Dodge Journey Route 66: Americano para Europa

a fondo Dodge Journey Route 66 1
Diego Zotes21 oct 2009
La gama de Dodge, caracterizada por un robusto diseño típicamente americano, se completa con la llegada de la edición especial Route 66 para el Journey, que muestra nuevos elementos que lo hacen aún más deportivo y radical.
Hace ya cuatro años que la marca americana Chrysler decidió traer de nuevo a nuestro país su marca hermana Dodge, tras una desaparición relativa del mercado oficial durante varios largos años. Desde ese momento no han dejado de lanzar nuevos modelos al mercado en varios segmentos mostrándose como una alternativa de diseño más robusto de lo habitual y típicamente americano. Así, han completado una gama de hasta cuatro contendientes de armas tomar que representan un tercio de las ventas del grupo Chrysler: por orden cronológico en el tiempo primero el Caliber en 2005, posteriormente el Avenger y el Nitro en 2006 y por último el Journey a finales de 2007.
Lo más característico de los Dodge es su diseño representativo americano cargado de personalidad, con una parrilla de radiador de gran presencia con la cruz típica de Dodge realizada en cromo, los amplios y abombados pasos de rueda que generan una imagen muy musculosa y poderosa y unas grandes dotes de practicidad y modularidad interior. Otro de sus puntos fuertes son sus equipos de audio y multimedia MyGig, muy por encima en calidad de lo habitual en el segmento, que brindan una gran potencia de audio y cantidad de conexiones auxiliares y pantallas para el entretenimiento de toda la familia en largos desplazamientos.
Respecto al primero, el Caliber, se ofrece como una alternativa a los compactos con un diseño cargado de fuerza y un tamaño más grande de lo normal que brinda una gran habitabilidad y polivalencia. Los motores son un gasolina de 1.8 litros con 150 cv y un 2.0 CRD de 140 cv de origen Volkswagen.
El Avenger se presenta como una berlina media típicamente americana, con una imagen muy agresiva conseguida mediante una carrocería musculosa con tremendos pasos de rueda que albergan llantas de gran diámetro, casi desproporcionadas. En este modelo los motores son un gasolina 2.0 VVT de 156 cv y el diésel 2.0 CRD de Volkswagen.
El Nitro por su parte se coloca a medio camino entre los SUV y los 4x4 de tamaño medio, puesto que aunque ofrece tracción total permanente con bloqueo, es un modelo más enfocado a un uso por carretera por su diseño aerodinámico con spoilers en los paragolpes y por sus neumáticos de serie. La apariencia es como un tanque de asalto, con una zona acristalada minimizada y una robusta carrocería que transmite fuerza y potencia. Es un verdadero anti-Hummer. El motor que lo mueve, evidentemente, ya es más poderoso, un 2.8 CRD de 177 cv de origen Mercedes.
Finalmente, el Journey se añadió a la gama para dar respuesta a todas aquellas familias que necesitan hasta 7 plazas pero no quieren recurrir a un monovolumen convencional para sus traslados. En nuestro país ha sustituido a su primo hermano en versión corta Voyager con grandes dosis de polivalencia y modularidad de sus asientos, así como un aspecto con rasgos propios de los vehículos de turismo, una carrocería elevada al estilo de los SUV de tamaño medio y una capacidad de carga similar a la de los monovolúmenes convencionales, aderezado todo ello con un toque deportivo. Por la practicidad que implica y su orientación de transporte familiar, todos los Journey van siempre asociados al motor diésel de origen Volkswagen 2.0 CRD de 140 cv.
Dodge siempre ha estado considerada la marca más deportiva dentro del Grupo Chrysler, por lo que tras una temporada con pocos cambios en la gama han decidido lanzar en España una serie limitada del Journey basado en el equipamiento alto de gama del SXT denominada Route 66 con una apariencia realmente agresiva y deportiva, para rendir homenaje a la carretera más importante de Estados Unidos que enlazó el Este con el Oeste de este país. Además del color de la pintura exterior negra, entre el equipamiento especial del preparador de la marca Mopar que añade esta versión sobre la SXT encontramos las llantas de aleación de 19 pulgadas pintadas en negro, la boca del escape cromada, el marco del cuadro de mandos acabado en cuero, los umbrales de puerta cromados, los cristales tintados, el volante multifunción realizado en piel y un sistema de audio y multimedia de alta calidad.
Entre los planes de futuro de la marca americana, como ya hizo público durante el pasado Salón del Automóvil de Frankfurt de 2009, está el dotar inicialmente para finales del primer trimestre del próximo año a un Caliber completamente rediseñado a nivel estético y con mayor dotación de equipamiento, del refinado, potente y mucho más eficiente motor diésel 2.2 CRD de 163 cv de origen Mercedes, que luego se irá incorporando progresivamente al resto de la gama.
Pero lo más llamativo de toda esta atractiva gama, es que para incentivar las ventas de todos sus modelos en un momento de mercado débil, los precios se han ajustado notablemente encontrando grandes descuentos de hasta 3.200 euros en la gama Caliber o de hasta 7.000 euros en la gama Nitro.