Detroit no ve futuro sin automóviles eléctricos:

Agencia EFE12 ene 2011
Las predicciones están hechas y todos los "gurús" que han acudido a Detroit al Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica (NAIAS) coinciden en que el año 2011 será bueno en Estados Unidos y que ningún fabricante mundial de automóviles puede dar la espalda a los vehículos eléctricos.

Hoy, en la última jornada para la prensa del salón del automóvil de Detroit, la principal novedad vino de la mano del fabricante sueco Volvo (ahora bajo control chino después de que Ford la vendiese en 2010 al grupo Geely), que mostró el modelo C30 eléctrico y las pruebas de impactos que ha realizado con el vehículo.

Volvo dijo que las características de los vehículos eléctricos suponen unas necesidades específicas en materia de seguridad y que tiene la intención de seguir siendo el líder en ese terreno en la nueva categoría de automóviles.

Según dijo a Efe Lennart Stegland, presidente de Vehículos Especiales de Volvo, la empresa ha decidido colocar la batería del C30 eléctrico en el suelo del automóvil y distribuida con forma de "T" para evita que suponga un riesgo para sus ocupantes en caso de impacto.

Stegland también destacó que el C30 tiene un sistema por el que la corriente eléctrica es interrumpida cuando los "airbag" del vehículo son desplegados, para evitar el riesgo de electrocución.

También hoy el proveedor alemán ZF confirmó en el salón de Detroit su estrategia de expansión en Norteamérica, donde ya cuenta con 22 centros de producción y donde ha invertido mil millones de dólares sólo en Estados Unidos en los últimos meses.

ZF dijo hoy que ha desarrollado la primera transmisión automática de nueve velocidades para vehículos de pasajeros con un motor transversal y que la producirá en la planta que se empezará a construir en febrero en la localidad estadounidense de Greenville (Carolina del Sur).

El vicepresidente ejecutivo del grupo ZF, Michael Paul, señaló la confianza de la empresa en que el mercado estadounidense mantendrá la tendencia al alza en los próximos meses y que gran parte de la bonanza futura está ligada a los vehículos eléctricos.

La idea predominante entre los fabricantes es que en este momento de desarrollo de los sistemas eléctricos las empresas que saquen la máxima delantera a sus competidores serán las que más se beneficien del esperado crecimiento del mercado de vehículos híbridos y eléctricos.

Es por ello por lo que Alan Mulally, el consejero delegado de Ford, reconoció que la compañía que dirige "está proporcionando el plan de productos más agresivo de su historia".

Ford ha anunciado en Detroit planes para producir de forma inmediata vehículos híbridos, híbridos recargables y eléctricos, además de reforzar su línea de vehículos convencionales con motores de alto rendimiento y reducido consumo de la familia EcoBoost.

Un portavoz de Ford dijo a Efe que la empresa quiere cubrir todas las opciones posibles del mercado, sin dejar fuera ninguna posibilidad.

Los demás están en el mismo barco: General Motors, Toyota, Honda, Nissan, Hyundai, Volkswagen, todos tienen previstos productos híbridos y eléctricos para los próximos años.

El objetivo es hacerse con el máximo del previsto crecimiento de las ventas en los próximos años, tanto en Estados Unidos como a nivel mundial.

En 2011 se espera que en el mercado estadounidense se vendan 13,3 millones de vehículos nuevos, casi tres millones más que en 2009.

A nivel mundial las ventas del sector se situarán este año en cifras récord de entre 75 y 85 millones de vehículos, por encima de los 72 millones vendidos en 2010.

Pero la estrategia eléctrica de los fabricantes también tiene sus puntos débiles.

Un estudio dado a conocer hoy por el gigante informático IBM señaló que aunque muchos ejecutivos creen que las ventas de automóviles convencionales alcanzarán su punto álgido en 2020 y que los automóviles eléctricos son el próximo "gran éxito de ventas" del sector, los consumidores pueden tener otras ideas.

Según una encuesta realizada por IBM entre 1.716 conductores estadounidense, los consumidores tienen dudas sobre los elevados precios de los autos eléctricos y su rendimiento a largo plazo.

Por ejemplo, sólo un 13 por ciento de los encuestados dijo que consideraría gastar más de mil dólares para preparar sus hogares con el equipamiento necesario para recargar vehículos eléctricos.

En Estados Unidos, donde la corriente doméstica es de 110 voltios, preparar un hogar para tener enchufes de 220 voltios disponible para recargar un automóvil eléctrico pueden costar entre mil y dos mil dólares.

Son estos problemas los que hacen que el sitio de Internet Edmunds.com, especializado en el sector del automóvil, señale que para 2013 sólo un 4,8 por ciento de los vehículos nuevos vendidos en Estados Unidos serán híbridos o eléctricos.

Edmunds.com dijo que en 2010 la cifra fue del 2,4 por ciento y que sólo aumentará hasta el 3,7 por ciento en 2011 "a pesar de todo el entusiasmo que ha rodeado el lanzamiento en las últimas semanas del (Chevrolet) Volt y el (Nissan) Leaf", los dos primeros vehículos eléctricos del mercado estadounidense.