El liderazgo del coche eléctrico: Dentro de diez años

portadaelectricos_5692e64d3334bf188536d22e4.jpg
Autocity30 abr 2015
España crece menos que su entorno en el mercado de los vehículos eléctricos, que necesitará de diez años, según los expertos, para establecerse como líder de la movilidad urbana. Un foro con instituciones y profesionales del sector, reunido en Málaga, reclama más ayudas e inversión en infraestructuras.
Según los expertos, las ventas de los vehículos eléctricos crecen "exponencialmente" en muchos mercados de Europa. Sin embargo, estas mismas fuentes señalan que "España aún necesita un gran impulso por parte de las administraciones implicadas y de las empresas del sector". Y es que a pesar del crecimiento de un 33% de las ventas de coches eléctricos en 2014 respecto a 2013, España está un paso por detrás de los países de su entorno. La escasa autonomía de sus baterías y un precio superior a las versiones equivalentes con motores de combustión siguen siendo las dos principales desventajas del vehículo eléctrico. Tanto en España como en Europa el modelo eléctrico más vendido es el Nissan Leaf.Una autonomía baja y un precio elevado, sus dos principales desventajas
Por su parte los vehículos híbridos experimentaron en 2014 un aumento del 18% en nuestro país, donde las marcas, en especial las premium, apuestan en el corto y medio plazo por la introducción de automóviles plug-in, esto es, híbridos enchufables con una mayor autonomía que los híbridos convencionales, y en una fase más experimental los prototipos que auguran un futuro donde la pila de combustible de hidrógeno (Toyota vende en Japón desde principios de año un modelo de esta naturaleza denominado Murai) sea otra alternativa ecológica al petróleo.
Contextualizando la problemática en España, el Consejo de Ministros aprobó hace un par de semanas el plan MOVELE 2015, la renovación del programa de ayudas destinado a automóviles eléctricos e híbridos enchufables. Pues bien, el presupuesto destinado baja de los 10 millones de euros del curso pasado a siete (el plan PIVE 7, ya agotado, contó con un fondo de 175 millones). Para acogerse al MOVELE el precio del vehículo no puede superar los 40.000 euros y no podrá ser acumulable a otras ayudas oficiales, como el propio PIVE, por ejemplo. En cuanto a la ayuda, también se aminora en todos los tramos; el más alto, el de los vehículos con autonomía eléctrica superior a 90 kilómetros en ciclo homologado, de 6.500 a 5.500 euros.La dotación del plan MOVELE 2015, claramente reducida
Ante esta situación los profesionales reunidos en I Foro de Movilidad Alternativa y Seguridad Vial han reclamado el aumento de ayudas para la adquisición de vehículos eléctricos, al igual que el desarrollo de infraestructuras, sobre todo de nuevas estaciones de recarga rápida. "Sin tales avances, no será posible el adecuado desarrollo de este tipo de medios de transporte, al contrario de lo que ya está ocurriendo en otros países de Europa".
En este sentido, han manifestado que hace falta "voluntad política y una mayor implicación por parte de las administraciones" para desarrollar el vehículo eléctrico, que "debe comenzar a ganar presencia en la movilidad urbana en los próximos años". Es por ello que los expertos han indicado que "los usuarios deben conocer las características del vehículo eléctrico y las muchas ventajas que ofrece, tanto medioambientales como económicas, hecho que irá concienciando a la población y fomentando entre ella su uso en un plazo de tiempo no superior a diez años".Los expertos reclaman mayor voluntad política