El examen teórico de conducir en papel será historia en 2014, según la DGT:

El examen teórico de conducir en papel será historia en 2014, según la DGT 1
Agencia EFE06 nov 2012
Los test en papel, con los que se han examinado cada año más de 700.000 nuevos conductores españoles en las últimas décadas, serán historia a finales de 2013 o, como muy tarde, en el primer trimestre de 2014, ha avanzado hoy en Soria el secretario general de la DGT, Cristóbal Cremades.

Cremades, que ha asistido hoy en la Jefatura provincial de Tráfico de Soria al estreno del examen teórico a través de ordenador, ha señalado que a finales de 2012 el cambio habrá llegado a veintidós jefaturas provinciales españolas y, el resto, lo hará a finales de 2013 o en el primer trimestre de 2014.

El examen teórico por ordenador se presentará mañana en Cádiz y la población gaditana de La Línea de la Concepción; al día siguiente, en Málaga, y en fechas sucesivas, antes de finalizar el año, en Badajoz, Huelva, Vitoria, Lleida, Sabadell (Barcelona), y Orense, entre otras jefaturas provinciales de Tráfico.

'En todo caso, si pudiera haber algún retraso, supongo que para el primer trimestre del 2014 estaría' ya listo, ha subrayado a preguntas de los periodistas.

Madrid, Barcelona, Valladolid, Cantabria y Ciudad Real han sido las jefaturas provinciales de Tráfico donde se ha iniciado la implantación de este método, con buenos resultados, según Cremades.

'Es un sistema que está dando ya muy buenos resultados en cinco provincias y ahora estamos en plena expansión del mismo, que llevará a veintidós jefaturas a implantarlo antes de final de año', ha avanzado.

En España, según datos facilitados por Cremades, se examinan actualmente entre 600.000 a 700.000 nuevos conductores, unos 100.000 menos que hace unos años debido a la crisis económica.

Cremades, que fue director del programa cuando se empezó a implantar, ha explicado a los periodistas que el alumno que se examina con este nuevo sistema se sienta ante una pantalla táctil en la que van saliendo las treinta preguntas y puede contestarlas cuántas veces quiera hasta que se agote el tiempo de media hora.

El alumno tiene un reloj en la pantalla con el que puede controlar el tiempo.

Cuando acaban el examen, los alumnos salen de la sala y a las dos horas o al día siguiente pueden comprobar sus resultados por Internet.

El papel quedará como segunda opción ante posibles problemas informáticos.

El nivel de aprobados en España en el examen teórico -se permiten tres fallos en las treinta preguntas- está en el 65 por ciento, mientras que en el práctico está en el 48 por ciento.