Fabricantes y expertos preven que la venta de autos en España se doble en 2017:

Fabricantes y expertos preven que la venta de autos en España se doble en 2017 1
Agencia EFE06 nov 2013
Los fabricantes de coches instalados en España y los expertos en automoción se han mostrado hoy confiados en que en 2017 las ventas en el mercado doméstico podrán alcanzar las 1,5 millones de unidades, cerca del doble de las actuales, si se mantiene el incipiente crecimiento económico.

Durante la celebración del tradicional Encuentro de la Industria de la Automoción que organiza la escuela de negocios IESE, los representantes del sector de la automoción en España se han conjurado para lanzar un mensaje de optimismo hacia el futuro, después de años marcados por la austeridad y, sobre todo, por la dramática caída del número de vehículos vendidos.

El presidente de Ford en España, José Manuel Machado, ha sido el primero en subrayar que 'en muy poco tiempo' el número de vehículos vendidos en el mercado doméstico llegará a los 1,5 millones, y que las fábricas españolas volverán a producir tres millones de coches, como antes de la crisis.

La incipiente recuperación económica iniciada en España hace pensar a este ejecutivo que el sector de la automoción emprenderá al fin la senda del crecimiento y ha puesto como ejemplo del cambio de rumbo los últimos datos de ventas del pasado octubre, que reflejan un aumento de un 37 % en relación con el mismo mes de 2012.

En 2012, se vendieron en España unos 700.000 vehículos, mientras que la producción en las 17 fábricas instaladas en el territorio español se situó en los dos millones de unidades.

En declaraciones posteriores a los periodistas, Machado ha concretado que espera esta recuperación para el 2017.

Respecto a la producción, ha augurado que se llegará a las 2,2 millones en 2013, 100.000 más que en 2012, de los que la mitad corresponderían a los vehículos que ensambla Ford en Almussafes (Valencia), y que en 2014 serán ya 2,4 millones.

En este mismo sentido se ha pronunciado el presidente de General Motors (GM) en España, Antonio Cobo, que ha situado hacia el 2017 el año de la recuperación de las ventas en el mercado doméstico.

Cobo ha augurado para 2014 una situación 'de estabilidad' muy similar a la de 2013 y cree que en 2015 podrá apreciarse más claramente un crecimiento 'muy lento' de las ventas.

A juicio de este ejecutivo, el mercado español cuenta con 'un potencial de ventas' que despertará en algún momento en los próximos años si la economía crece algo y se mantiene estable.

De hecho, los planes de GM para la fábrica de Figueruelas (Zaragoza) prevén que la planta trabajará en plena producción en el 2017, lo que supondrá fabricar unos 480.000 vehículos al año.

Cobo ha explicado que la compañía que preside se ha preparado en los últimos años para poder iniciar una recuperación, que se ha empezado a dibujar gracias a la adjudicación de nuevos modelos.

Así, el pasado agosto se inició el lanzamiento del modelo Mokka y en noviembre se llevará a cabo el del nuevo Corsa, lo que hace vaticinar a Cobo 'un 2015 en el que la situación será radicalmente diferente'.

En las últimas semanas, la alianza GM y PSA ha anunciado además la fabricación de un monovolumen del segmento B, que se ensamblará en Zaragoza.

En el 2013, la planta de Figueruelas prevé superar los 280.000 vehículos producidos y la fábrica avanzará a partir de ahí hasta llegar a los 480.000.

En este horizonte, Cobos ha señalado que una de las principales consecuencias sería la recuperación de los algo más de mil empleados que actualmente están afectados por el Expediente de Regulación de Empleo temporal puesto en marcha en la planta.

La consultora KPMG, que organiza el Encuentro de Automoción de IESE, está también convencida de que en 2017 España puede volver a recuperar las cifras de producción y ventas anteriores a la crisis, 'mucho antes de lo que nos pensábamos hasta hace muy poco', han señalado fuentes del sector.

Por otra parte, el profesor de IESE Marc Sachon ha facilitado los datos de una encuesta reciente que detecta la existencia de una demanda dormida de vehículos por una parte importante de la población, que se despertará cuando la economía se estabilice.

Así, más de la mitad de los encuestados aseguraron que si el entorno económico mejora están dispuestos a comprar un coche.