El vehículo eléctrico no será masivo hasta pasados cinco años:

Agencia EFE07 ene 2011
El sector del automóvil considera que el vehículo eléctrico no será accesible para la mayoría de usuarios, como mínimo, hasta dentro de cinco años, según un informe sobre esta actividad elaborado por la consultora KPMG.

El informe señala, sin embargo, que casi nueve de cada diez fabricantes de automóviles ejecutan importantes inversiones en este campo y existe un compromiso de continuar con esta estrategia de movilidad limpia por la vía de los híbridos, la vehículos eléctricos e incluso la pila de hidrógeno.

Para Francisco Roger, responsable del área del automóvil en la filial española de KPMG, "a medida que aumenten los coches propulsados con nuevas tecnologías y combustibles, crecerán las posibilidades de combustión de las baterías así como otros posibles riesgos para la seguridad de los vehículos", por lo que aboga porque proveedores y fabricantes tomen la iniciativa en materia de este tipo de seguridad y conseguir ventajas competitivas.

En el estudio, al que más de 200 altos directivos de fabricantes de automóviles, proveedores y distribuidores de todo el mundo han aportado sus impresiones, se señala que el incremento de la población y las tendencias urbanísticas van a cambiar significativamente el entorno del sector del automóvil.

En esa línea, el aumento de las zonas con bajas emisiones de polución y el acceso restringido a los centros urbanos, podría ser el inicio de actuaciones en este campo.

De este modo, un 73 % de los consultados cree que los vehículos se diseñarán para fines específicos y el 76 % apuesta porque los nuevos diseños estarán vinculados a las nuevas tendencias urbanísticas.

Casi siete de cada diez empresas que han participado en el informe se decantan por formar alianzas estratégicas o empresas conjuntas con proveedores en lugar de buscar capital y continuar en solitario.

Asimismo, la mitad cree que esa concienciación sobre la importancia de las colaboraciones estratégicas para lograr una innovación tecnológica rápida, experimentará una evolución de la cadena de valor en el sector y se formará una nueva dinámica en las relaciones entre proveedores, nuevos operadores y entidades dedicadas a nichos de mercado.

Un interrogante que se abre ante la nueva forma de entender el negocio del automóvil es qué parte de la cadena de valor asumirá el protagonismo de los nuevos retos en las tecnologías de propulsión: si los fabricantes de vehículos o los productores de componentes originales.

La opinión más extendida es que serán los suministradores de componentes los que dominen las nuevas tecnologías, por lo menos, en un horizonte hasta 2020.

Otro factor analizado son las capacidades productivas y, al respecto, se señala que Estados Unidos tiene el mayor exceso de capacidad, seguido de Japón y Alemania.

No se pierden de vista los casos chino e indio, para los que se augura una situación similar en un plazo de cinco años.