Detroit confía en el bajo consumo y el menor tamaño de los coches para su recuperación:

Detroit confía en el bajo consumo y el menor tamaño de los coches para su recuperación 1
Agencia EFE09 ene 2012
El Salón Internacional de Automóvil de Detroit abrió hoy sus puertas para escenificar el cambio de rumbo del motor estadounidense, que, por la crisis, ha pasado a confiar en los coches de bajo consumo y compactos de cara a una recuperación que esperan consolidar en 2012.

General Motors (GM), Ford y el grupo Chrysler, los tres grandes de Detroit, coincidieron hoy que es la hora de centrarse en la conquista del mercado de compactos y los tamaños medios, desde hace años dominados por japoneses y europeos.

Según indicó a Efe James Bell, responsable de consumidores de GM, "se puede decir que el gusto de los estadounidenses se ha europeizado", ya que, debido a la crisis, que ha llevado los precios de la gasolina a niveles récord, cada vez pierden más protagonismo los tradicionales SUV y furgonetas en este país.

Bell cita como ejemplo la presentación hoy en el conocido oficialmente como Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica (NAIAS) del Cadillac ATS, una berlina de lujo que ha reducido el tamaño de modelos tradicionales como el CTS como nunca antes para competir con la serie 3 de BMW o Mercedes Benz.

"El grupo GM antes no prestaba atención a estos segmentos de mercado, creíamos que si gustaba en EEUU gustaría a todos, pero ahora venimos con nuevas ideas y sabemos que un automóvil no tiene que ser grande para ser divertido", añadió.

Las ideas de Bell se han escuchado en cada una de las presentaciones de los 2.300 metros cuadrados del Salón de Detroit en el gigantesco complejo del Cobo Center, donde desde hoy y hasta el 14 se reunirán prensa y representantes del sector para dar paso hasta el 22 de enero al público general.

El optimismo en Detroit es común a todos los grandes fabricantes mundiales que se dan cita aquí, después de que las ventas de vehículos en EEUU subieran un 10 por ciento en 2011 hasta los 12.8 millones, a la espera de que 2012 registre una nueva subida y aleje los recuerdos de malos pérdidas y bancarrotas de 2009.

El consejero delegado de Ford, Alan Mulally, dijo hoy en la presentación del nuevo Fusion, conocido como Mondeo fuera de EEUU, que la compañía espera sumar 12.000 nuevos trabajadores a finales de este año y centrar su expansión en los mercados emergentes.

Para ello, confiará en modelos compactos como el Focus, uno de los coches más vendidos del año en EEUU, o el Fiesta, al tiempo que pasará al ataque en el mercado estadounidense con el Fusion para arrebatar el liderazgos a los japoneses Toyota Camry o Honda Accord.

Otra marca que se ha europeizado es Dodge, del grupo Chrysler, que de la mano de la italiana Fiat, que controla la compañía desde que la rescató de la quiebra en 2009, presentó el Dodge Dart, un modelo compacto con diseño basado en Alfa Romeo.

Reid Bigland, consejero de Dodge, reconoció que su modelo Caliber no era capaz de competir en igualdad de condiciones en el emergente segmento de los compactos, cuyo principal reclamo es el bajo consumo con autonomías superiores a las 40 millas por galón (17 kilómetros por litro) en autovía.

Otra de las tendencias de una industria muy vulnerable a la situación económica son las fuertes rebajas para competir en un segmento de compacto dominado aquí por Chevrolet, Ford, los japoneses Toyota y Honda o el surcoreano Hyundai.

Como dijo en Detroit el presidente de Fiat, Sergio Marchionne, con los precios actuales del Dart el grupo no va a hacer mucho dinero, pero los alrededor de 16.000 dólares a los que se venderá este nuevo compacto en 2013 son vitales para entrar en nichos en los que los fabricantes estadounidenses estaban ausentes.

Detroit, que aún sufre el cierre de negocios y la falta de empleos que trajo la crisis del motor, espera que este año sea el inicio de una nueva para el motor estadounidense, convertido en el segundo mercado mundial tras ser superado en 2009 por China.

Para el segmento de lujo, paradójicamente, las tendencias son otras, ya que debido a la fuerza de la población de altos ingresos en China y Oriente Medio, así como en Europa y Estados Unidos, la crisis no parece hacer mella.

Para los alemanes Audi, BMW o Mercedes ha sido un gran año en EEUU, en el que sus vehículos de lujo han tomado la delantera en ventas al japonés Lexus, mientras que la mayoría de las firmas de este nicho de mercado de altos precios espera seguir mejorando en 2012.

"Si las condiciones económicas se mantienen como ahora somos optimistas sobre nuestros resultados", indicó a Efe Andre Oosthuizen, vicepresidente de Porsche, que ha registrado en 2011 aumento de ventas en sus principales mercados: EEUU y Europa.

Pese a su relativo escaso peso en las ventas totales, el segmento de lujo ha mostrado su buena salud en Detroit, aupado por la importancia de China, un mercado que multiplica su importancia a cada año, y cuyo idioma se habla cada vez más en los pasillos de la capital mundial del motor.