El RACC propone que los jóvenes puedan conducir con un adulto antes de sacarse el carné:

Agencia EFE24 oct 2011
El RACC ha propuesto hoy que los jóvenes que aún no tengan carné de conducir puedan practicar con un conductor acompañante para adquirir experiencia y tratar de reducir la siniestralidad viaria entre los jóvenes, que tienen un 30% más de posibilidades de morir en accidente que el resto de conductores.

En rueda de prensa, el gerente de programas de la Fundació RACC, Xavier Ruestes, ha advertido que, pese a la evolución positiva de la última década, en la que la mortalidad de jóvenes de entre 15 y 29 años en accidente de tráfico ha pasado de 20 a 6 al mes, la probabilidad de que un joven muera en accidente de tráfico en Cataluña es un 30% más alta que la media de la población.

En este sentido, Ruestes ha advertido que un joven que se acaba de sacar el carné de conducir tiene cinco veces más posibilidades de sufrir un accidente en su primer año al volante que un conductor experimentado.

En un primer momento, Ruestes había recomendado durante la rueda de prensa que, en el marco de un gran debate social con todos los actores implicados, se estudiara la posibilidad de que los jóvenes que estrenan el carné de conducir tengan la obligación de ir acompañados por un adulto durante los primeros meses, en un período de tiempo que no ha concretado.

No obstante, posteriormente el RACC ha rectificado estas declaraciones de Ruestes y ha sostenido que su propuesta se limita únicamente a estudiar la posibilidad de que los jóvenes puedan ir adquiriendo experiencia en la conducción antes de obtener el permiso de conducir, mediante la conducción acompañada.

Esta propuesta del RACC equivale a la de la DGT, que había lanzado la idea sobre la posibilidad de que se permitiera conducir a los menores de 18 años si iban acompañados.

Según los datos del RACC, los jóvenes representan el 18% de conductores de Cataluña, pese a que suman el 22% de los muertos y el 26% de los heridos en accidente de tráfico.

No obstante, en la última década se ha experimentado una evolución positiva, ya que Cataluña ha pasado de una media de 20 jóvenes muertos al mes en accidente de tráfico en 2001 -lo que le situaba en la cola europea-, a 6 víctimas mortales al mes en 2010, comparable a los países punteros europeos.

En cualquier caso, durante toda la década 2001-2010 los accidentes de tráfico han sido la primera causa de mortalidad entre los jóvenes de 15 a 29 años, que de esta forma son la única franja de edad que tiene en el asfalto la primera causa de muerte.

Pese a que los jóvenes representan sólo el 18% de todos los conductores, Ruestes ha precisado que en el 40% de los accidentes donde la velocidad aparece como causa, el conductor era joven, mientras que en el 25% de los accidentes donde la causa es la distracción también hay un conductor joven.

En este sentido, ha apuntado que las causas de los accidentes de tráfico de los jóvenes se pueden sintetizar en dos motivos, que son la aptitud, ya que debido a la inexperiencia tienen menos pericia al volante, y a la actitud, ya que, según su versión, los conductores varones jóvenes tienen mayor propensión al riesgo debido a la influencia de su entorno.

Ante esta situación, el RACC plantea incorporar los contenidos de la educación viaria y de movilidad en el currículum escolar y, como primer paso, ha lanzado un juego educativo en línea, "RACC educa", que da consejos sobre una movilidad sostenible para alumnos de entre 8 y 16 años de edad.

Por su parte, el coordinador de actuaciones del departamento de Enseñanza, Emili Pons -que ha acudido a la rueda de prensa en sustitución de la consellera, Irene Rigau, que no ha podido asistir-, ha defendido que además de la escuela, los padres y el conjunto de la sociedad se tienen que implicar para combatir la siniestralidad de los jóvenes en la carretera.