El Salón del Automóvil de Tokio apuesta por los prototipos ecológicos:

Agencia EFE30 nov 2011
Prototipos de automóviles eléctricos, híbridos y ecológicos de línea futurista y dotados de la última tecnología protagonizan el Salón del Automóvil de Tokio, que abrió hoy sus puertas con el reto de reducir el consumo energético.

Esta cuadragésimo segunda edición de la feria bienal, conocida también como Tokyo Motor Show, explora además el desafío de mejorar la interacción de los automóviles en la sociedad del futuro bajo el lema "la movilidad puede cambiar el mundo".

En los más de 35.000 metros cuadrados de salón se mostraron cerca de medio centenar de vehículos inéditos, en una cita que cuenta con 176 expositores de 12 países, lo que supone un 36 por ciento más que en la edición precedente de 2009.

El mayor fabricante mundial de automóviles, Toyota Motor, brilló con luz propia con la presentación de su nuevo coupé, el "86", que verá la luz en primavera y cuenta con cuatro plazas, motor de 2 litros y una línea agresiva y deportiva que toma como referencia los modelos Corolla Levin y Sprinter Trueno de la década de 1980.

Toyota también presentó en sociedad sus sorprendentes primicias mundiales Fun-Vii (Fun Vehicle interactive internet); el FCV-R, con cuerpo de deportivo y "alma" ecológica; el pequeño coche eléctrico urbano de cuatro plazas FT-EV III, y el híbrido Aqua.

El prototipo Fun-Vii llegó con el halo misterioso de saber cómo resultaría la combinación de ponerle "ruedas a un smartphone", como señaló la víspera de la inauguración la propia compañía.

El Fun-Vii desveló una carrocería exterior futurista que, al igual que la interior, puede ser personalizada por el usuario como si se tratara de una pantalla.

También cuenta con un sistema para interconectar al conductor con el vehículo y la carretera mediante opciones de realidad aumentada, detector de potenciales peligros o localizadores de posición.

Por su parte, el Aqua, que fuera de Japón se conocerá como Prius-C, con capacidad para 5 personas y menos de 4 metros de largo, saldrá al mercado en diciembre con la vitola de ser uno de los coches más eficientes del mundo al consumir un litro de gasolina por cada 35 kilómetros.

Los coches eléctricos fueron protagonistas en los expositores de todos fabricantes, con conceptos como el Pivo 3 de Nissan, un triplaza que permite al dueño recargarlo o llamarlo con el "smartphone" para que acuda al lugar indicado, o el Micro Commuter de Honda, con 2,5 metros de largo y 1,25 de ancho, que también se podrá sincronizar con el móvil.

Además, el fabricante alemán BMW sorprendió con sus dos modelos eléctricos, el i8 concept, un deportivo de líneas espaciales, y el i3 concept, su apuesta en el segmento de coches urbanos y líneas elegantes y futuristas.

Todas las firmas presentaron también minivehículos de ciudad, con exponentes como el Q-concept de Suzuki Motor, un biplaza con habitáculo de forma cilíndrica para distancias cortas, y el Pico EV de Daihatsu Motor, a medio camino entre las motocicletas y los vehículos más pequeños.

En el pabellón europeo, se pudieron ver de cerca las novedades de marcas como Volkswagen, que presentó la nueva versión de su Beetle, el Fender, además de su nueva furgoneta New Bulli y, como primicia mundial, el Passat Alltrack, un vehículo familiar con tracción a las cuatro ruedas.

Citroën mostró en Tokio sus versiones del DS5,el DS4 y el deportivo DS3; Mercedes Benz llegó con su berlina de lujo F125! de cuatro motores eléctricos y 231 caballos, y Audi "compitió" con su agresivo bólido R8 GT.

Al margen de las clásicas presentaciones de vehículos, esta edición acogió el "Smart Mobility City 2011", un proyecto en el que 26 empresas y organizaciones de diversas industrias mostraron sus ideas para optimizar la movilidad en las ciudades del futuro.

En este evento, las empresas niponas subrayaron la necesidad de mejorar el consumo como respuesta a las restricciones energéticas a raíz de la crisis nuclear que se desató en marzo en la planta de Fukushima Daiichi.

Javier Picazo