El comité de VW Navarra aboga por un segundo modelo para asegurar su futuro:

El comité de VW Navarra aboga por un segundo modelo para asegurar su futuro 1
Agencia EFE17 abr 2013
El presidente del comité de empresa de Volkswagen Navarra, José Luis Manías, ha incidido hoy en que 'no hay que ser alarmistas' en torno a la situación de la planta, ya que están previstas inversiones 'muy importantes', pero ha remarcado que necesitan un segundo modelo para asegurar su futuro.

Manías se ha pronunciado en este sentido en declaraciones a los periodistas momentos antes de comparecer en una sesión de trabajo en el Parlamento para hablar sobre la plantilla y las inversiones previstas en la fábrica de Landaben.

En esa comparecencia, en la que ha estado acompañado por miembros del comité de empresa, ha asegurado que la protección de la plantilla (integrada por unas 4.100 personas) es su principal objetivo y han apuntado que las últimas medidas adoptadas por el Gobierno no favorecen en ningún modo la renovación de las plantillas.

Ante los periodistas Manías ha comentado que 'la pirámide de edad es una realidad en constante evolución, cuando se hace un nuevo modelo, cuando hay grandes planes de inversión generalmente hay grandes planes de contratación que se van quedando hasta el siguiente modelo de manera cíclica',

En cuanto a sus perspectivas de futuro ha dicho que no van a peor, que han tenido un 'pequeño pico de producción al alza', por lo que no están 'asustados, si bien el mercado no evoluciona muy positivamente en Europa que es el principal cliente del Polo'.

'Estamos circunscritos a un solo mercado, un solo coche y ésa es una de las incógnitas que nos gustaría resolver con ese segundo modelo', según Manías, quien ha insistido en que hay que apostar 'por una fuerte industrialización de la economía en base a un nuevo modelo, sabiendo que las decisiones que se toman no son para los próximos dos o tres años, sino para los diez, quince o veinte años'.

Respecto a ese segundo modelo, 'importante para asegurar el futuro de la compañía a largo', ha explicado que es necesario para 'poder equilibrar las producciones y pasar mejor algunos baches productivos' como el que pueden pasar en estos momentos, en los que están 'muy por debajo de lo que fue hace dos años, aunque el programa sigue siendo importante'.

Pero, ha añadido, 'no hay que ser alarmistas, porque hay inversiones muy importantes para los próximos años, 785 millones de euros, pero estamos hablando de un plazo más largo y ahí ese segundo modelo, esos planes de inversión adicional serían importantísimos porque permitirían la contratación de personal y que la pirámide se rejuvenezca'.

Ha reconocido que esperaban que la decisión en torno a la adjudicación de ese modelo se hubiera tomado a finales del año pasado o a primeros de éste, pero se está retrasando.

Al igual que ellos hay otros centros que están esperando las adjudicaciones y que como ellos se han presentado como candidatos. En su caso se han ofertado como 'una gran fábrica, con gran productividad, con una plantilla muy cualificada'.

'Pensamos que somos el centro que debería ser destino de ese segundo modelo', 'tenemos oportunidades pero no depende de nosotros, es una decisión del consorcio', ha puntualizado al respecto.

En cuanto al convenio colectivo que están negociando en estos momentos ha comentado que se encuentra 'atascado', así como que hace tiempo que ellos trasladaron sus propuestas a la dirección de la empresa que, según ha dicho, 'no ha movido su postura'.

Tras apuntar que esperan que en los próximos días puedan volver a reunirse, ha defendido las demandas del comité como 'justas, lógicas y razonables'.

Según ha detallado, a nivel económico piden el IPC, una desviación de los objetivos de la empresa de los beneficios a la plantilla, cuestiones como la aplicación de la reforma laboral, el mantenimiento de un sistema de prejubilaciones, mejoras en las condiciones de trabajo y otros asuntos derivados del reconocimiento de las categorías más bajas de la empresa.

'Son ocho puntos, transversales algunos de ellos como el empleo o las jubilaciones, que no tienen por qué computarse como costos adicionales', ha añadido el presidente del comité que, al igual que la dirección que ha propuesto una vigencia de 5 años, se ha mostrado partidario de una vigencia de convenio larga.