Estudiantes cántabros diseñan una moto de competición para conquistar Motorland:

Estudiantes cántabros diseñan una moto de competición para conquistar Motorland 1
Agencia EFE01 oct 2014
Un grupo de universitarios cántabros dan estos días los últimos retoques a la moto que han diseñado y con la que pretenden conquistar este fin de semana, en el circuito aragonés de Motorland, la competición que les enfrentará a estudiantes de una treintena de universidades españolas y extranjeras.

Se trata de una nueva edición del certamen MotoStudent, que está organizado por Moto Engineering Fundation (MEF) y la empresa DORNA, propietaria de los derechos del Campeonato del Mundo de MotoGP, con el objetivo de que los estudiantes de ingeniería demuestren su capacidad de creación, innovación y gestión.

El reto planteado ha sido diseñar una moto de competición a partir de una serie de piezas básicas, como un motor de 250 centímetros cúbicos, llantas, neumáticos, frenos, horquillas y amortiguadores, y unos estándares de medida comunes.

Con estos condicionantes el equipo de la Universidad de Cantabria (UC), formado por Eduardo Bayona, Andrés Cano, Ignacio Gualda, Álvaro Fernández, Jorge Martínez, Pedro San Emeterio, Juan Santamaría y Ana Vega, ha creado una máquina con la que están seguros de ganar.

El prototipo lo han presentado esta mañana en la Escuela Técnica de Ingenieros Industriales y de Telecomunicaciones, aunque todavía no lo han podido mostrar completo porque están dándole los últimos retoques.

Sin embargo, Eduardo Bayona, jefe del equipo UC Racing Student, ha asegurado que la moto estará lista para correr este fin de semana en el circuito de Alcañíz (Teruel), donde el encargado de sacarle el máximo rendimiento será el piloto aficionado cántabro Pablo López.

Hasta aquí, estos ocho estudiantes cántabros han pasado un año y medio trabajando en el proyecto, en los últimos meses 'a tope', para lo que han contado con el apoyo de un grupo de patrocinadores que les han aportado dinero, pero también piezas y materiales, lo que les ha permitido superar 'dificultades' de financiación.

Con todo ello, este grupo de estudiantes cántabros ha construido, con menos de 4.000 euros, una moto que todavía hoy se ha presentado solo en su esqueleto, sin carenado, y de la que aún desconocen su límite de potencia, porque no la pueden probar.

Para conocer hasta donde puede llegar su prototipo en circuito tendrán que esperar a este viernes y sábado, que se realizarán pruebas estáticas y dinámicas, y al domingo, cuando los diseños de todas las universidades se verán las caras sobre el asfalto de Motorland.

Habrá premios en distintas disciplinas y, para el equipo ganador, la posibilidad de que sus miembros se conviertan en emprendedores, con un apoyo para producir industrialmente 600 motos derivadas de su prototipo.