Ferrari 458 Speciale Aperta

0
Ferrari aterriza en el Salón de París con su última joya, un descapotable que supera la barrera de los 600 cv de potencia máxima y ofrece las prestaciones de un modelo cerrado o coupé. El nombre que tiene es 458 Speciale A o Aperta (término italiano que significa literalmente ‘Abierta’), una edición limitada a 499 unidades de un deportivo que deriva del 458 Spider. Respecto a éste, los ingenieros de Ferrari (que no serán los mejores en los circuitos de F1, pero que siguen desarrollando máquinas de calle como ésta) han realizado una serie de mejoras en el motor, la aerodinámica, y en la reducción de pesos.Una edición limitada a 499 unidades
Sobre el mismo bloque atmosférico de 4.5 litros de cilindrada y ocho litros en configuración ‘V’ del Spider, el Ferrari 458 Speciale Aperta desarrolla 605 cv de potencia a un giro de motor elevadísimo de 9.000 rpm (27 cv más que el Spider), o lo que es lo mismo, una potencia específica de 135 cv/litro, un valor extraordinario para una mecánica que renuncia a la sobrealimentación. Con estos datos, os podréis imaginar sus desorbitadas prestaciones: son 3 segundos lo que tarda en acelerar de 0 a 100 km/h (4 décimas menos que el Spider) y de 0 a 200 en 9,5 segundos, cifra que demuestra la letal progresividad de estas mecánicas made in Maranello. Tiene la misma potencia y prestaciones que el Ferrari 458 Speciale (coupé), presentado hace justamente un año en el Salón de Frankfurt 2013.

Con un motor situado en posición central trasera, es decir, justo por delante del eje posterior y la tradicional propulsión de los deportivos de Ferrari, semejante potencia será controlada por un sistema denominado ‘Side Sleep Angle Control’ que analiza continuamente a la velocidad en que giran las ruedas traseras y de esta manera entregar la potencia en menor o mayor medida para asegurar un paso por curva más rápido y eficaz.Una potencia específica de 135 cv/litro es un dato sideral para un motor atmosférico
Descapotado como se ve en las fotos que acompañan al reportaje, el 458 Speciale Aperta esconde en un compartimento situado tras sus dos y únicos asientos -justo por encima del motor- una capota de lona que se despliega automáticamente en 14 segundos. El color de la carrocería es excluisvo para esta versión. Es un amarillo denominado ‘Librea’ con una franja central en azul ‘Blu Nart’ y blanco ‘Avus’. Por dentro, la fibra de carbono recubrirá zonas del salpicadero, puertas y túnel central, estando forrados en Alcantara las dos butacas.


Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.