El Citroën C4 Cactus es el coche que menos consume: Sólo 4,08 litros a los 100 km en uso normal

citroenccactusmenosconsume_95c68301c57aecc2f6a9803d4.jpg
Diego Zotes05 nov 2015
Un estudio en busca del coche que menos consume en condiciones normales de uso ha dictaminado que el Citroën C4 Cactus BlueHDi 100 cv S&S es el coche que menos consume, gracias a un cifra de consumo real de 4,08 litros a los 100 kilómetros.
El Citroën C4 Cactus con motor BlueHDi 100 S&S es el coche que menos consume del mercado en condiciones de utilización diaria, lo más parecida al uso del vehículo que hace cualquier automovilista medio. Es la conclusión que han extraído nuestros compañeros del Centro Técnico de Motorpress Ibérica en un estudio de pruebas de consumo de modelos comercializados actualmente de todas las marcas y segmentos.El ganador lo ha hecho con un consumo real de 4,08 l/100 km en condiciones normales de uso
La primera posición lograda ha arrojado una cifra de consumo medio de 4,08 l/100 km reales, incluso inferior a las registradas por modelos con mecánicas híbridas, lo que da una idea de la gran eficiencia de los nuevos propulsores diésel desarrollados por el grupo PSA Peugeot Citroën.
El Citroën C4 Cactus se alza con este reconocimiento gracias a la eficiencia de la nueva generación de motores diésel BlueHDi. Lanzada en 2013 con el Citroën C4 Picasso, combina un bajo consumo y por tanto emisiones de CO2 reducidas, así como una reducción de hasta el 90% de los Óxidos de Nitrógeno NOx generados por el motor, logrando convertirlos en agua y nitrógeno inofensivas para el medioambiente.Los motores BlueHDi reducen drásticamente los nocivos óxidos de nitrógeno mediante el uso de un reductor catalítico
Esto se hace mediante la adopción de un catalizador suplementario denominado SCR (Selective Catalytic Reduction) situado por encima del filtro de partículas. Justo antes de este nuevo catalizador, los gases reciben una inyección de AdBlue, un líquido compuesto por agua y urea que se transforma en amoniaco al contacto con ellos y convierte la mezcla en vapor de agua y amoniaco al pasar por el SCR.