eco:Drive: La apuesta de Fiat por la conducción eficiente

a fondo :: eco:Drive 1
David Ordás15 oct 2010
Analizamos a fondo el singular sistema eco:Drive, galardonado recientemente con el Premio Techie al Mejor Desarrollo Medioambiental, y con el que Fiat pretende mejorar nuestros hábitos de conducción de manera personalizada.
¿Os imagináis un curso de conducción ecológica en el que el profesor estuviera constantemente observándoos incluso meses después de terminar el curso? ¿Y si ese profesor tuviera acceso a datos tan precisos como la posición del acelerador, las revoluciones a las que llevamos a cabo los cambios de marchas o la velocidad desarrollada en todos nuestros desplazamientos?
a favorSistema efectivoConsejos fácilmente aplicablesResultados desde la primera semanaen contraInstalación sencilla pero laboriosaImprescindible utilizar un PC
El sistema eco:Drive de Fiat pretende ser precisamente eso: un profesor en conducción ecológica y eficiente que nos acompaña en todo momento. Este profesor digital, a través de la captación, memorización y posterior análisis de todas nuestras acciones al volante, es capaz de juzgar nuestra conducción en términos de eficiencia. También darnos consejos personalizados y adaptados a nuestro coche, para conseguir con ello hacer nuestra conducción más ecológica y económica.
Nuestra unidad de pruebas es el nuevo Bravo 1.6 16v multijet ECO, pero todos los modelos de Fiat equipados con sistema Blue&Me pueden ejecutar el eco:Drive. Su instalación y utilización es relativamente sencilla: lo primero que tenemos que hacer es bajarnos la aplicación para nuestro PC de la web de Fiat, e instalarla. Luego, lanzaremos la aplicación informática en el PC, daremos de alta nuestro usuario y configuraremos una memoria USB, que puede ser la misma que utilizamos para reproducir canciones en el coche, ya que el sistema no la utiliza en exclusiva y se conforma con unos pocos megas libres.
A continuación, y tras comprobar que el coche tiene la información de fecha y hora correctamente configuradas, introducimos la memoria USB en el puerto Blue&Me, damos al contacto, esperamos unos segundos y en el cuadro aparecerá el mensaje UPDATE COMPLETE. Pulsamos el botón OK del volante, retiramos el USB, encendemos el coche, y al cabo de unos segundos veremos el mensaje ECODRIVE ON. Desde ese momento, el sistema está listo para ser utilizado, y podemos introducir de nuevo el USB, para que se comience a registrar en dicha memoria todos los parámetros de nuestra conducción.
Deberán de pasar 5 días de captura de información en nuestros desplazamientos para que la aplicación tenga suficientes datos con los que calificarnos y darnos los primeros consejos. Durante esos primeros días, es importante conducir de forma normal, como lo hacemos todos los días, para que el sistema pueda comprender cómo conducimos habitualmente y así ayudarnos a mejorar.
La hora de la verdad
Siguiendo las instrucciones, pasamos 5 días conduciendo con naturalidad, y consiguiendo unos consumos con el Fiat Bravo 1.6 multijet ECO, que nos parecían muy ajustados, rondando los 5 litros en recorridos interurbanos. Impaciente, encendí la aplicación eco:Drive desde el PC, inserté el USB que contenía los datos de los desplazamientos, y tras unos segundos esperando a que los datos se volcaran, el sistema dio su veredicto.

a fondo :: eco:Drive 2

Mi sorpresa fue mayúscula al ver que yo, que me tenía por un conductor eficiente, aprobaba con nota en desaceleración y velocidad, pero suspendía estrepitosamente en los apartados de aceleración y cambio de marchas. Tras observar detenidamente los consejos que el sistema me daba, quedaba claro que en primera, segunda y tercera velocidad, dejaba subir demasiado de vueltas el motor antes de cambiar, y además los datos recogidos del acelerador mostraban que en algunos momentos, aceleraba con demasiada brusquedad.
Con los consejos todavía frescos, y con ganas de probar si esforzándome en corregir estos dos defectos podía optimizar el rendimiento, realicé de nuevo el mismo recorrido interurbano que llevaba realizando los días anteriores. Procuré mantener la misma velocidad, pero presté especial atención en los puntos que el sistema me había indicado, sin tener por eso que circular a una menor velocidad ni invertir más tiempo en el recorrido. Lo repetí al día siguiente y al siguiente, procurando cambiar a las revoluciones que la aplicación me había indicado, y acelerar con suavidad. Al cabo de tres días, en el mismo trayecto el consumo registrado pasó de promediar los 5 litros a los 100km antes de poner en práctica los consejos, a solo 4,5 litros.
Esto suponía una mejora en consumo que rondaba el 10%, pero el sistema eco:Drive es exigente, y mi mejora en conducción me valió el aprobar en aceleración, pero seguía suspendiendo en el cambio de marchas, pues apuraba más de lo indicado la tercera velocidad. En el resto de días que duró la prueba pude ir mejorando poco a poco mis puntos débiles, y fijando los nuevos hábitos que tan buenos resultados en términos de consumo me estaban reportando. Me quedo también patente que el margen de mejora era mayor de lo que inicialmente pensaba, y que todavía estaba en mi mano reducir algo más el consumo.
Conclusiones
El sistema eco:Drive realmente funciona desde la primera semana, y ya en la segunda semana de uso la mejora y los nuevos hábitos se consolidan. A falta de realizar una prueba de mayor duración, con los datos y la evolución observada me atrevo a estimar que el ahorro de combustible sería aún mayor con el paso de los meses, rondando el 15% que estima Fiat, según se fueran puliendo paulatinamente los defectos, y la aplicación fuera fijando nuevas metas de ahorro.

a fondo :: eco:Drive 3

¿Conducir eficientemente según nos indica el sistema eco:Drive significa invertir más tiempo en nuestros desplazamientos? En nuestro caso el sistema eco:Drive nos indicaba que teníamos que realizar los cambios de marchas con un poco de antelación para evitar alcanzar revoluciones en las que el consumo y rendimiento del motor no era óptimos, pero eso no quiere decir que dejásemos de acelerar ni que el coche no alcanzara la misma velocidad en un tiempo muy similar. La diferencia real entre acelerar y cambiar de marchas de una manera eficiente, frente a una manera más brusca, es de apenas unos segundos, lo que resulta despreciable en cualquier desplazamiento.
En vista de los extraordinarios resultados obtenidos con solo dos semanas de prueba del sistema, nos ha quedado claro que una parte muy importante del ahorro en combustible y emisiones, está siempre en manos del conductor. La iniciativa de Fiat de ofrecer una herramienta para ayudarnos a conducir de manera eficiente, es más que acertada.
Los números no mienten, tomando como referencia nuestros consumos iniciales, y los que obtuvimos tras 2 semanas de poner en práctica los primeros consejos de eco:Drive, en un año estaríamos ahorrando 153,11 en combustible y emitiendo 374kg de CO2 menos a la atmósfera. Y si alcanzásemos la siguiente meta que el sistema nos había propuesto, habríamos conseguido ahorrar en un año 344,50 en carburante, y emitido 841kg de CO2 menos. Merece la pena hacer el esfuerzo, tanto si estamos pensando en el planeta, como en nuestro bolsillo.