El Rapid, a final de año en el mercado, marca un nuevo diseño para Skoda:

El Rapid, a final de año en el mercado, marca un nuevo diseño para Skoda 1
Agencia EFE19 jul 2012
El modelo Rapid, una berlina compacta que comparte arquitectura con el Seat Toledo de nueva generación, estará en el mercado a partir del próximo mes de octubre (diciembre en España) para marcar una nueva era en el diseño de la marca checa del grupo Volkswagen.

El nuevo modelo, de 4,48 metros y con acceso a un maletero de 550 litros a través de un portón, deriva de los conceptos Vision D y L exhibidos en los últimos salones automovilísticos y se sitúa en la gama de Skoda como arma estratégica para seguir creciendo en todos los mercados y alcanzar en 2018 la cifra anual de ventas de 1,5 millones de unidades.

El Rapid entra en un segmento de mercado en el que en 2011 se vendieron cerca de 18,5 millones de vehículos compactos en todo el mundo y sólo en Europa Central y del Este su porcentaje es hoy del 43% del total del mercado, mientras que en Europa Occidental es del 37%.

En el año 2020, los expertos estiman que el crecimiento en volumen del mercado de los vehículos compactos en Europa Occidental será como mínimo del 15%, mientras que en Europa del Este puede alcanzar el 75%, y dentro de este segmento, las berlinas representan el 42%.

Los expertos de mercado prevén que el número de vehículos de este tipo vendidos en todo el mundo crecerá un 50% para el año 2020.

Para el mercado español no existe aún una previsión de ventas, pero podría estar en torno a las 1.500 unidades el primer de estancia en el mercado.

Sin un precio definido hasta el momento de su lanzamiento comercial, el Skoda Rapid tendrá una versión de acceso que costará alrededor de los 14.000 euros en el mercado alemán, indicaron a Efe fuentes de la compañía.

Será un precio razonable para un coche razonable, explicaron los directivos de la marca en la presentación dinámica internacional del Rapid.

El nuevo modelo es, además, con el pequeño Citigo, el principio de una ofensiva de lanzamiento de nuevos productos de Skoda, a un ritmo de uno cada seis meses, entre los que estará alguna variante sobre el Rapid, en la que la marca estará trabajando para definir su estilo final.

El Rapid se sitúa entre los modelos Fabia y Octavia, de forma que será uno de los núcleos de ventas más importantes de la marca junto con la berlina Octavia, que está a punto de ser renovada e incorporar los códigos de diseño estrenados por el Rapid.

El nuevo Skoda, que se fabrica en la planta de Mladá Boleslav (República Checa) junto con el nuevo Seat Toledo, ha sido creado con un diseño expresivo que la marca describe 'claro, preciso, fresco, atemporal y elegante' y está caracterizado por una gran habitabilidad, una gran relación calidad/precio, una elevada seguridad y motores eficientes, también según la compañía.

El Rapid estará disponible en tres acabados (Active, Ambition y Elegance) y dispondrá de seis motorizaciones -cuatro de gasolina y dos diesel-, de forma que la gama queda configurada con un motor de entrada de gasolina, el 1.2 MPI tricilíndrico de 75 CV, y los 1.2 TSI de 86 y 105 caballos, y en la cúspide el 1.4 TSI de 122 CV (90 kW). este con posibilidad de ser equipado con la caja de cambios de doble embrague DSG.

La oferta diesel se basa en el motor 1.6 que cuenta con inyección directa y sistema common rail, además del filtro de partículas, y ofrecerá dos potencias; la básica de 90 CV, prevista para la segunda mitad de 2013 y disponible opcionalmente con una caja de cambios DSG de siete velocidades, y otra de 105 CV.

A estos motores se les puede añadir el paquete Green tec, formado por sistema de parada y arranque start-stop, el sistema de recuperación de la energía de frenada y neumáticos de baja resistencia a la rodadura, que proporciona un ahorro de carburante de entre el 5% y el 8%, con alrededor de entre 8 y 10 gramos menos de CO2 por kilómetro.