El yen, la crisis y la tensión con China pasan factura a Nissan y Suzuki:

Nissan ganó 1.770 millones de euros de abril a septiembre, un 2,8 por ciento menos 1
Agencia EFE06 nov 2012
El grupo Nissan Motor revisó hoy a la baja sus previsiones de resultados para este ejercicio fiscal, en medio de un difícil entorno para la industria nipona del motor que ha llevado también a Suzuki a anunciar que dejará de vender coches en EEUU.

El presidente del grupo, Carlos Ghosn, destacó que estos resultados se han registrado 'en un difícil entorno operativo afectado por la continua apreciación del yen y las condiciones económicas particularmente difíciles en Europa', según un comunicado de la firma.

Ante esta situación, Nissan revisó ligeramente a la baja su previsión de beneficio para el ejercicio 2012, que concluye el 31 de marzo de 2013, en el que espera ganar 3.140 millones de euros, lo que supone un 0,6 % menos que lo pronosticado en mayo.

Además, en 2012 Nissan espera lograr 5.650 millones de euros de beneficio operativo, un 0,9 % inferior a las previsiones de mayo, y unos ingresos por ventas de 96.410 millones de euros, casi un 5 % menos que lo estimado con anterioridad.

El volumen de ventas para 2012 también ha sido recortado por Nissan, que ahora proyectaba colocar 5,08 millones de unidades en lugar de los 5,35 millones de vehículos que esperaba hace seis meses.

De abril a septiembre, Nissan registró un beneficio operativo de 2.860 millones de euros, un 7,3 % menos que en 2011, y unas ventas de 45.240 millones de euros, un 4,1 % más que en la primera mitad del año precedente.

Según Ghosn, a pesar de los retos con los que se ha encontrado este año, la compañía ha 'respondido con decisión' y mantiene el objetivo de lograr un crecimiento estable para lo que queda de ejercicio.