Distinto examen de conducir, los mismos resultados:

Más de 2.000 futuros conductores estrenan hoy un nuevo examen práctico 1
Agencia EFE21 ene 2013
David ha aprobado hoy el examen práctico de conducir. Begoña lo ha suspendido. Cara y cruz del primer día de la nueva prueba que la Dirección General de Tráfico (DGT) ha puesto en marcha y a la que hoy se han sometido unos 2.000 alumnos en toda España, de los que aprobarán cerca de la mitad. Como hasta ahora.

Son algunas de las novedades del examen práctico que hoy se pone en marcha en todos los centros de Tráfico, un nuevo modelo con el que España unifica sus criterios con los del resto de países de la UE.

La duración de la prueba será, como mínimo, de 25 minutos para los permisos de la clase A1, A2, B y BTP (motocicletas, turismo y vehículos de capacitación profesional) y de 45 minutos para los permisos profesionales de camiones o autobuses.

Como norma general el examinador agotará el tiempo de la prueba, salvo en tres supuestos: la comisión de una falta que suponga peligro real, la intervención justificada del examinador o cuando quede acreditada una manifiesta impericia del aspirante.

Pero antes de ponerse al volante, el alumno tendrá que responder a cuestiones referentes al vehículo como localizar el depósito del líquido de frenos o demostrar que sabe poner las luces antiniebla.

Una vez superadas las preguntas, como máximo dos, comenzará la prueba práctica que en sus primeros diez minutos será autónoma, es decir, el examinado circulará sin recibir instrucciones concretas salvo una indicación genérica sobre el destino al que debe dirigirse.

Transcurridos estos 10 minutos de conducción independiente, el examen seguirá siendo como hasta ahora, de circulación guiada.

Concluida la prueba, el examinador comunicará al aspirante y en presencia únicamente de su profesor el resultado del examen y una explicación breve de su evaluación que no excederá de los dos minutos, sin entrar en discusión sobre las faltas concretas cometidas pero sí para que conozca qué ha hecho bien y qué mal.