos parámetros dinámicos), proyectándose todos los datos en la enorme pantalla digital del cuadro de instrumentos.

ferrariapoyo_3f77de9b9321dc9914a655e14.jpg